Música

El Orfeón Pamplonés debuta y cautiva en el festival ruso Noches Blancas

La sala Mariinsky ovacionó largamente al conjunto navarro, el primer coro español en actuar en la prestigiosa cita

Sorpresa del Orfeón Pamplonés en San Petesburgo

El grupo pamplonés protagonizó una sorpresa a la mecenas de la cultura, Veronica Atkins, con motivo de su 81 cumpleaños en el marco del Festival de las Noches Blancas de San Petesburgo.

DN
El Orfeón Pamplonés debuta y cautiva en el festival ruso Noches Blancas

Imagen cedida del Orfeón Pamplonés de la actuación en San Petesburgo.

EFE
Actualizada 23/06/2018 a las 19:30
  • EFE. Moscú (Rusia)

El Orfeón Pamplonés debutó este sábado 23 de junio en el festival ruso Noches Blancas y se convirtió así en el primer coro español que participa en este prestigioso evento cultural que se celebra cada verano en San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa y actualmente una de las sedes del Mundial de Fútbol.

Bajo la dirección del afamado director ruso Valéry Gergiev y acompañado de la orquesta del mítico Teatro Mariisnky, el Orfeón, el más antiguo de los coros sinfónicos españoles, interpretó anoche 'La Condenación de Fausto' de Hector Berlioz, presentación que cautivó al exigente público ruso.

El colectivo navarro fue ovacionado largamente por los asistentes que colmaron la sala del Mariinsky.

"La recepción fue fenomenal, porque ya en el primer saludo el público se puso de pie, 'bravos', palmas para todos. Fueron unos siete minutos de ovación. Creo que el programa fue un éxito", dijo en conversación telefónica el director musical del Orfeón Pamplonés, Igor Ijurra.

Agregó que es un programa que hace muchos años no se hacía en el Mariinsky y que era esperado por el público, como lo demuestra el hecho de que ya quedaban por vender apenas veinte entradas un día antes.

"Había mucha expectativa, y por muestra parte, misión cumplida", dijo Ijurra, quien destacó que hubo "momentos verdaderamente espectaculares", sobre todo en las partes de las voces masculinas, que tienen más presencia en la obra.

El director elogió a los solistas, todos del Mariinsky, que "mostraron un grandísimo nivel" y resaltó que entre el maestro Gergiev y el coro hubo "mucha comunicación", lo que siempre agradecen los cantores.

"No es un auditorio muy grande, para 1.200 personas, pero es un auditorio, para mí, con una de las mejores acústicas del mundo. Pocos auditorios tiene esa acústica. Es un auténtica maravilla", dijo sobre el Mariinski.

Ijurra señaló que la participación en Noches Blancas, que en su opinión es uno de los festivales más importantes del mundo, es una "experiencia muy especial", que comparó, en términos futbolísticos, con "jugar la Champions".

Destacó que el coro navarro tiene una gran vinculación desde hace muchos años con el maestro Gergiev, quien desde 2015 es su director de honor y visita regularmente Pamplona.

Fue el propio director ruso quien a comienzos de 2017 invitó al Orfeón Pamplonés para la edición de este año de Noches Blancas, que es "un festival donde no son muchos ni los coros ni orquestas extranjeras invitadas", resaltó Ijurra.

La invitación, añadió, constituye un "doble reto", porque tanto La Condenación de Fausto como el Réquiem Alemán, de Johannes Brahms, que se brindará el público del Mariinsky, son "dos grandes obras del repertorio sinfónico-coral, las dos difíciles, duran dos horas, hay que tener mucho aguante físico". "En un principio veníamos al festival para ofrecer solo un concierto, pero el maestro (Gergiev) dijo: 'Ya que venís, vais a hacer dos conciertos'", reveló Ijurra.

Entre las dificultades que plantea la participación en este tipo de festivales, sobre todo con directores de la talla de Gergiev, señaló que "no suele haber mucho espacio para los ensayos; todo está muy condensado".

"Para nosotros esto es un hito, además somos el primer coro español en venir al festival Noches Blancas, y con un doble programa y dos obras de gran peso", resaltó.

Sobre la elección del repertorio, Ijurra indicó que el Orfeón pensaba hacer otra obra, pero que en cierta ocasión Gergiev lanzó la idea de "hacer música francesa", por lo que propuso La Condenación de Fausto, propuesta que fue aceptada por el director ruso.

"Luego, (Gergiev) dijo que teníamos que hacer un segundo concierto, y ese fue variando hasta que hace menos de un mes concretamos que iba a ser el Réquiem Alemán", explicó.

En este sentido, Ijurra destacó que el Orfeón tiene "la suerte con el maestro de discutir, en el buen sentido, de poder hablar del repertorio, y esto con un número uno como él no es lo habitual, porque los grandes directores normalmente lo que dicen es: 'vamos a hacer esto y punto'".

"Estamos muy contentos de que (Gergiev) ponga esa confianza y apueste por nosotros, y aquí estamos para devolverle esa confianza en modo de un buen concierto", concluyó.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE