Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

El faro que todo lo ilumina

El Forofillo Fran Pérez
El faro que todo lo ilumina
JESÚS CASO
Actualizada 29/10/2017 a las 22:46

Vale que no está bien eso de personificar una victoria, un empate o una derrota, porque puede pasar de todo en un encuentro de fútbol. Y además, no soy amigo de centrar en un nombre el encuentro de los rojillos, porque siempre el resultado final no deja de ser la suma de los trabajos individuales, la conmutación de las fracciones de todos y cada uno de los que saltan al verde en pantaloneta y, si me apuráis, incluso de los que no juegan. Porque al final son 25 los que componen la plantilla y, jueguen o no, todos entrenan, todos pelean, todos se exigen y todos se apoyan y animan. Pero es que lo del chico este de Miranda...

 

Joaquín Arzura trata de robar el balón a un rival chicharrero durante el encuentro. LFP

 

Empieza a ser sonrojante, cantoso, incluso que nos hace pasar vergüenza pero de la buena, de la de "calla, tonta, qué voy a ser guapo con esta cara". Sonrisa bobalicona que se le queda a uno cuando tienes un chaval de cancerbero que te para tres penaltis en Cádiz, que es el mínimo goleado de la categoría y que hace que te traigas un punto de Tenerife, del campo del 'Tete' cuando es más difícil rascar ahí que en las cacerolas de un kebab... Imposible no rendirse al faro de Osasuna, al portero que todo lo ve, todo lo defiende, todo lo guía. No podemos hacer otra cosa que rendirnos ante Sergio Herrera. Y punto.

Porque si una casa encuentra en sus cimientos la base para mantenerse en pie, este equipo nace desde el portero y muere en el último de los utilleros, de los masajistas, de los técnicos y de los encargados de la jardinería. Pero con ese punto de partida, con ese castellano largo del que ya hablamos el día del Carranza y del que tenemos que volver a hablar. Y lo que te rondaré, morena, visto lo que se ve. Y es que semana tras semana, Sergio se deja la piel y da puntos a los rojos. Aunque faltó la guinda de marcar para tener una tarde-noche dominical de lujo...

Pero cuando no se puede ganar es vital no perder. Y en un partido en el que faltaban Fran Mérida y Torres, con la duda de Torró, se presentaba una papeleta cruda al centro del campo y a la faceta creadora de peligro entre los rojos. El resto se mantenía, que no es moco de pavo. Se mantenía ese porterazo y se mantenía esa defensa, con el regreso de Aridane, que es garantía de buen trabajo. Con las carreras en los laterales de Lillo y Clerc, pese a que el primero andaba un poco despistadillo y dejaba descubierta su espalda en más de una ocasión. Todo ello aderezado en la segunda parte con el refuerzo de Unai García.

Si Sergio es el faro, los defensas de Osasuna son los grumetes perfectos que mantuvieron el barco a flote en tierras canarias. Como el resto del equipo, ojo. Porque la falta de creatividad y de ocasiones de gol, quitando un córner en la primera parte de estrategia pero que no acertó a cabecear Quique, el bagaje ofensivo fue de cero patatero. Y el defensivo a punto de irse al traste estuvo cuando Oier, u Óier que decía el comentarista que nos regalaba de acompañamiento otro Áitor de uno de los locales, se colgaba de mochila a lo koala a Longo y hacía un penalti más claro que alto es el meta rojillo.

Y toda esa altura, que trataba de amedrentar a Malbasic antes del lanzamiento, se dejó caer a su derecha para atrapar la pena máxima, el lanzamiento fuerte y raso del delantero que no cobraba el gol deseado por los locales. Y en Pamplona? En Pamplona otra vez guardábamos a San Fermín y a San Francisco Javier por intercesión de San Sergio. Si es que vaya santos y patronos tenemos, con estos al fin del mundo.

Ahora toca regresar a la península, plantar los pies en casa, recuperar las heridas y empezar a trabajar y a preparar todo un partidazo como va a ser el encuentro contra el Granada. Ya tenemos un faro en el equipo. Ahora falta encontrar una llama, una chispa, una linterna que nos marque goles, que tenemos a más de un candidato para el papel que ha demostrado que huele el gol. Y con la suma de todos ellos, a ver si ganamos a los nazaríes, hacemos el empate más bueno de lo que es y seguimos disfrutando de este equipo. Y de su portero, claro...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE