Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Festivales

Eels, Fleet Foxes y Tame Impala se topan con el caos en el Mad Cool de Madrid

Problemas a la entrada del recinto, en el que se esperan para los tres días de festival a 240.000 personas

El lider de la banda australiana Tame Impala, Kevin Parker, durante su actuación en la tercera edición del festival Mad Cool.

El lider de la banda australiana Tame Impala, Kevin Parker, durante su actuación en la tercera edición del festival Mad Cool.

Efe
Actualizada 13/07/2018 a las 07:28
  • Efe. Madrid

La tercera edición del Mad Cool ha arrancado hoy aderezada por el caos organizativo a la entrada del nuevo recinto de este festival que va a firmar su año más multitudinario, con las actuaciones inaugurales de la tarde que han ofrecido Eels, Fleet Foxes y Tame Impala.

Se esperan para los tres días de festival a 240.000 personas, que se reunirán en un espacio equivalente a dieciocho campos de fútbol que han inaugurado este jueves a las 18,00 horas los australianos Gang of Youths, aunque las colas ya aparecían horas antes de que comenzase la música.

Intensos atascos han enturbiado las primeras horas del festival, que han ido acompañados por aireados mensajes en Twitter: 'Tenéis a miles de personas a pleno sol de julio en Madrid durante más de una hora para poder conseguir la pulsera y entrar al recinto', clamaba uno de los muchos mensajes publicados, acompañado de una fotografía.

Las 80.000 personas citadas para acudir este jueves al Mad Cool han ido entrando a cuentagotas, acaparando al principio más los puestos de bebida que las praderas de césped artificial frente a los escenarios.

Aunque para el primero de los conciertos destacados de la jornada el ambiente ya estaba caldeado y la gente había conseguido entrar en tropel, y los asistentes no han defraudado cuando, pasadas las 19 horas, han abarrotado el segundo escenario a la llegada de Eels.

Los estadounidenses no pisaban la ciudad desde su actuación en los Veranos de la Villa de Madrid de 2014, cuya acústica siempre agradecida y su formato circular facilitó una noche para el recuerdo y la ternura, más propia de Navidad que del tórrido mes de julio.

Esta vez lo hacían con un nuevo disco, 'Deconstruction', un álbum largo del que solo han mostrado tres cortes, más varios de sus temas más conocidos ('Novocaine for the soul', 'My beloved monster' o 'That Look you give that guy').

Mr. E (Mark Oliver Everett) y los suyos han iniciado las actuaciones multitudinarias con versiones de temas como 'Out in the Street', de The Who, o 'Raspberry Beret', de Prince, que los más rápidos han podido disfrutar a la sombra, en las primeras filas a las que hacía pantalla el escenario.

'Esto es divertido', decía el líder de la banda. Vestidos todos de negro, los cuatro miembros de Eels han arrasado durante una hora en el Mad Cool, una cita que han concluido con 'Love and mercy', de Brian Wilson.

Al término de su actuación la gente ya iba agolpándose en el escenario principal del festival, donde iba a servirse a las 20,25 horas otro de los platos fuertes del día con los acordes folk de Fleet Foxes y sus juegos de voces agudas y graves.

'Muchas gracias, gracias chicos. Estamos muy felices de estar aquí', se dirigía al público Robin Pecknold, cabecilla del grupo de Seattle que compartía prácticamente franja con Leon Bridges.

Con Sam Cooke en la garganta, el estadounidense Leon Bridges ha saltado a las tablas del escenario mediano para rendir tributo a los cánones del R&B tanto en lo musical, con una banda clásica de cinco miembros y dos coristas, como en el vestuario, con pantalones y camisa marfil que evocaban en Madrid a Los Ángeles de los años 50 y 60.

A ello han contribuido cortes plácidos para un atardecer playero como 'River' o 'Coming Home', extraídos de sus dos discos hasta la fecha, que han facilitado que el público se meciera y bajara las pulsaciones tras la ardua entrada al recinto.

Horas habían pasado desde laboriosa experiencia cuando saltaba al escenario Kevin Parker, alma de la banda señera de la neopsicodelia Tame Impala, a quien no se le ha notado el entumecimiento de los meses de parón.

Con un único concierto este año a la espalda, en el Mad Cool Festival se ha mostrado desbordante, como el público capitalino que hacía un lustro que no disfrutaba de su directo.

A cambio, los australianos han ofrecido un repertorio que, en lugar de sonar masticado (su último disco, 'Currents', de 2015, que aguarda desde hace tiempo un recambio), ha sonado con la fuerza de canciones que son ya clásicos de sus tres álbumes en el mercado, incluido 'Lonerism' (2012).

La música seguirá cuando los australianos se bajen del escenario con Pearl Jam en las tablas principales a las 23,20 horas, y con otras apuestas como Post Malone, Kasabian o MGMT en esta primera jornada del Mad Cool, a la que seguirán otras dos con nombres como Depeche Mode, Arctic Monkeys o Jack White.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra