x
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Cardíaca, la han liado cardíaca

El Forofillo Fran Pérez

Cardíaca, la han liado cardíaca

JESÚS CASO
Actualizada 19/12/2015 a las 22:53
Etiquetas
A+ A-

No sé si habéis visto una de las mil parodias del anuncio de Navidad de este año, sí, hombre, ese en el que el tal Justino trabaja en una fábrica de moñecos y la va liando para sus compis del turno de día. El caso es que si le echáis un ojo, aparte de echaros unas risas, no podréis dejar de repetir lo de "ya verás la que voy a liar con los moñecos. Cardíaca, la voy a liar cardíaca". Pues eso. Que los rojillos la liaron cardíaca en Los Pajaritos. Tres puntos más, el ascensor que sube un par de peldaños, rumbo a ese ático deseado por Martín, y a pensar en el turrón y en el Olentzero, que hasta el 2 de enero no vuelve el fútbol.

 

Los rojillos celebran el segundo tanto, anotado por Unai García. LFP

 

Todo tras una primera parte que, si somos sinceros, fue de lo peorcito del equipo este año. No sé, igual porque faltaba la testiculina de Oier y la capitanía de Roberto Torres o, quizás, por el frío del estadio soriano, el caso es que los nuestros salieron acarajados, sin tensión y a merced de un Numancia que para el minuto cinco ya estrellaba el cuero en el poste. Y es que los rojillos de Jagoba Arrasate superaban a la zaga osasunistauna y otra vez, encontrando la pista de entrada por la banda de Javier Flaño y la de remate por el agujero que dejaba el reconvertido a lateral Jordan Lotiès.

Así estaban las cosas cuando David García, en el único error de todo el encuentro, metió la zanca ante Marc Mateu y lo tiró en el área. El pitolari, que en estos casos prefiere coger la directa, señaló los once metros. Ale, ya está dibujado el partido. Se adelantan al cuarto de hora y a ver si no nos cae una lluvia de goles. Pero no. Para nada, amiguitos. Porque desde sus 190 centímetros de altura, sin flequillo por peinar y con la mirada de concentración similar a un kamikaze durante su misiónsuicida estaba el primo Nauzet para abortar el disparo de Díaz. Un brazo derecho abajo, fuerte como el ancla de un portaaviones y el cuero repelido. Se evitaba la tragedia...

Aunque bien es cierto que pudo llegar en cualquier momento. Mal. Mal en el primer tiempo. Ni defensa, ni centro del campo , ni ataque. Estos últimos porque Nino y Pucko estaban más desasistidos que el pobre Justino a la hora de comprar el décimo de la lotería. No llegaban balones, ergo poca ocasión de gol vamos a hacer. A lo sumo, unos cuantos córners en los que empujaban más los 800 aficionados navarrosque animaban que los propios jugadores.

Llegó el descanso con la buena noticia del empate sin goles. Bajó Martín del palco al vestuario y fijo que les debió poner el vídeo de Justino, el de la fábrica de moñecos, el de la tarta picantona para la becaria, "mmmm, qué rica". Al estilo Pep Guardiola, para mentalizarlos de que, si ellos querían, podían liarla cardíaca. Que en sus botas estaba hacer de la última media parte del año un objeto de alegría para la afición, leñe, que como no nos toca ni lo puesto en la Lotería, por lo menos que se lleven un buen sabor de boca estas Navidades.

Dicho y hecho. Lotiès a la ducha, Buñuel a sacar las castañas del fuego. Arranca el segundo tiempo. Y hay otra cara en el equipo, otro aire, otra actitud. Más presión, más balones ganados en segunda jugada, menos facilidades en los laterales, más cierre atrás. Y lo que es más importante, más carne arriba. Tanta que ahí que le cayó un balón a Nino, que se escoró a la izquierda. Ahí que agarró el chiquitín un recorte, ahí que levantó la cabeza y metió un centro largo, medido. Ahí que entraba Aitor Buñuel, veloz. Ahí que cabeceaba abajo, tímido, con miedo al saberse sólo y ver que la ocasión era buena. Tanto que el cuero, tras botar, se coló a gol. Y con tu hinchada a diez metros. Para flipar...

Pero ahí no se quedó la cosa. Ya que vamos a Soria, ya que el camino es corto y el campo querido, ya que es el último partido del año, por qué no seguimos liándola cardíaca? Y entre corte y anticipación de la defensa rojilla, de amarillo en esta ocasión, capitaneada por un inconmensurable David García, balón que termina en la esquina. Balón que coloca Berenguer en el vértice. Balón que sale tocadísimo rumbo al área. Balón que cabecea, marcando los tiempos y siguiendo los cánones de Santillana, un tal Unai García. Balón que entra a gol. 0-2.

Cardíacos estábamos todos en Pamplona, en Soria y donde haya un rojillo de pro. Porque no somos Osasuna si no sabemos sufrir. Y Natalio se encargó de recordárnoslo con una jugada de tiralíneas de un Numancia que parecía haber bajado los brazos. Rendirse?¡Jamás! Tradicional es la defensa numantina, con lo que si acortan distancias igual esta vez es el ataque el que nos agua la fiesta.

La sombra de Tenerife sobrevoló Los Pajaritos. Los locales, de rojo, achuchaban. Los nuestros salían con contras para matar el encuentro, pero se fallaba el último pase, errábamos el disparo, no había control. Y eso que desde el banquillo se pedía cabeza, pensar, inteligencia. Vamos, tener los arrestos para rebajar las pulsaciones y ser capaces de sumar tres, en vez de uno. Y llegó lo que tantas otras veces se quedaba en el camino. Llegó la contra buena, la de la sentencia.

Berenguer condujo por la izquierda, cortó al centro y metió el pase a la internada de Kenan Kodro. El hijo de Meho disparó cruzado, el portero despejó como pudo y Pucko, que se pronuncia Puchko, empujó a placer y acabó de un plumazo con los fantasmas de Tenerife y de partidos anteriores que no dejaron premio. Cardíaca. La liaron cardíaca en el momento en el que lo tenían que hacer. Una buena, gracias a los moñecos de Nauzet, Buñuel, Unai García y Pucko.

Ahora a descansar, que en lo deportivo, esta segunda mitad del año, ha sido de notable. 30 puntazos para ir a disfrutar de las fiestas navideñas, los deberes más que hechos y allí, con el Año Nuevo recién estrenado, espera el Nàstic. Pero hasta entonces, vamos a sonreír por la marcha de este equipo y a celebrar que las cosas, pese a las limitaciones, están saliendo muy bien. Y en 2016, con los Reyes de por medio, ya pediremos de regalo una permanencia que llegue cuando antes. Después, cotas mayores o áticos en la playa.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra