x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO
EL FOROFILLO

Malditas islas y malditas flores

El jardín rojillo parecía que iba a estrenar la primavera con otro triunfo merced a la flor de Jagoba Arrasate. Y sin embargo...

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 05/04/2019 a las 13:33
A+ A-

La primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido, que rezaba don Antonio Machado en una deliciosa poesía que de pequeños nos la hacían aprender, junto a los casi cien cañones por banda de Espronceda y otras de las tantas joyas de la literatura española. Y es verdad. Las flores empiezan a dibujar el panorama de nuestra tierra, los jacintos, las calas, los tulipanes y demás se han levantado en esa maravillosa armonía que da vida, da ilusión, da sonrisas y esperanza. Y cuando las florecillas soñaban con formar parte del ramo de la flor de Jagoba Arrasate, va y aparecen los conejos de las madrigueras y las mastican hasta deshacerlas.

Manda bemoles, oigan. Que sí, que ni la flor de Zidane ni el capullo de Tebas. Que cuando la flor más linda parecía ser la del de Berriatua, el técnico falló en lo más básico, en su labor, en saber leer el encuentro. Bien es cierto que en las anteriores ocasiones lo había clavado, pero en esta le sobró prepotencia y no supo atar, como perro viejo, un 0-2 que nos disparaba rumbo a la gran liga. Y Oltra, en el banco contrario, supo reaccionar y saber leer el partido,  con Jagoba acomodado en la ventaja y sin poder remediar la primera derrota en mucho tiempo.

Malditas islas, que no se nos dan nada bien. Derrota en Mallorca, goleados en Las Palmas de Gran Canaria y remontados en Tenerife, en un feudo en el que no vamos a conseguir ganar en bastante tiempo. Y escuece, porque parecía que esta racha casi inmaculada que llevaban los nuestros, con victoria en feudos como El Molinón, por recordar los más recientes, iba a permitir el milagro y a tachar otro campo negativa para nuestros intereses.

La primavera comenzaba para los rojillos con una primera parte de esas que nos dejan ojipláticos. Y es que el encuentro, con Perea y Nacho Vidal de titulares, con Sergio Herrera en la meta y con Brandon arriba, venía condicionado por la falta de más de una flor del once titular. Pero en este equipo todos suman, y en la primera entrega así se demostró. Y es que para hacer un ramo vistoso también se necesitan flores silvestres y ramilletes simples.

Los del jardinero Jagoba pillaban el pulso nada más saltar al encuentro, enchufados, de líderes. Buscaban constantemente a Dani Hernández y el meta local se desgañitaba tratando de evitar el gol rojillo. Y en el área opuesta, los locales se aproximaban con veneno, pero poca efectividad. No como los rojillos. En un pim-pam-pum, Rober IBáñez y Brandon ponían el 0-2 en el luminoso. El primero con encaje de bolillos por la derecha: Vidal a Brandon, el balear mete en profundiad y Rubén taconea. Rober pasa por allí y empalma.

Sin reponernos de la alegría, balón largo que corre Brandon, que gana la pelea al defensa y marca por abajo. 0-2, Osasuna se gustaba, el juego era vistoso, se peleaba, se presionaba y se buscaba el tercero. Pero lo que encontraron fue el descanso, merecido, ganado a pulso, a golpe de bota y salto. Charleta y regreso.

Pero Oltra se convirtió en el fumigador de toda alegría rojilla. No nada más volver al terreno, ni en los cinco primeros minutos. El técnico local supo leer el encuentro y en la última media hora nos descosió la primavera, nos llenó de nubarrones oscuros el cielo y escribió otra línea más en el conjuro de la maldición de Tenerife. Unai García en propia meta, en un exceso de celo, abría el diluvio universal en el minuto 62, al querer despejar un centro lateral que acabó en la escuadra.

Lo peor estaba por venir, ya que el tanto del central parecía un borrón en una hoja de servicios casi impoluta. Pero cuando dan las alergias, las flores se marchitan. Y está visto que el osasunismo es alérgico a las islas, en especial a la de Tenerife. Porque en cinco minutos, del 79 al 84, se consumó el error de Jagoba, que no supo ser amarrategi, y vino la remontada a lo zaragozana del Tenerife.

Ismael López en dos ocasiones dejaba sentado y cabizbajo a Sergio Herrera, para disgusto y escarnio de los seguidores osasunistas que veían de nuevo la maldición de un navarro hacerse efeciva. Lo hizo estando en Gijón, y lo repitió en el Heliodoro Rodríguez López. Cuando parecía que la flor de Arrasate iba camino de convertiste en toda una señora secuoya, enrraizada y milenaria. Cuando parecía que brillaba tanto que empezaba a tener aroma a Eau D'Ascense, que nos catapultaba a las tiendas de las grandes marcas, a pugnar con finas fragancias como Fleur de Messi, Oui, c'est Benzema o Griezmann Diol. Pero no pudo ser, pese a que pintaba bien.

La primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido, pero la parroquia rojilla esta jornada está un pelín marchita, Vamos más de que sí, que no, que caiga un chaparrón, con azúcar y turrón. Ha llegado el chaparrón y lo ha hecho acompañado de esos bichitos negros del cereal, muy de estas fechas. Las gramíneas nos hinchan gargantes y ojos, que se nos han quedado llorosos. Es la primavera y la maldición de las islas pero, afortunadamente, este año ya no dejamos la península. Ahora, a por el Extremadura, rojillos.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra