Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sopa de Letras
Sopa de Letras

Konnichiwa, Martín Azcárate

Sopa de letras
Konnichiwa, Martín Azcárate
Actualizada 23/11/2018 a las 12:09

La primera vez que vi a Martín Azcárate estaba atendiendo en perfecto japonés a una reportera de televisión de la ciudad de Yamaguchi, invitada por nuestra ciudad a causa del hermanamiento entre las dos localidades. A pesar de sus 17 años,de ser de Pamplona y no haber viajado nunca a Japón, su manejo del lenguaje oral y corporal mientras era entrevistado por esa televisión nipona me hicieron pensar que él también pertenecía de alguna manera a la cultura del país del sol naciente. Y no me equivoqué.

 

 

Martín tiene 17 años y estudia segundo de bachillerato de letras puras. Las humanidades no siempre han sido su interés central y de pequeño "quería ser científico". Luego se dedicó a la magia y se interesó por otros temas: "daba espectáculos y me lo pasaba en grande dejando a la gente boquiabierta. Pero algo cambió después, la adolescencia, quizáy empecé a interesarme por cosas que hasta entonces no me habían llamado la atención más relacionados con la cultura". Se define como una persona curiosa y con energía "que a veces no sé de dónde saco. También me definen mi tendencia a pensar demasiado las cosas, mi pasión por aquello que hago, mi perseverancia, hasta el punto de que quizá a veces sea un poco pesado o hable demasiado. En fin, soy extrovertido".

Junto a todo esto, hay que añadir que Martín tiene una capacidad extraordinaria para los idiomas y, a pesar de su juventud, habla inglés, euskera, francés, estudia latín y griego y, sobre todo,japonés, un idioma que le ha llevado aprofundizar en la cultura japonesa en los últimos cuatro años y que enlaza directamente con la pasión que siente por todo lo oriental.

Sopa de Letras: De dónde nace tu interés por Japón?

Martín Azcárate: Es un tanto difícil de explicar, pero podría resumirlo con una expresión japonesa que me encanta: en ga aru , que quiere decir que existe una relación (en), o sea, que las cosas son como son porque deben ser así. Mi tío-abuelo fue uno de los concejales del Ayuntamiento de Pamplona que realizaron el hermanamiento con la ciudad de Yamaguchi y aquí se aprecia esa relación del destino. Lo cierto es que recibí por navidad una pluma de caligrafía japonesa hace 5 o 6 años, y me fascinó la escritura nipona. Por otra parte, unos videojuegos japoneses que me gustaban me llevaron también a enamorarme de la grafía. Un cúmulo de factores hizo que indagara más sobre Japón y comencé a estudiar por mi cuenta lo básico, pero no creía que fuera a ser nada serio. Sinembargo, me quedé así y hasta hoy. También es posible que, por mi personalidad, conecte mejor con el mundo oriental. Supongo que eso depende de cada uno.

 

 

SDL: Cómo es posible que a los 17 años tengas tan buen nivel de japonés? Por cierto, hablas más idiomas?

MA: Llevo 4 años estudiando japonés. Tuve la suerte de encontrar una persona que me ayuda en mi formación y, por lo demás, estudio aprovechando las oportunidades, personas y materiales que tengo a mi disposición. Creo que internet ofrece la mejor herramienta que jamás haya estado a nuestro alcance para aprender, especialmente en el campo de los idiomas. Yo la uso y me atrevería a decir que un 50 por ciento de mi aprendizaje ha tenido lugar o ha podido consolidarse gracias a los recursos audiovisuales (canciones, películas, series, videos etc.). Especialmente los videos de cualquier tema, dirigidos a público japonés, ayudan mucho a ver cómo se utilizan las expresiones en su contexto. Es una forma de integrar una lengua sin tener que ir al país de origen. Un buen sensei (profesor) e inmersión en la lengua es todo lo necesario para ir avanzando cada uno a su ritmo. Como no me gusta el deporte y no hago prácticamente ninguna otra actividad extraescolar, he tenido mucho tiempo para dedicarme a ello.
Tengo el nivel N3 de japonés, que equivale a un B1 o B2, algo entre los dos (hay 5 niveles). Ahora mismo preparo el N2, que es más alto (van del 5, más bajo, al 1, más alto).
Sí, hablo inglés y euskera y un mínimo de francés. En el instituto estudio latín y griego, lo cual es también una ayuda enorme. Conocer las lenguas clásicas nos muestra cuales son las raíces de las modernas, por no hablar del terrible acervo cultural que nos aportan. En japón, todas las modalidades de bachillerato contienen el estudio del japonés clásico. He recibido algún comentario por elegir este bachiller en vez de otro "con más salidas"? Sí. Me da igual? Sí.

SDL: Cómo ha sido el camino hasta llegar a tener un conocimiento profundo de la cultura nipona?

MA: Es necesario trabajar y las nuevas tecnologías nos ofrecen una herramienta sin igual. Como todo proceso ha tenido sus altos y sus bajos, momentos en los que me planteo si realmente es lo mío y otros en los que me siento con confianza. Para manejarse en una lengua hay que practicar o al menos no dejar de recibir estímulos. Mi profesor de inglés de la ESO suele decir: "no input, no output", sin estímulos no puedes producir nada. Conocer la cultura es mucho más costoso y requiere de un interés sincero y profundo, así como de disposición para acudir a eventos y actividades. También es importante la actitud: ante aquellas cosas que nos chocan (bien en el idioma: en japonés no hay futuro, ¡qué!?, y sin embargo hay cuatro formas de hacer una condición, como el "si" en castellano; bien en la cultura: decirse "hola" en familia es de mala educación, ¡qué!?) es mejor que intentemos entender las razones sociológicas de detrás, antes que desanimarnos por la complejidad.

 

 

SDL: Qué es lo que más te atrae de esa cultura?

MA: Lo que más me atrae es la forma tan pragmática que tienen de ver el mundo y su concepto de la belleza. De todos los aspectos culturales, me quedo con el propio idioma, el haiku (pequeños poemas de 17 sílabas que practico en el grupo HAIKUNVERSACIONES) y el teatro KABUKI. Pero mi debilidad es, sin duda, su urbanismo.

SDL: El choque cultural es obvio pero, cuáles serían las principales diferencias?Y entiendes que tenemos algo en común?

MA: Es muy opuesta a nuestra cultura, sí, pero hoy en día también tienen muchas similitudes. Las principales diferencias son, por ejemplo, el respeto que se le debe a cualquier persona superior (que hace que el lenguaje se amolde, en este aspecto sí que está muy desarrollado y tienes complejas estructuras de respeto en varios grados), prima la jerarquía. La concepción de la gastronomía es también muy diferente, el desayuno típico dista completamente de lo que podríamos imaginar (arroz, sopa y tortilla). El sentido del deber es más fuerte allí que aquí. Algunos aspectos de la cultura japonesa (festivales o "fiestas", la religión en su cotidianidad) podrían parecernos "infantiles". Y el concepto de belleza, muy diferente. Algo en común... cuesta, la verdad. No sé si está de más decirlo, quizá no. Los japoneses (como cualquier pueblo) no se corresponden con una imagen que podemos tener (yo la tenía hasta que comencé a estudiar) de pueblo cerrado, serio, encorsetado, sin humor, como robóticos, Son humanos y tienen pasiones, metas y sueños, como nosotros. Pero su forma de luchar por ellos es diferente y es lo que nos choca.

SDL: Cómo crees que son los japoneses?

MA: Los japoneses, aunque no he estado nunca en Japón y no he conocido a demasiados, diría que son muy solidarios, muy observadores y muy considerados, no harán nada que te vaya a hacer sentir incómodo o te vaya a sacar de tu zona de comfort, a no ser que el guión lo requiera. El guión es vital al socializar con japoneses.

SDL: A través de la biblioteca de Yamaguchi y los vínculos de la ciudad de Pamplona con esta ciudad de Japón tienes una vía de contacto muy interesante con esa cultura cuéntanos.

MA: Así es. La biblioteca de Yamaguchi (¡gracias a los fantásticos bibliotecarios y bibliotecarias!) nos brinda un espacio inmejorable para desarrollar múltiples actividades. Desde hace cuatro años también, formo parte del grupo HAIKUNVERSACIONES, consagrado al estudio del haiku. Hace poco más de un año organizamos el V Encuentro nacional de haiku. También acudo a una tertulia sobre cultura japonesa. Actividades como esta me dan la oportunidad de ampliar mis conocimientos.

 

 

SDL: Nos recomendarías un libro que sea especial para ti y que hable sobre Japón?

MA: ...sería sin duda 'La cultura japonesa reflejada en su lengua', de Federico Lanzaco Salafranca.

SDL: Imagino que estás ya planeando viajar e incluso vivir en Japón en un futuro no muy lejano.

MA: Mi intención es hacer un intercambio cuando esté en la universidad (voy a estudiar Traducción e Interpretación), pero vamos, que yo por mí firmaba hoy mismo para irme (jajaja).

SDL: Cómo te visualizas allí?

MA: En verano, en el marco del 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y España, vino a Madrid la compañía de teatro kabuki NAKAMURA, de las más prestigiosas. Tuve la suerte de poder ir a ver la representación, y ver en directo lo que hasta ese momento había admirado en la pantalla del ordenador me marcó. Me gustaría ser intérprete, y si de sueños se trata, trabajar para una compañía de teatro japonés sería el mío. Tampoco me desagradaría ser docente.

SDL: Escríbenos en japonés algo

MA:

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE