x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO

Atraco a lo ancho del Anxo

Si no es por Arcediano y sus cuatreros de las bandas acabamos con el gafe de Lugo

 

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 07/04/2019 a las 19:14
A+ A-

A lo ancho y a lo largo, oigan. Y es que vengo que se me llevan los demonios, los Arcedianos totales, con el ánimo altanero merced a don Xisco Jiménez pero más encabritado que un mono al que hace semanas que no le lanzan cacahuetes. Porque lo de los árbitros, profesión solo comparable a la de los políticos, ya no tiene nombre. Y mira que el tal Arcediano nos había hecho más de una con anterioridad, pero es que parece que llueve sobre mojado y a ellos se la trae al pairo.

 

Osasuna hizo 70 minutos de antifútbol en tierras gallegas. Deambulaban por el ancho del Anxo Carro como zombis, decapitados, sin ideas, a merced de un equipo que se jugaba la vida por no abandonar esta competición, LaLiga 123 al escondite inglés que cada día que pasa le sucede lo que a mi novia, que está más guapa. Y es que el Lugo nos comió en todo el campo. Ancho y largo, arriba y abajo, dentro y fuera. 

 

Dentro metieron dos goles y fuera es a donde sacaron a los rojillos, esta vez de naranjilla. Fuera de su estilo de juego, fuera de su fútbol combinativo, fuera del fútbol que les ha llevado a lo más alto. Llovía sobre Lugo, se ahogaban las ideas osasunistas y los franjirojos parecían el Barça del Pep. "Take the ball, pass de ball". Hasta que Jagoba movió fichas, dio un golpe en el techo del banquillo y sacó toda la leña disponible.

 

El encuentro comenzó con la típica fase de titubeo, de qué tal, buenas tardes, aquí, a correr y a hacer disfrutar al personal. Hasta que los locales empezaron a verle las barbas a Rubén Martínez, el meta del conjunto navarro que fue lo único salvable de un primer tiempo nefasto, desconocido por parte de los nuestros. Clerc parecía estar sin estar, superado en defensa, los García andaban de gracias, Oier-Mérida eran incapaces de hacerse dueños de su parcela y arriba, el bueno de Brandon estaba más en el suelo que de pie.

 

Con este panorama, el trencilla regalaba a Nacho Vidal una amarilla que no lo era, para el minuto 20, con lo que conlleva. Lo digo porque sin esa amarilla, el lateral no hubiera dejado progresar a Escriche en el 1-0, momento en el que se frena por no entrarle y ver la segunda tarjeta. Es lo que tienen los árbitros, que si son malos, luego se paga. Contra local, balón al centro, disparo de uno, paradón de Rubén. Rechace a Cristian Herrera, dispara, pega en el palo y David García la saca bajo el travesaño. ¿Gol?

 

Vaya que si gol. Al asistente del ataque local en el primer tiempo sólo le faltó ir a celebrarlo con los gallegos de lo claro que lo vio, Ojo de Halcón, que a saber si no tendría un 1 fijo en la quiniela. El caso es que para no desmerecer, en la banda contraria se encontraba su otro compi, que de tanto señalar fueras de juego de Osasuna que no eran acabó perdiendo el banderín. La vergüenza no, tranquilos, esa se la quedó para el siguiente atraco.

 

Y para acabar de salpimentar el plato, Arcediano Monescillos no vio un penalti clamoroso a Brandon en el área local, y nos privó de poder tener la oportunidad de empatar antes de un descanso que estaba pidiendo a gritos el equipo de Jagoba. Todo ello junto a los detallitos esos que van minando la moral de cualquier persona y que, en el caso de un futbolista, puede llevarte al disgusto por mor de las pulsaciones a más de mil y poder soltar un zurullo sobre la madre de algún que otro colegiado. Que se lo pregunten, si no, a Diego Costa.

 

El caso es que en el segundo tiempo pensábamos que llegaría la reacción. Y llegó, pero bastante más tarde de lo que nos hubiese gustado. Porque antes Escriche, uno que debió de ir al mismo cole que los asistentes y que el pitolari de la contienda, aprovechaba otro regalo de Arcediano para poner el 2-0. Y digo otro regalo porque la falta señalada de la que parte el centro de Lazo, que peina Tete y remacha Escriche, no existía. Tal cual.

 

Con semejante panorama y el minuto 70, Jagoba se hartaba de los atracos a lo ancho del Anxo y sacaba su particular carro de atacantes. Kike Barja, Xisco y Juan Villar fueron saltando para tratar de buscar algo puntuable ya que, leñe, somos los líderes y no nos pueden ningunear así. Y vaya si surtió efecto. Contra el atraco, fútbol.

 

David García cabeceaba con potencia un córner desde la derecha. Osasuna se animaba, se venía arriba. Tanto que el Lugo se contagió del canguelo y no salieron derrotados por dos aspectos: por Juan Carlos, un porterazo que si la temporada pasada era capaz de marcar un gol desde su campo, esta vez evitaba hasta en cuatro casiones el empate rojillo. Y dos, por el trencilla que en la primera parte había dado gol a Herrera y que no quiso señalar el penalti clamoroso por manos del Lugo con 2-1 en el luminoso.

 

La tuvo Rober en un par de ocasiones, una al alimón con Brandon que no atinaron. La tuvo Nacho Vidal, al que le sacó un pie milagroso el meta. La tuvo Torres, al que le anularon un golazo de tacón, casi sin ángulo, que era el 2-3. Y Villar, cabeceando al palo con el empate en el luminoso. Xisco hizo lo que mejor sabe hacer, ganar el espacio y marcar. Asistencia de Rober Ibáñez, que se cuajó otro partidazo en el tramo final. Y Osasuna no ganó porque los bandoleros del pito no quisieron. Aunque ese empate sepa bueno tras ir perdiendo 2-0.

 

Ahora viene el Dépor a Pamplona. Con técnico nuevo y en horas bajas. Una jornada menos para el final y seguimos en lo más alto, merced a los tropiezos del Dépor y del Málaga. Pero el Granada y el Albacete no pinchan, así que hay que seguir en la pelea. Osasuna tiene 4 puntos de ventaja con el tercero, pero visto el nivel de delincuencia y robos que hay en la categoría, mejor seguir trabajando para ganarnos lo que sea por merecimientos propios. El Sadar es lo que es, que los rojillos no pierdan la fe ni las fuerzas, porque aquí en casa vamos a solventar la papeleta y a hacer el trabajo. Vengan las diligencias que vengan, piten los cuatreros que piten.

 

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra