x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Bienvenidos al teatro La Latina

El Forofillo Fran Pérez

Bienvenidos al teatro La Latina

JESÚS CASO
Actualizada 27/11/2016 a las 18:22
Etiquetas
A+ A-

"Agradecida, y emocionada, solamente les puedo decir... Gracias por veniiir". Así se mostraba la añorada Lina Morgan al finalizar sus espectáculos.Y es que, a este paso, El Sadar va a tener que rebautizarse y pasar a llamarse La Latina, ya que Osasuna sigue empeñándose en ser el perfecto anfitrión. Ganar no ganaremos ningún partido, pero que hablen bien de nosotros, que eso suma. No puntos, pero sí prestigio.

 

Giménez salta él solito más que todo el once rojillo uno sobre otro. EFE

 

Ni de penalti. Ni de penitencia. Con una defensa de mantequilla y peluche. Tres errores, tres goles en contra. Y todo ello, oigan, con una segunda parte como la sopa de un asilo sin recursos, sin sustancia o insustancial, tanto monta que monta tanto. Sólo nos libra la grada, la afición, esos incondicionales que más nos vale que somos así, que en otros clubes a estas alturas habían volado pañuelos, puñales y más de un naranjazo.

El Atlético de Madrid venía escocido por el impepinable 0-3 que les había calzado Zizou y el eterno rival en el último partido en el Calderón, estadio de grato recuerdo para nosotros por la final de la Copa del Rey que perdimos. Y por ello el Cholo sacó el equipo 'Manolo y Benito', mono de trabajo, pico y pala, Koke a un lado, Tiago a los mandos y a currar como posesos. Sabedor, además, de que venía a lo que hace años era un feudo inexpugnable para todos los visitantes. Hace años, qué pena...

El encuentro empezó como todos. Con un susto a los dos minutos, despeje de Flaño a los morros de Tano, Griezmann que la gana y la cede a Gameiro para que el galo, sólo ante Nauzet, meta el pie equivocado y la eche fuera. Y después, con los rojos más asentados, pasamos la frontera de los seis minutos sin encajar y la cosa se veía de otra manera.

Se empezaba a ver mejor cuando Tano metió un buen centro desde la derecha, Oriol recibió un empujón de un defensa y Kodro remató a bocajarro. Oblak despejó el cuero, pero Mateu había señalado el penalti parta Osasuna. Mateu, penalti, Osasuna. Sí, como lo leen. Y a favor, que es lo que más choca. Pero claro, la cosa llegaba con trampa. Porque Oblak, ese portero que para todo menos lo que le llega sin barrera y desde los once metros (que se lo pregunten a los jugadores del Real Madrid y a los seguidores colchoneros en la Champions) va y se le ocurre parar un penalti. Torres tira y el gigante adivina la dirección y evita el gol. Ver para creer.

"Agradecida, y emocionada...". La tonadilla de Lina Morgan parecía sonar en el aire, como si fuera una seguidora colchonera. No marcamos el penalti y en dos minutos, en el 36 y en el 37, os regalamos el partido. Córner en contra, el segundo (que el primero había rematado sólo Giménez saltando más que nadie, labor fácil si la defensa rival es la nuestra) y Godín cabecea a placer. Nos centramos, la perdemos, balón a la espalda, Gameiro corre y marca el segundo. En menos de 120 segundos. Para cantar el "graciaaas por veniiiiiir". ¡Chispúm!

Porque ahí se acabó el partido. Ahí se acabó el encuentro. La segunda parte, con el 0-2, sirvió para que Osasuna mareara el balón con el mismo peligro que pueden tener mis dos gatos. Esa concesión de los colchoneros maquilló la imagen de un equipo necesitado de amor y confianza, roto y en puestos de descenso desde el minuto dos de campaña. 48 minutos de nada, con intentos baldíos, centros laterales sin rematador, Riviere saltando al campo (esta vez no sacó la navaja) y Sergio León en el banquillo con un mosqueo considerable. Media parte insustancial, baldía, yerma, nula, sin nada que rescatar...

Nada salvo más errores que se pagan caro. Como el de Unai García ante Carrasco, perdiendo el balón de último, dejando al belga que encare y marque el tercero. Maquillando el marcador, pero ellos, no nosotros. Cerrando con tres chicharros (más los dos de la Liga de Campeones entre semana) la herida infringida por las huestes merengonas. Y abriendo más si cabe la herida rojilla, esa defensa mortal por la que se nos escapa la vida. Mejor imagen? 0-3 no es mejor imagen. Mejor actitud que en Butarque quizás, pero imagen mejor no... Para nada.

A una victoria de la salvación. Es lo que tiene esta denostada competición, que de la mitad para abajo estamos todos en un pañuelo. Con 7 puntos y viaje a Gijón, campo de recuerdos agridulces y plaza en la que no van a regalar nada. O sí? Lo dudo. Viendo cómo juegan el resto de equipos, Osasuna demuestra por qué tiene el presupuesto más bajo de la categoría y la plantilla de menor coste. Porque los asturianos a punto estuvieron de hacerle un chirgo al Real Madrid en el Bernabéu. Al final nos va a penalizar coger al que dejan los de blanco. Yo, mientras, me voy a pasar por las oficinas a ver si prospera la idea de cambiar el nombre de El Sadar por La Latina. "Agradecida, y emocionada. Solamente les puedo decir...".

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra