x
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

De profesión, sus labores

El Forofillo Fran Pérez

De profesión, sus labores

JESÚS CASO
Actualizada 22/11/2015 a las 16:54
Etiquetas
A+ A-

Recuerdo con nostalgia, como todo recuerdo que se precie, cuando antaño en la edad de las cavernas, próxima al blanco y negro, solía rellenar los formularios del M.E.C., a la postre Ministerio de Educación y Ciencia, con el fin de acceder a una beca para estudios y así aliviar la de por sí maltrecha economía familiar. Había una casilla en la que pedía la ocupación laboral de los padres. Joselu nunca planteaba dudas: mantenimiento, o mecánica, lo que prefieran. Pero los que empezamos a vislumbrar canas en la testa dudábamos cuando le tocaba el turno a la madre que nos parió. Finalmente poníamos la misma. Profesión materna: sus labores. Y prau.

 

Es el Promesas? Para nada. Es la chavalería de Osasuna. Otegui saluda a la grada, Buñuel se abraza con Torres. Labor de equipo en Pucela. J.C. CORDOVILLA

 

Me hace gracia. Y mucha. Más que nada porque, y que conste que para nada me tengo como feminazi ni extremista (el maniqueísmo, en cualquiera de los aspectos de la vida es como el café con sal: malo), digo porque ese "sus labores" era sinónimo de desocupada, desempleada o como queráis analizarlo. Desocupada, dicen. Ja, ja, ja. Una madre, aparte de traernos a la vida, se ocupa de criar a los polluelos (cinco, todos gallos con cresta, en mi caso y casa), a alimentarlos, a vestirlos, a educarlos, a llevarlos de un sitio para otro, atestando hasta el maletero el Dyane 6 que bamboleaba como una góndola veneciana. Y de paso, cuida la casa, atiende al marido, lleva las cuentas, dirige un hogar. Sus labores...

A qué viene tanta labor, tanta madre, tanta historia? Pues que en esta vida cada uno tenemos una profesión, una ocupación, un sentido en este caminar hacia la de la guadaña. Y tras el encuentro en Pucela, para pena del amigo Tuca (aunque no tanta, que si pierde su Valladolid ante su medio Osasuna, la sarna es menor) el equipo rojillo demostró que es un conjunto en el que cada uno tiene bien clara su tarea, su cometido, su labor.

Desde atrás y hasta el ataque. Desde el banquillo y hasta el chófer del bus. Osasuna se nos empieza a destapar como una piña en la que cada parte aporta el jugo, el zumo, el gusto, sabor, color y olor en pos de seguir en lo más alto de la palmera, en los más alto del piso, en el famoso ático de Martín. Todos suman, todos empujan, todos arriman el hombro. Y gracias a esa conjunción de labores el equipo tiene 26 puntos. Y eso que estamos en el primer tercio del campeonato.

Labores son amores, parafraseando el dicho de los goles. Labor la de Nauzet, enchufando a sus compañeros de la defensa en todo momento, corrigiendo posiciones, avisando de la proximidad de rivales, colocando barreras, despejando balones y matando el cuero a pechazo limpio. Que le mandan un tractor en forma de cesión?¡No problem! Pechotedel primo Pérez y a jugarla por abajo, en plan pelotero.

Labor la de la zaga. Inconmensurable Unai García, káiser de la defensa osasunista y líder en la anticipación, sin achacarse en los saltos. Y su pareja de baile, otro veterano de 21 añitosllamado David García. Veterano, y a por todas, Miguel Flaño que no se corta en sacar la bola jugada o en mandar el balón al Pisuerga. Como Javi Flaño, laborioso en sus subidas y expeditivo en las bajadas. O el joven Aitor Buñuel, destacado pese a la falta de minutos. Lotiès y Merino van adueñándose de la parcela ancha gracias a su laborioso trabajo. El uno, cortador, fajador, peleón y fuerte. El otro, todo zurda y, pese a tener la derecha de madera y alguna vez demostrar menos sangre que una alpargata, peligroso y concalidad.

Labor de capitán, labor de Torres.Las pone donde quiere, presiona, conduce, da pases y opción, no se esconde. Labor de Martins, reconvertido a carrilero y que empieza a enseñar de lo que es capaz, incluso aportando un punto de peligro en el ataque. Y en la presión. Porque la labor, aunque individual, si se hace conjunta crea una maraña en la salida de un rival de calidad como el Valladolid y le complica la vida. Esa es la clave de haber trabajado una presión en conjunto, una labor en equipo. Pero no de uno, sino de todos. Y del banquillo, con Berenguer, con Pucko, con Otegui, con Oier, con José García... En definitiva, con una plantilla justa pero un equipo en el que todos suman.

Y Nino? Nino es como una madre. Nino es la casilla de "sus labores" en todo formulario que se precie. Nino es experiencia, es sabiduría, es oportunidad, es gol. Porque la labor de Nino es marcar goles. Y lo demostró en Pucela. Se llevó el premio que se merece todas y cada una de las tardes que salta a un terreno de juego. Se mata a correr, a presionar, a protestar y a pedir, a dar opción a los compañeros. Se descuelga desde lo más alto del ataque, a tres cuartos de la avanzada, para parar, girar y abrir, antes de iniciar un esprint de 20 metros y dar opción a sus compañeros. Contemporiza, presiona, salta rodeado de torres, se deja el alma, el sudor, la vida...

Toda labor bien hecha lleva su recompensa. De ahí que Nino marcara. De ahí que la justicia, tan escasa en esto del fútbol, premiara el trabajo, el esfuerzo. Una internada del siempre peligroso Alex Vanilla Ice Berenguer, un pase raso, un despeje de un defensa al cuerpo de un compañero y la trucha que queda suelta. Hay que estar ahí, con la caña preparada, como la perrica esperando agazapada a que salte la codorniz. Hay que saber leer esto del fútbol. Hay que soltar un gatillazo de zurda en cero coma dos segundos, cruzarla rumbo a esas coordenadas que todo delantero conoce perfectamente y que se bautizan como portería. ¡Zas! Zarpazo con las uñas abiertas. Al corazón del rival.

Victoria laboriosa, triunfo importante. Osasuna no cede. El objetivo es subir? No nos volvamos locos. Hemos cumplido el primer tercio de campaña, 14 partidos, 26 puntos. Es exagerado decir que la permanencia es el objetivo, o por lo menos, puede parecerlo. Yo sigo insistiendo en que la meta son los 50 puntos. Una vez rebasada, hablamos de cotas mayores. Mente fría, recuerdos calientes. Acordaos cómo terminamos la pasada temporada. No digo más.

Siguiente estación en el rumbo de Osasuna: Pamplona. El Sadar recibe, en esta cuesta de fin de año, al Alcorcón. Ahí es nada. Los madrileños bajan el pistón lejos de casa, donde han ganados dos encuentros y han perdido cinco. Pero esto es Segunda División, esto es la Liga Adelante. Y del primero al último la diferencia es mínima. Así que toca semana de labor, de trabajo, de mono, de pico y pala. Sí, otra más. El horizonte todavía está muy lejos y no hay que bajar la guardia. Con un poco de suerte nos conceden la beca para ascender, pese a que mami no haga otra cosa que sus labores...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra