Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Luis Kleiser, voz de The Kleejoss Band: “Los discos buenos saldrán a flote porque el público no es tonto”

La banda de rock zaragozana actúa este viernes  en una nueva edición del festival Udazkena Blues de Burlada. Presentará su último disco, ‘Maleza’

Desde la izquierda, Nacho Prol, Joss Mayoral, Luis Kleiser y Andrés MacMalo.
Desde la izquierda, Nacho Prol, Joss Mayoral, Luis Kleiser y Andrés MacMalo.cedida
Publicado el 11/11/2021 a las 06:00
Los zaragozanos The Kleejoss Band actúan este viernes en una nueva edición, la XV, del veterano festival Udazkena Blues de Burlada (20.30 horas), compartiendo cartel con los suizos Jack Slammer. En activo desde 2014, han publicado cinco álbumes de estudio, y llegan a Burlada para presentar el sexto, Maleza, con, por primera vez, todas las canciones en castellano. Son temas sobre todo lo que rodea a la música: giras, discos, fracasos, depresión, adicciones o la lucha por mantener una banda en pie sin más recompensa que el placer de tocar y el aplauso del respetable. Son Luis Kleiser (guitarra y voz), Joss Mayoral (batería), Nacho Prol (bajo) y Andrés MacMalo (guitarra).
Una banda con solera en un festival veterano en el blues como es el Udazkena de Burlada...
Es un lujo tocar en Burlada tras casi un año parados, me parece increíble volver a los conciertos con el público en pie. Es la primera vez que tocamos en Navarra. Este ciclo es de música especializada y con un público fiel que conoce los estilos y aprecia lo que haces. No todos los festivales son así, con gente que habla tu mismo idioma.
¿La pandemia ha sido un destrozo para su proyecto?
Tenemos la suerte de que la música no es la que nos da de comer, aunque somos un grupo que giramos mucho, sacamos muchos discos y somos muy activos. Hemos tenido momentos de depresión porque nos cerraron nuestra pasión y parecía no tener fin. Económicamente también nos ha perjudicado porque teníamos planes de conciertos, de ingresos que vuelves a repercutir en grabación de discos o en fortalecimiento del espectáculo que llevas. Aunque enseguida nos dimos cuenta de que la pandemia no iba a derrotar al grupo, hemos sufrido mucho por la gente que come de esto, artistas y técnicos, salas y promotores. Ahí ha habido un agujero muy grande.
¿Ha sido un periodo productivo?
Antes de la pandemia teníamos ideas de lo que iba a ser el disco nuevo, y en la pandemia terminamos de rematar. Así que dejamos a Maleza bien bonito y lo grabamos. Sí intentamos que ni la pandemia ni el confinamiento fueran la temática porque queríamos un disco que pudiéramos escuchar en quince años.
¿Les han dolido las etiquetas en su evolución musical?
No molestaban. Cuando arrancamos, fue una manera facilona de que la gente identificara lo que hacíamos, pero con el tiempo se han ido haciendo más difusas, hemos logrado tener pasajes de sonido muy personal, sonamos a nosotros, y creo que ahora nadie dirá que Maleza es un disco de rock sureño. Sí de rock, no creo que dejemos nunca de ser un grupo de rock.
¿Componer canciones en castellano les ha revolucionado la creatividad?
Nos supone un revolcón emocional porque nos exponemos mucho más, ya que hay que tener muy claro qué y cómo dices. Utilizar el baby baby en las letras disimula muchas lagunas, pero en castellano debes contar algo a la gente porque le estás cantando muy directamente. Por eso tienes que ser muy honesto haciendo las canciones.
Los títulos de las nuevas canciones son categóricos, por ejemplo Malvenidos…
Maleza es un disco conceptual porque todas las canciones tienen que ver con el mundo de la música. Llevamos ocho años en la carretera y grabando discos y ya hemos visto muchas cosas. Y cada canción es una visión de este universo musical desde una mirada distinta. Malvenidos es la manera de explicar lo difícil que es sostener viva a una banda pequeña, que no llenamos estadios y vamos en furgoneta. Y te cansas y a veces te planteas abandonar. Así que somos malvenidos a este mundo, nadie nos recibe con una limusina. En el fondo lo mismo le puede pasar a un panadero o a un taxista. Ese ha sido el acierto del disco, contar nuestra historia pero lograr que fuera la de todos.
Y también Anónimo campeón…
Que trata de la capacidad de las redes sociales de destripar el trabajo de otro sin que nadie sepa quién eres. No conozco a nadie que piense que no ha ganado en la discusión de una red social. Solo se piensa en tener razón antes de querer entender lo que te cuentan. Y eso pasa también en la música. La gente, tras una pantalla, es muy osada en sus críticas.
¿Creen en una nueva primavera cultural tras la pandemia?
Todo el mundo se ha dedicado a escribir y a grabar discos, van a empezar a salir a patadas y para el oyente medio lo complicado va a ser distinguir el grano de la paja. Seguro que habrá cosas maravillosas que pasen inadvertidas entre tanto barullo, pero procuro ser optimista y creo que los discos buenos saldrán a flote porque el público no es tonto. En Maleza transmitimos que la Música, con mayúscula, siempre se abre paso. Y tenemos música para rato.
volver arriba

Activar Notificaciones