Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Literatura

"Encuentro las ideas en la ducha, el único lugar en el que no puedo apuntarlas"

Rafael Reig presenta este jueves en el Club de lectura de Diario de Navarra su nueva novela, ‘Para morir iguales’, una historia que recoge el sentimiento de orfandad de Pedrito Ochoa, crecido en un hospicio de monjas en Madrid

Rafael Reig en el club de lectura de Diario de Navarra

Rafael Reig en el club de lectura de Diario de Navarra

Irati Aizpurúa
Actualizada 24/10/2018 a las 19:31
  • Iranzu Larrasoaña
A+ A-

Rafael Reig (Cangas de Onís, Asturias 1963) presentó el 6 de septiembre su nueva novela, 'Para morir iguales', en el Club de lectura de Diario de Navarra. El encuentro tendrá lugar en la sede histórica de Diario de Navarra (c/ Zapatería, 49) a las 19.30 horas. Escritor de más de una decena de novelas, librero, ensayista y crítico literario, Reig vuelve con una novela que recoge ingredientes de las anteriores, como la crítica social. En 'Para morir iguales' recoge la historia de Pedrito Ochoa, un huérfano crecido en un hospicio de monjas. Con toques de novela picaresca, al más puro estilo de Dickens, el autor recoge ese sentimiento de orfandad que conoció bien cuando ejerció como educador en un orfanato de Madrid.

Pedrito Ochoa es un protagonista que despista. Despierta la simpatía del lector pero después no sabes si es bueno o malo...
Es como tú y como yo. Todos hacemos cosas malas con buena intención y cosas buenas con mala intención. Todos acabamos sucumbiendo en algún momento de nuestra vida a hacer algo en beneficio propio aunque no sea lo correcto. En esta novela hago un experimento al estilo de Dickens. Cuento una historia tierna pero al mismo tiempo muy dura.

Su protagonista vive en un hospicio de Madrid. Usted también habitó uno de esos centros. ¿Qué se encontró allí?
Solemos pensar que los orfanatos existen en otros países. Sin embargo aquí también los hay. Hay decenas de niños tutelados viviendo en estos centros.

Sin embargo, en la novela cuando habla de la orfandad parece que habla más de un sentimiento que de una situación vital. ¿Se puede ser huérfano teniendo a tus padres al lado?
Es complicado ser huérfano cuando tienes una familia. Al mismo tiempo, por ley de vida todos lo vamos a ser en un momento u otro. No es la primera vez que hablo de la orfandad en una novela. Hace unos años escribí un libro sobre Marilyn Monroe gracias al cual me di cuenta de que muchas personas pueden llegar a sentir esa orfandad debido a una falta de cariño. Les cuesta mucho sentirse queridos y piensan que no le importan a nadie. No es tanto que no tengan amigos, como que no son conscientes de ellos.

Habla de la amistad y en el libro también juega un papel importante. ¿Qué significa para usted?
Hay dos tipos de amistad; la infantil y la adulta. Cuando uno se hace mayor juega a ser escritor o periodista. Cuando pasas de los 30 años la amistad cambia. Antes tus amigos lo eran todo, la amistad era incondicional y no esperabas nada de ellos. A veces veo en los periódicos que han detenido a un viejo amigo, de esos a los que no veo desde hace tiempo, y me da pena. Pienso: “No es mala persona, solo se ha equivocado”.

En 'Para morir iguales' parece que comprende el sentimiento de rencor y venganza de sus personajes.
Yo soy rojo. El poder ha demonizado el rencor, sin embargo es una fuerza creativa muy importante para luchar contra él. Hay que quitarle la buena conciencia.

En una entrevista para otro medio de comunicación aseguraba que la Transición, época en la que transcurre parte de la novela, estableció la dictadura del consenso. ¿A qué se refiere?
Aquella fue una época en la que todo era posible, sin embargo fue también el periodo histórico en el que empezamos a guiarnos por el sentido común. Hoy solo aceptamos lo que entra dentro de él.

¿Y cómo nos liberamos de esta nueva dictadura?
El primer paso que tenemos que dar es el de salir de uno mismo. Vivimos en una sociedad egoísta en la que lo único que nos importa es nuestro propio beneficio. Hay que olvidarse de los individualismos. El ser humano es un conjunto de relaciones. Somos aquello en lo que los demás nos convierten.

¿Y la muerte? Es otro de los temas que recoge 'Para morir iguales'... ¿vive pendiente de ella?
¡Qué va! Un escritor norteamericano -por Groucho Marx- dijo una vez, “tengo la intención de vivir para siempre o morir en el intento”, y yo pienso hacer lo mismo. Además, tengo muy claro que cuando la muerte venga a por mí yo ya no voy a estar, ¡así que nunca voy a coincidir con ella!

Para escribir, ¿mañana, tarde o noche?
Madrugo mucho. Me levanto todos lo días a las 5 de la mañana porque soy muy vago. Así aprovecho para escribir a primera hora y para las 11 ya me puedo ir a tomarme un vino -se ríe-. Me gusta escribir a mano o con maquina de escribir, no soy mucho de ordenador.

¿Tiene un lugar concreto en el que le guste sentarse a escribir?
No tengo muchos rituales a la hora de escribir. Tengo cinco hermanos, así que crecí sin un lugar propio en el que poder sentarme a crear mis historias. Unas veces escribo en el cuarto de baño, otras en la cama...

¿Cuál es el lugar más surrealista en el que ha escrito una página de alguno de sus libros?
No sé si es el más surrealista, pero cuando estaba escribiendo 'Para morir iguales' estuve en Francia y me senté en una terraza, como si fuera un escritor francés, a escribir una de sus páginas. Hasta le pedí a un amigo que me hiciera una foto porque me hacía mucha ilusión.

¿De dónde nace su inspiración?
No creo tanto en la inspiración como en el trabajo. Puedo estar una hora escribiendo tonterías pero sé que, gracias a ese tiempo invertido, en la siguiente hora voy a escribir algo interesante. Cuando me hacen esta pregunta suelo responder que las ideas vienen en la ducha, porque es en el único lugar en el que no puedes apuntarlas.

Un medio de comunicación publicaba hace unos días un artículo de opinión en el que criticaba que las editoriales solo apostasen por escritores experimentados y que, como consecuencia, la cultura envejece. ¿Lo ve también así?
Es cierto que los jóvenes tienen menos oportunidades, en esto y en todo. Pero en mi opinión les viene bien sufrir un poco. Además, la novela es un género literario que requiere cierta madurez. Es relativamente frecuente encontrar buenos escritores de poesía de 18 años, sin embargo cuando hablamos de novelas es un poco más raro. Ahora bien, creo que hay que apoyar a los jóvenes para que puedan llegar a ser buenos escritores.

Se termina el verano y muchos ya hemos tachado todas las opciones de la lista de lecturas pendientes. Como librero, ¿qué título recomienda para empezar el curso?
¡Yo siempre recomiendo libros de mis amigos! -se ríe-. Mi propuesta es 'Mejor la ausencia' de Edurne Portela -una novela publicada en marzo de este año que presenta a una familia destruida por la violencia de su entorno, en el País Vasco de los años 80-.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra