Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Dámaso Escauriaza: “Sacar una plaza fija en una orquesta es una odisea”

El navarro Dámaso Escauriaza Martínez-Peñuela (Pamplona, 1998) ha conseguido una plaza indefinida como solista de percusión en la Orquesta Sinfónica de Amberes (Bélgica). Vive en Ámsterdam y además cursa un máster

El pamplonés Dámaso Escauriaza Martínez-Peñuela trabajará como solista de percusión en la Orquesta Sinfónica de Amberes.
El pamplonés Dámaso Escauriaza Martínez-Peñuela trabajará como solista de percusión en la Orquesta Sinfónica de Amberes.CEDIDA
Actualizado el 05/09/2021 a las 20:13
Dámaso Escauriaza Martínez-Peñuela (1 de noviembre de 1998, Pamplona) ha conseguido la plaza indefinida para ser solista de percusión en la Orquesta Sinfónica de Amberes (Bélgica). Vive rodeado de músicos, su padre -Julio Escauriaza de las Heras- es el director del Conservatorio Superior de Música de Navarra, su madre -Virginia Martínez-Peñuela Vírseda- es catedrática del Conservatorio Superior de Flauta-. Sus dos hermanos, Ángela y Manuel, son trompista y chelista. Cuenta que su casa siempre ha estado llena de músicos, y que su madre les pedía que tocaran algo en las cenas. Hasta sus trabajos de verano están relacionados con la música. Toca como afición en la Charanga Turrutxiki de Esquíroz junto a sus amigos.
¿Cómo ha sido el proceso de selección, y cómo recibió la noticia de que había conseguido plaza?
El proceso de selección es como una competición, como si fuera un deporte. Hacen 3 rondas. La primera fue online por culpa del covid, y se hizo en junio. Enviamos un vídeo en una toma con un reloj detrás, para que se viera que no había cortes, y el tribunal lo escuchó sin saber quién tocaba. Éramos 70 candidatos y seleccionaron a 12 a la segunda ronda. Fue el viernes pasado, 27 de agosto, en directo en Amberes. Tuvimos que tocar unos extractos detrás de una cortina -para que las pruebas fueran anónimas- y de esos 12 pasamos 3 a la final. Ya sin la cortina, tocamos y el jurado decidió. Me lo llevé yo, así que estaba allí en el momento de la selección.
¿Es complicado preparar una prueba así?
En el caso de la percusión, sí. Porque tenemos muchos instrumentos. Hay que tocar de todo en la prueba; la caja, el bombo, los platos, el triángulo, la pandereta, la marimba, el vibráfono...
¿Se ha estado preparado toda la vida para este momento?
Desde que me trasladé a Ámsterdam hace ya meses me centré en la percusión orquestal y en la práctica orquestal. Son muchos años de estudiar, de hacer pruebas de orquestas jóvenes, dar clases con especialistas, y por supuesto que he probado muchas otras. Pero esta es la primera plaza que saco.
¿Su preferencia era quedarse en España u otro lugar de Europa?
Nunca cierro ninguna puerta. El mundo de la orquesta es realmente complicado, y sacar una plaza de este tipo... Hay sitios que te apetecen más que otros, pero tampoco quiero decir que al final vas a donde te seleccionen y ya. Estoy muy contento de haber sacado plaza en Amberes porque es una orquesta con un nivel alto, unas posiblidades y perspectivas de futuro que realmente me interesan.
¿Por qué el mundo de la orquesta es complicado?
El hecho de sacar una plaza fija en una orquesta es una odisea. Hoy en día, especialmente en España, hay una cantidad de músicos jóvenes de mucha calidad. Las jóvenes orquestas ahora son un 40% españoles. Se presenta gente de todo el mundo, y es una pasada el nivel que hay en España. Es una batalla. Hay gente que puede tardar muchos años en sacar plaza. Estoy muy contento, siendo joven y poder tener una plaza indefinida ya.
¿Se ha trasladado ya?
Me he trasladado esta misma semana. El primer ensayo fue el pasado jueves, ya con la plaza. El sábado 4 tocamos el primer concierto, de clausura del verano y el primero de la temporada. Fue en la plaza de la catedral de Amberes. El primer contacto ha sido muy bueno. Todo el mundo viene a darte la enhorabuena.
¿Cuándo decidió especializarte en percusión?
Hoy en día casi todos empezamos jóvenes. Yo con 6 años empecé en la música, y con 7 en la percusión. Fue más por intuición, y en aquel momento me llamó la atención un sonido. Cuando me hacían la demostración en la Escuela Joaquín Maya de los instrumentos, escuché el sonido de las baquetas en el aro de la caja. Puede parecer una chorrada, pero por eso dije: percusión. Son decisiones absurdas que luego te marcan toda la vida.
¿Cuándo supo que quería dedicarse a la música?
Un acontecimiento muy importante fue cuando toqué con la EUYO, Orquesta de Estudiantes del País Vasco hasta los 18 años. Fue la primera vez que participé en algo parecido a un proyecto más profesional, con profesores y directores. Estuve cuatro años con ellos, y una vez al año nos reuníamos en una casa rural dos semanas. Íbamos a Barria, nos juntábamos 90 personas a hacer música. No sabes por qué, pero nos juntamos músicos con músicos. Salías de allí con amigos para toda tu vida. Me hizo decir: “Yo quiero esto”.
volver arriba

Activar Notificaciones