x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO

Anormalmente buenos

Ni en una semana atípica se pierde la concentración. Nuevo triunfo en casa, a por el siguiente...

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 25/05/2019 a las 22:37
A+ A-

Este equipo no es normal. Para bien, ojo, no me malinterpreten. Y es que no es normal lo de esta chavalada. Tras una semana que arrancó el lunes a las once de la noche, con subida a Pamplona a celebrar el ascenso tras la victoria del Granada de Diego Martínez en el Carlos Belmonte y que finalizó este sábado, con un partido de competición, de liga, sin apenas entrenar, sin apenas prepararlo, con los festejos calientes, con el recibimiento al bus en el estadio por parte de la afición, en vísperas de unas elecciones... Y ganan. Van, y ganan. Si es que cuando un equipo está hecho, para qué vas a buscarle explicaciones. A disfrutar y que pase el siguiente.

Porque cualquier otro ser humano de este planeta nuestro que estamos agotando día sí y día también tras una semanita de fiestukis y celebraciones varias, con salida al balcón del Palacio del Gobierno de Navarra a cantar con la peña agolpada a tus pies, con bailoteo, charla, palabras poco afortunadas del speaker y ambiente presanferminero en el Consistorio pamplonés, digo, que lo normal es que venga el siguiente equipo a visitarte a El Sadar y te moje la oreja. O, por lo menos, que no ganes. Vamos, lo más lógico, lo más normal. Lo más humano...

Va a ser que no son de este mundo. Por eso es muy importante mantenerlos aquí, por lo menos a la espina dorsal, a ese eje que parte de Rubén Martínez y acaba en Juan Villar, pasando por David García, Fran Mérida, Torres, Rubén García, Kike Barja, etc. etc. etc. Y va llegando la hora de abrir la cartera, que se va a llenar y poner gorda gracias al ascenso, para mantener el bloque de este equipo que está demostrando ser sobrehumano. De fiesta, de cenas, con apenas dos entrenamientos para preparar el choque contra la UD Las Palmas y ganan. Échale boinas...

Si Osasuna llega a perder contra la chavalada de Pepe Mel, en cuyas filas andan conocidos como David Timor o Maikel Mesa, o De la Bella, que coincidió con Jagoba en la Real Sociedad, con gente de peso como Rubén Castro o Araujo, no pasa nada. Seamos sinceros. Con el ascenso en el bolsillo, miel sobre hojuelas y que pase lo que pase. Llega la relajación, llegan las prudencias, los miedos, el "ojito no me lesione, que ya soy player of the premier league" y tal y cuál. Que hay que llegar sano a la Liga de las Estrellitas, para las fotos, para el Marca, el As, el Mundo Deportivo, las entrevistas, el Don Balón y la Gazzetta dello Sport. Pero nada. Estos no entienden de nada que no sea ganar.

El Sadar está a un partido de convertirse en el feudo más seguro del fútbol europeo. Por delante de Madrid, Barcelona, Liverpool PSG y hasta de la UD Mutilvera, oigan. Un punto, dicen los que llevan las cuentas, para poder fardar de tener el estadio más seguro del continente, el Fort Knox, el Banco Central Europeo, donde los únicos puntos que se han escapado han sido los del boletín que entrega el club cada partido en casa, y son signos de puntuación. Récord tras récord, cuando hasta una derrota contra los amarillos hubiese sido aplaudida. Así somos esta afición, sabemos agradecer el esfuerzo y la campaña realizada es de agradecer.

¿Perder? Ni en los entrenamientos. Cómo van los chavales. Y es que Jagoba les ha metido tales automatismos en la cabeza que, incluso sin proponérselo, la lían. Llega el cuero a Clerc, que ve que se descuelga Mérida, que abre a Rubén García que retrasa, caracolea y mete un pase diagonal de 40 metros al que corre Juan Villar. Y ala, ya hemos hecho el lío a la zaga rival. De ahí que al final el gol caiga como melocotón maduro, por su propio peso y por la inercia de la lógica. Si es que son de lo que no hay...

Y es una pena, porque podría haber más. Más jugadores como Rubén García, como Fran Mérida, como David García o Aridane, como Clerc, como Nacho Vidal, Torres, Juan Villar, Barja... Pero los que hay los tenemos aquí. Por lo menso este año. Y hay que aprovecharlos. Ya que los rojillos volvieron a hacer un partido perfecto, marcando tiempos, achuchando cuando veían oportuno, ahogando a un rival que no se acercó en el primer tiempo a las inmediaciones de Rubén. Y con gol de Barja, que a la segunda que encaró al meta rival sí que se le pasó a Juan Villar para que marcara a placer. Tiralíneas aprovechando un error de la defensa amarilla.

La caraja, la resaca, la factura de las fiestas, celebraciones, rúas y cenas varias bien regadas con refresquitos y horarios madrugadores pareció que se iba a pasar en el arranque del segundo tiempo. Y es que los de Mel saltaron con intención de empatar e, incluso y por qué no, ganar el partido. Hasta en tres ocasiones los amarillos soplaron la cara del meta rojillo, con ocasiones clamorosas que unas veces por la falta de puntería y otras por la labor del portero local no acabaron en gol. Incluso un pase de cuchara de Maikel Mesa a la internada de David García acabó con una vaselina de este último que se fue alta por un pelo de calvo. Pero hasta en eso somos grandes, hasta en eso tenemos la fortuna del líder.

Porque cuando más peligraba el resultado, una nueva triangulación, un pim pam pum, toma Lacasitos entre Torres, Rubén García y Nacho Vidal terminó con el pase de este último que dejaba a Xisco la meta vacía para marcar el 2-0. ¿Suerte? Trabajo. El fruto de saber que se es superior, que se puede ganar y que Pamplona se ha convertido en un fortín del que nadie saca puntos desde hace mucho tiempo. Yo, por si las moscas, voy llamando a Tebas y a Rubiales para que la próxima temporada comencemos en Pamplona. Da igual contra quién, son tres puntos seguro, y nos van a hacer falta unos cuantos para la permanencia.

Dos jornadas restan. Dos partidos más. Uno, en Córdoba contra Flaño y De las Cuevas, ya descendidos pero no por ello sin orgullo. Y el último encasa, contra el Oviedo, día de despedidas, de aplausos, de homenajes, de osasunismo puro y duro, en esencia. Para presionar a Rubén García con el fin de que se quede, para despedir a los que se vayan, agradecer a Clerc y otros su labor y desearles suerte en las nuevas etapas que van a comenzar. Y ya puestos a llamar a los que mandan, con tantos puntos como andamos en el casillero, ¿no podemos guardarnos alguno para el próximo año? Por comentar, que si cuela, cuela...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+