x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EL FOROFILLO
EL FOROFILLO

Y si juega Jagoba, marca...

Ojo que se acerca la primavera y Osasuna juega con flor

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 05/04/2019 a las 13:31
A+ A-

Tres. Esos fueron los goles que marcó el bueno de Jagoba Arrasate en su efímera carerra futbolística, en el Portugalete y en el Eibar B en las dos campañas que jugó. Es más de corte defensivo en de Berriatua, pero pese a ello llegó a anotar dos tantos. Y si salta este partido, en El Sadar y contra el Rayo Majadahonda, fijo que anota su cuarto tanto. O el quinto. Porque hay que ver la carrerita que nos llevan estos chavales en casa, impepinables, inmaculados, impresionantes o, como decía el ínclito de Cieza, imparables. Rumbo a Primera y manteniendo el liderato con solvencia, con bastantes novedades y demostrando que este proyecto no es cosa de 11. Es cosa de 12, de 13 y de 25. De todos, inluída la afición. Porque Arrasate tiene flor y, ojito, estamos a las puertas de la primavera.

Tres. Los goles que Osasuna marcó al Rayo Majadahonda, un conjunto que en el Wanda Metropolitano nos puso contra las cuerdas y que sólo nos dejó traer un empate, cuando nuestro Osasuna era una margarita en sus visitas a campos foráneos, lejos (o no tan lejos) de Pamplona. En otro encuentro que parecía que se iba a enredar, como contra el Nàstic, y es que los rivales de la zona media-baja son los que más problemas dan, aunque eso tampoco es cierto del todo. Cualquier rival de esta categoría te puede hacer un chirgo, todos los fines de semana lo vemos. Y el conjunto madrileño bien puede hacerlo...

Se desgranaba el encuentro en su primera parte sin mucha novedad, con esa arrancada de galgo de los rojillos que se vio entorpecida por la lesión de un rival para el minuto 10, cambio incluido, y con Oier de lateral. En la meta, el Pilón de Sergio Herrera, que volvía a cubrir la portería ante el descanso de papi Rubén. Dupla con Fran Mérida e Íñigo Pérez en el centro del campo, que si bien habían coincidido en un once titular, no lo habían hecho en el eje central.Con Rober Ibáñez en la banda, como para no ponerlo tras el mosqueo en La Rosaleda. Y a tirar millas...

Tres, como los que participaron en el 1-0, con toque sutil del guante de Arre, control de Rober y balón que le cae en el área a Juan Villar. Pim, pam, pum. 1,2,3. Gol. A uno que vive de marcar no se le puede conceder ni medio metro, ni medio centímetro. Porque te hace un traje. Y el 1-0 es siempre lo que más cuesta, abrir esa lata que se empeñan en cerrar los equipos que visitan Pamplona para tratar de rascar algo de un sitio donde no se rasca ni aunque se pillen pulgas. Ventaja, lata abierta, descanso y, lo mejor de todo, con ocasiones, buen juego y dominio. ¿Quién da más?

Jagoba. No da, quita. O parece que lo va a hacer. Arranca el segundo tiempo con el killer rojillo, el Pichichi, en el vestuario. Saltan las alarmas. Salta Brandon Thomas al verde. Salta el fútbol a estadio de El Sadar y la grada sigue a lo suyo, animando, incansables, sabiendo que se ha perdido efectividad, gol, ataque, peligro... ¿Seguro? Para nada, monada. La flor de Jagoba, ya saben... Porque es lo anteriormente dicho. Hasta Arrasate marcaría en este equipo si jugara, con el aire a favor y todo redondo. Osasuna no para y en Pamplona puede permitirse hasta que Unai García haga de delantero experimentado.

Tres. Los toques de Unai García en el 2-0. O Unaininho, que bien parecía brasileño el central rojillo. Con un centro de Rober, siempre Rober, desde la derceha, que despeja la zaga. Control de Unai en el punto de penalti, escorado a la derecha. Uno. Toquecito con amago para sortear al rival. Dos. Zambombazo con la diestra que pega en el larguero y bota dentro, marcando, anotando, aumentando la ventaja. Y tres. ¿Quién da más? Lo dicho. Todos dan más. Todos y cada uno de los rojillos.

Como Brandon. Pase filtrado de perlas, pisadita ante Cantero del balear y gol a placer. El Sadar es una fiesta, porque aquí juega el líder, oigan. Osasuna está imparable en Pamplona, y ahora empieza a estarlo fuera. Osasuna va rumbo a Primera. ¿Quién los para? Imposible pararlos. Si todos suman, nadie puede frenar, nadie resta. Xisco saltó y casi marca. Y es que cuando se está de dulce, ni la diabetes nos para. Y los chavales lo están. "Volveremos...".

Ahora a Tenerife. El viernes, en partido de estos que abren la jornada. Bueno y malo, o malo y bueno. Hay para todo. Bueno, porque si se gana, uno se tira un fin de semana con la sonrisa bobalicona en la cara, viendo qué hacen el resto de equipos, pero sin temor ni nada por el estilo. Malo porque, si se pierde, deja regusto negativo y, encima, hay que ver al resto de equipos sabiendo que se ha perdido. Pero pase lo que pase, ahí que se quedan los nuestros, en ese ático que alquilaron con Martín, que se desalojó con el descenso y con la mediocre campaña pasada y que ahora, bien abierto, bien ventilado y soleado, vuelve a ser el control de mando de Osasuna. ¡Vamos, rojos, que queda un partido menos!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra