x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Ni de Lezama ni de Tajonar. De Valencia...

El Forofillo Fran Pérez

Ni de Lezama ni de Tajonar. De Valencia...

JESÚS CASO
13/12/2015 a las 22:36
Etiquetas
A+ A-

No hay paliativo para la no victoria rojillaque, por lo menos y como mal menor, no fue derrota, contra el colista. Ni siquiera la tremenda igualdad que estamos cenando en esta Segunda División, en la que el aparentemente más débil te hace un traje y, de postre, te birla los tres puntos de un plumazo. Ni siquiera la falta de puntería, madre del amor hermoso, que me cuentan que horas después andan Nino, Milic y compañía disparando a la portería de El Sadar y no atinan, con luces y sin Remiro de por medio. Ni siquiera la ausencia de los sancionados, a los que se suman dos para la semana que viene. Pero la verdad es que la suerte que estamos teniendo este año con los pitolaris no tiene desperdicio.

 

 

El choque entre dos de las canteras más prolíficas de España en esto del fútbol, Tajonar y Lezama, estuvo entretenido. Por lo menos eso hay que reconocerlo. Con todos los alicientes y a falta de poder jugar contra los leones, que andaban cascando por el Calderón, el duelo venía marcado por los aspectos que siempre acompañan los Osasuna-Athletic. Excomapañeros en el banquillo, ambos estandartes de un pasado rojillo glorioso. El sano pique deportivo entre ambos clubes. La temporada buena de los nuestros y la no tan buena de los del Cuco, colistas de la Adelante. Vamos, que no hacía falta echar gasolina al fuego para ver un partido bonito. Pero no. Siempre se escapa algún tonto de un circo.

Los precedentes de ambos equipos eran descendentes, con dos derrotas consecutivas de los nuestros y otras tantas de los cachorros. Por ello la tarde se presumía de las calentitas, de las chulas, de las que nos gusta sacudir la bufanda al viento en honor a Chiquilín y borrar de un sartenazolos dos malos resultados para encadenar alguno bueno. Con once de rojo y once de azul marino, gris o lo que sea, enfrentados. Con una grada que jamás ha dejado, ni lo hará, de apoyar a los suyos. Con un tonto de un circo.

Y empezó el choque. Empezaron a moverla las perlas de Lezama, que saben tocarla y muy bien, de la mano de un técnico que los hados dicen que está llamado a sentarse en el banquillo de los grandes. Pero respondieron los rojos, que por algo juegan en casa, por algo han sido líderes este año, por algo son Osasuna. Y salió el tonto del pito. El payaso del circo, valenciano (pobres naranjas) y de nombre Saúl Ais Reig. ¡Ais, Saulito, la que me has liado! Y es la suerte que estamos teniendo este año. Que cuando jugamos fuera, nos toca el pitolari casero. Y cuando jugamos en casa, viene el valiente, el que quiere hacer méritos para saltar del circo de pueblo al Cirque du Soleil. Manda soles.

El caso es que acabó desquiciando a todos. Pero a los que más, y repito como decía al inicio, no es excusa para el empate rojillo, en especial a los nuestros. Porque en el 0-1 se come con patatas, trencilla, pito, espray de marras y dos latas de anchoas una falta del goleador,Unai López, sobre Oier. Para escarnio del 6, que desde ese momento y hasta el final estuvo más pendiente del de verde que de jugar a fútbol. Eso sí, el tal López la pone donde la pone, que hace falta tener calidad para calzarse semejante chicharrazo.

Prepotente, chulo, subidito, descarado, sin criterio en las faltas, sin dar ventaja en el juego, en medio como el jueves. Y otras lindezas más se podrían decir del tonto del pito, porque hoy más que nunca hay que repetirlo. Tenemos unos árbitros que no valen ni la mitad de la mitad de los denostados políticos. Ni siquiera haciendo una campaña lavan su imagen. Malos de solemnidad, sin ambages. No me quedo ni uno. Porque al único que me quedaría, manda naranjas valencianas, es navarro y no nos puede pitar. Al resto, gasolina y a la hoguera. Aunque claro, al señor Sánchez Arminio y demás cuatrerosse la trae al pairo. Clinc, clinc. Caja, que es lo que importa. Y de paso, comilona y purazo.

Y Osasuna? Con menos puntería que una escopeta de feria. Haciendo de Remiro un porterazo, que mimbres tiene de base el chavalín, pero mucho tiro al muñeco. A ver si alguien explica a los goleadores que hay que buscar las esquinas, que tirando al muñeco tres veces no cuenta como gol. Ni al palo, porque la falta de Torres fue primorosa. Pero nada. Cuando está de no entrar, ya puedes entrenar, ensayar, dominar, probar y hacer lo que sea, que la pelotita no entra.

Si hasta entró la que menos esperábamos. Un centro raso desde la derecha., un mal despeje del hermano pequeño de Iturraspe que se la tuvo que poner a huevo a Torres para que la rompiera. Si para eso Remiro, monumento en San Mamés junto al de Zarra. Como decía el ínclito de Cieza, metido ahora a comentarista de fútbol televisado de medio pelo, "Im-parable". Y con la esperanza de poder darle la vuelta al marcador. Y contra los de Lezama. Y hundiéndolos más en la clasificación. Rayando lo orgiástico, oigan...

Pero nada. Nos quedamos con el coitus interruptus. Nos quedamos con el 68, a uno del número mágico. Nos quedamos compuestos y sin novia, la Victoria. Y la tuvo Pucko, con asistencia de Torres. Pero el chiquitín, venido a menos desde el inicio de temporada, cabeceófuera. Claro, bombeamos balones cuando se nos va el que pasa de los dos metros, aunque bien es cierto que cuando estaba en el verde no cazaba ninguna. Nos quedamos a medias. Nos quedamos sin Oier, nos quedamos sin Torres. Y vaya usted al frío de Soria, a tratar de mojarle la oreja al Numancia la próxima semana.

Nos quedamos más calientes que el tubarro de Valentino Rossi, gracias al señor Saúl. Una falta no pitada y el partidocuesta arriba. Pero también nos quedamos en los puestos de play-off, triste consuelo para el otrora flamante líder de la categoría. A seis puntos se escapa el Córdoba, que está haciendo los deberes con cabeza y trabajo. A ocho tenemos el descenso, que está todo muy igualado y un par de malos resultados aprieta la tabla más que las botas de Frodo en el pie de Lotiès. La vida sigue, la competición no para, la lucha continúa. Ahora otra semana de mono y trabajo, sin los deberes hechos porque hemos vuelto a dejar puntos de Pamplona.

Y en Soria? A recomponer la línea del centro por las ausencias. Sólo tengo claras dos cosas. Una, que nos toque un árbitro de estos valencianos, chulo y tonto del pito, valiente y no casero, que de vez en cuando molaría saber qué se siente cuando le dan ventaja a los de rojo. Y la otra, a ver si por una bendita vez los comentaristas de la caja tonta son capaces de no utilizar la coletilla "de Pamplona" a continuación de Osasuna. O es que hay que empezar a meter caña?Jugamos contra el Numancia de Soria?Perdió el Real Madrid de Madrid contra el Villarreal de Vila-Real?No pudo ganar el FC Barcelona de Barcelona contra el Deportivo, de la Coruña? Bueno, vale. En este caso vale. Pero en el otro no, leñe, que todos estamos a tiempo de aprender...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra