x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El Forofillo : El blog de Fran Pérez
El Forofillo : El blog de Fran Pérez

Crecer y menguar

El Forofillo Fran Pérez

Crecer y menguar

JESÚS CASO
Actualizada 08/11/2014 a las 20:48
Etiquetas
A+ A-

Puntico en Los Pajaritos, agridulce, sin más, de esos de trámite que viene bien para sumar pero que nos hacepensar en si se ha perdido una oportunidad de ganar, con la ocasión de Sisi, o se ha salvado la derrota con el cabezazo al palo de Natalio. Frío, como el ambiente soriano, que no fue impedimento para que los aficionados desplazados se calentaran y hasta osaran despojarse de la camiseta, a pechazo descubierto, con tal de animar a los suyos. Y el equipo? Lo dicho, sin más. Templado tirando a tibio.

 

Loé salta con un rival durante el encuentro en Los Pajaritos. AFP7

 

Urban apostó por los once de la remontada contra el Betis. La misma defensa, la misma dupla en el centro pero con Sisi en lugar de Ansarifard. El Numancia de Anquela, mientras tanto, a confiarse alas jugadas a balón parado contra un equipo que encajaba los goles de dos en dos por partido. Y los nuestros, encomiándose al dato de que los rojillos, esta vez los locales, no habían sido capaces de ganar en casa en lo que vamos de temporada. Con este panorama arrancó el match.

Osasuna creció y menguó en Los Pajaritos. Creció en defensa, ya que por fin y desde tiempos de Roberto Santamaría (el tío, no el sobrino) no se acababa con porteríaa cero. Sin exagerar, claro. Creció como lo viene haciendo la chavalería que forma parte del equipo, casos de David García, o Echaide, o Kenan Kodro. Poco a poco van tomando una experiencia que no la dan los libros, ni los entrenos, ni la teoría. La da el barro, el disputar partidos que te permiten probar cosas, corregir y, sobre todo, aprender. Y la chavalería va sentando una base que no pinta mal del todo para estos tiempos de crisis en los que malvivimos.

Pero también menguó. Porque el cerrar en defensa limita las opciones de ataque, y tampoco se pudo marcar. Kodro, de las Cuevas, Nino y Sisi se desgañitaron en la presión, hasta tuvieron ocasiones como la del chiquitín tras una buena internada de Kenan por la izquierda, pero su disparo lo paró (con o sin manos) un defensa.No se pudo marcar en un encuentro en el que, si se llega a dar un paso más adelante, igual se suman tres en vez de uno.

El equipo sigue teniendo problemas, especialmente en el lateral izquierdo. No es cuestión de señalar, pero la verdad es que la incorporación argelina (no daré nombres) saca de quicio al más calmado. Es casi imposible jugar sin menos tensión a esto del fútbol, esa parsimonia y cadencia más dignas de cualquier pasarela de moda que de un encuentro de fútbol. Y más si se trata de la Liga Adelante, donde hay que dejarse las tripas hasta el final.

Mientras tanto, pese al bajo estado de forma que también nos presenta Javad, el resto del equipo empieza a mostrar síntomas de pillarle el tranquillo a la categoría. Esa mala uva necesaria para pelear, correr, correr, correr y volver a correr empieza a sentirse. Y ya se sabe que el trabajo es la base de la que florecen los frutos, que en esto del balompié tienen forma de puntos. Y ya tenemos 15, aunque el pozo siga a sólo una victoria de distancia.

La primera parte nos mostró a los osasunistasbien asentados atrás, sin apenas agobios más allá de los córners y faltas laterales pero que se solventaron con garantías. Hubo un momento en el que los nuestros aprovecharon y lanzaron unas cuantas contras, una de ellas casi con fruto, con el pase de la muerte de Kodro desde la izquierda y el empalme con poca puntería de Sisi. Pero poco más. Sin disparos lejanos, sin ocasiones buenas y con un gol anulado a Kodro por fuera de juego claro. Si Sisi la pasa un segundo antes, a saber cómo acaba la cosa. La definición del chaval, perfecta.

La segunda parte comenzó con similares características. Los locales empujaban un pelín más y los nuestros, como la perrica de caza, agazapados para tratar de salir a la contra. En una de esas jugadas tontas que parecen estar controladas en defensa, el centro de Ripa lo cabeceaba Natalio, con permiso y pase VIP de Cadamuro, y el cuero lo escupía el palo izquierdo. Fue la más clara, la que nos hizo apretar el ceral, los dientes y acordarnos de la familia del lateral rojillo, aunque vistiera de blanco.

Con Torres y Cedrick en el campo huboun par de contras buenas, sobre todo una del congoleño que, si mete el pase un pelo más suave, por ahí llegaba Merino para encarar a Munir y a saber si ahora estábamos celebrándolo. Pero se pasó de fuerza. Y esa ocasión dio lugar a los minutos de pillería, desagüe y certificación del empate. Pillería porque Merino, Cadamuro y Loé se pierden la próxima jornada por compromisos con las selecciones y, al estar con 4 amarillas, qué mejor que forzar la quinta y aprovechar el parón cumpliendo la sanción de rigor.

Desagüe porque, pese a los últimos saques de esquina locales y buscando el gol más con el corazón que con la cabeza, parecía que se había firmado un pacto de no agresión y, tras el esfuerzo, ambas partes dieron por bueno el empate. Sumar es importante, decían los matemáticos, así que lo lógico era certificar el empate que dejó a ambas partes contentas y descontentas. Vamos, un querer y no poder para obligarse a mirar hacia adelante, al próximo rival.

Y el nuestro es la Ponferradina. Los leoneses visitan Pamplona en la jornada 13, la del mal fario. Con la ausencia de los internacionales, no todas de igual peso, Urban tendrá que preparar el encuentro como una nueva final en Pamplona. No me canso de decirlo, El Sadar es la clave para conseguir los objetivos, y no se pueden escapar más puntos. Si se gana, se pillará la rueda de la dinámica positiva y, por lo menos, en Navidad nos comeremos el turrón con ganas y alegría.

No quiero despedirme sin acordarme de todos los compañeros de Diario de Navarra. El palo dela sentencia recibida el pasado miércoles es, a la par que injusto, inmerecido. Vivimos en un país en el que la reforma laboral da rienda suelta a los abusos por parte de los empresarios y éstos, con el permiso y el beneplácito del Gobierno, tienen carta blanca para machacarnos a los curritos de turno. Que una cosa sea legal no implica que sea justa o, en su defecto, ética. Ya va siendo hora de que nos dejen de ver como simples números y les entre en la cabeza que tras un trabajador hay una persona, una familia, una historia. Pero sólo les interesa las historias que contamos, el resto son cuentos a los que ni tan siquiera ponen moraleja. Un fuerte abrazo a tod@s.

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra