Conciertos

Broche de oro del Orfeón Pamplonés en San Petersburgo

Recibió de nuevo más de seis minutos de aplausos tras interpretar el Réquiem Alemán de Brahms

Éxito del Orfeón Pamplonés en San Petersburgo

El Orfeón Pamplonés cerraba este sábado con una lluvia de aplausos su participación en las Noches Blancas de San Petersburgo tras dos conciertos que pusieron en pie al público del Mariinsky Concert Hall.

Orfeón Pamplonés
El Orfeón Pamplonés cerraba este sábado con una lluvia de aplausos su participación en las Noches Blancas de San Petersburgo tras dos conciertos que pusieron en pie al público del Mariinsky Concert Hall.

Actuación del Orfeón Pamplonés en San Petersburgo.

Cedida
Actuación del Orfeón Pamplonés en San Petersburgo 9 Fotos
Actuación del Orfeón Pamplonés en San Petersburgo

El Orfeón Pamplonés cerraba este sábado con una lluvia de aplausos su participación en las Noches Blancas de San Petersburgo tras dos conciertos que pusieron en pie al público del Mariinsky Concert Hall.

Cedida
Actualizada 24/06/2018 a las 10:31
  • Diario de Navarra. Pamplona

El Orfeón Pamplonés cerraba este sábado con una lluvia de aplausos su participación en las Noches Blancas de San Petersburgo tras dos conciertos que pusieron en pie al público del Mariinsky Concert Hall. Se convertía así en el primer coro español en actuar en el prestigioso festival, un nuevo hito en la trayectoria del coro.

Los cien miembros del Orfeón llegaron a San Petersburgo el miércoles invitados por Valéry Gergiev, director de honor del coro y miembro de su Consejo Asesor.

Fueron de nuevo más de seis minutos de aplausos los que recibía al Orfeón Pamplonés tras interpretar el Réquiem Alemán de Brahms en un concierto que contaba en el público con el embajador español en Moscú, Ignacio Ibáñez, y representantes del consulado en San Petersburgo, entre ellos el cónsul Juan Antonio Martínez-Cattáneo. Tras el mismo, el embajador acudió a saludar a los orfeonistas y a felicitarles por la actuación.

El Réquiem Alemán contó con Yaron Traub en la dirección, que se mostró muy satisfecho tras un concierto que, al igual que la víspera con la Condenación de Fausto, de Berlioz, puso en pie al público tras una prolongadísima ovación. Traub conocía ya al coro tras haberlo dirigido cuando ostentaba la titularidad de la orquesta de Valencia.

Unas horas antes, se había producido una actuación peculiar del Orfeón Pamplonés en uno de los conciertos dirigidos por Valéry Gergiev, que solicitó al coro intervenir en la última parte como sorpresa para Verónica Atkins, mecenas que se encontraba entre el público y que recibió sorprendida la propina musical en forma de la conocida aria de la Traviata el Brindis. Ya entre bambalinas, los orfeonistas cantaron en español y en inglés el cumpleaños feliz a la señora Atkins, creadora de la fundación Atkins, que promueve la enseñanza musical a jóvenes talentos.

En una ciudad inmersa en el Mundial de fútbol, el coro navarro se convertía en el primero español en participar en el prestigioso festival de las Noches Blancas, que reciben su nombre porque durante estos días de junio apenas anochece. La participación del Pamplonés se producía tras una invitación de Valéry Gergiev, con el que también el coro se convirtió el primero español en actuar en el Lincoln Center de Nueva York en el año 2010.

No son habituales las colaboraciones de grupos extranjeros en las Noches Blancas, lo que hace especialmente relevantes estos dos conciertos.

El Orfeón Pamplonés ya fue pionero entre los coros españoles al actuar en el Carnegie Hall de Nueva York, precisamente con la orquesta del Mariinsky de San Petersburgo y Valéry Gergiev. En 2012 volvería a Estados Unidos, al Lincoln Center de Nueva York, donde bajo la batuta de Rafael Frühbeck de Burgos interpretó Carmina Burana, de Carl Orff, siempre presente en su repertorio, y obtuvo, además del beneplácito del público, elogiosas críticas en medios como New York Times o Washington Post.

El Orfeón, el decano de los coros sinfónicos en España, fue fundado en la ciudad de Pamplona en 1865 y entre sus cantores contó con el tenor Julián Gayarre. Pionero en la incorporación de las mujeres al coro en 1903, tres años después cantaría en la boda de Alfonso XIII. Fue contemporáneo y compañero musical de Pablo Sarasate, fue dirigido por Maurice Ravel en 1928 y estrenó en España alguna de las grandes obras del repertorio sinfónico coral como la Octava Sinfonía de Mahler.

El Pamplonés, un gran coro sinfónico formado por 110 cantores amateur, ha visto despegar su andadura internacional desde que profesionalizara su estructura de gestión aproximadamente en el año 2000, aunque casi desde su fundación fueron habituales sus actuaciones en la vecina Francia, en Portugal y posteriormente en países como Alemania. El alto rigor y exigencia de calidad se han visto refrendados en los últimos años con el trabajo no sólo en países como Estados Unidos o México, donde participó en 2007 en el Forum Universal de las Culturas, sino con el trabajo creciente con algunos de los más reputados directores y orquestas, además de su participación en Festivales Musicales de prestigio, entre ellas una de las grandes citas sinfónicas, los BBC Proms de Londres, donde participó en 2015, además de la Quincena Musical de San Sebastián, el Festival Internacional de Canarias o festivales franceses como las Choregies de Orange o las Nuits de Fourvière, en Lyon.

La relación del Orfeón Pamplonés con Valéry Gergiev y la orquesta del teatro Mariinsky comienza en 2009, con dos conciertos en el auditorio de Zaragoza y en Baluarte, en los que interpretan la Octava Sinfonía de Mahler.

Con Gergiev y Mariinsky el Orfeón interpreta en 2010 la Segunda y Octava Sinfonías de Mahler en Estados Unidos, donde actúa en Kennedy Center de Washington y se convierte en el primer coro español en entrar en la programación musical del Carnegie Hall de Nueva York. En diciembre de 2010, interpretan la Segunda Sinfonía en Baluarte.

El 19 de marzo del 2015, el día en que el Orfeón celebra los 150 años de su fundación, vuelve a cantar bajo la dirección de Gergiev, en esta ocasión con la Novena Sinfonía de Beethoven, concierto tras el cual el maestro ruso es distinguido como Director Honorífico del Orfeón Pamplonés. Posteriormente han vuelto a colaborar en varios conciertos, interpretando obras como la Segunda y Octava Sinfonías de Mahler, el Réquiem de Verdi o Alexander Nevsky, de Prokofiev, hasta un total de once ocasiones en las que han compartido escenario, la última de las cuales tenía lugar en el Auditorio Nacional de Madrid el mes de febrero pasado. El Orfeón además creó un Consejo Asesor en 2017 del que forma parte Valéry Gergiev.

El 16 de marzo de 2019, el Orfeón volverá a reunirse con el director ruso para interpretar la Condenación de Fausto, de Berlioz, dentro de la programación del Baluarte de Pamplona.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE