Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fuegos

Nueve grandes incendios siguen devorando miles de hectáreas en Galicia, Castilla y León y Zaragoza

Las llamas obligan a evacuar a más de 10.000 vecinos en unos 80 pueblos de seis provincias

Ampliar Una gran nube de humo inunda el cielo en O Courel, este martes en Lugo
Una gran nube de humo inunda el cielo en O Courel, este martes en LugoEFE
Publicado el 20/07/2022 a las 06:00
Once días después del comienzo de la segunda gran ola de calor del verano los incendios forestales no dan tregua, arrasan miles de hectáreas en todos los puntos del país, desbordan en muchos ocasiones la capacidad de contención de las llamas de los equipos de emergencia y amenazan la seguridad de barrios apartados o de pueblos enteros. El director general de Protección Civil del Ministerio del Interior, Leonardo Marcos, no ocultó su preocupación alo describir la ola de fuego en la que vive el país desde hace más de un mes como "la emergencia más importante desde que hay registros".
Los 21 incendios relevantes que este martes avanzaban por toda la península obligaron a los mandos de la lucha contra el fuego a ordenar la evacuación urgente de más de 10.000 personas de más de 80 barrios, asentamientos y municipios de seis provincias distintas y distantes.
La mayor parte de los desalojos se produjeron en Castilla y León, la comunidad que concentra buena parte de los bosques y montes quemados en los últimos días. Hasta 32 núcleos urbanos próximos a la lengua de fuego con origen en Lisacio que ya ha arrasado un buen trozo de Zamora fueron evacuados desde el fin de semana. Las llamas obligaron a unas 6.000 personas a refugiarse en casas de familiares o amigos de otros municipios o en polideportivos y otros equipamientos públicos puestos a su disposición. El trabajo de los equipos de extinción permitió que aproximadamente la mitad de estos desalojados, los vecinos de 18 pueblos zamoranos, pudiesen retornar gradualmente a sus casas a lo largo de la tarde de hoy.
El segundo grupo más grande de evacuados fue el que tuvo que abandonar con urgencia entre el lunes y el martes la población abulense de Hoyo de Pinares, debido al avance del incendio con origen en la cercana Cebreros, que ya ha calcinado 3.500 hectáreas. El número de desplazados, no menor de 2.000 personas, podría ser hasta del doble, pues esta localidad multiplica sus residentes en verano. Parte de ellos hallaron refugio en dependencias públicas de las cercanas Robledo de Chavela y Navas del Marqués.
Un pirómano detenido La tercera caravana de evacuados se formó en las provincias gallegas de Lugo y Orense, donde desde el fin de semana se han quemado cerca de 15.000 hectáreas. Tuvieron que salir corriendo y con lo puesto unos 500 vecinos de 20 núcleos residenciales de la comarca de Valdeorras, donde se han quemado unas 85 construcciones entre casas, naves y almacenes, y unos 600 habitantes más de otros 30 concejos, barrios y aldeas próximos a la población lucense de Folgoso de Courel, donde las llamas han arrasado unas 6.000 hectáreas de monte.
Las otras dos evacuaciones obligadas se produjeron a lo largo de la jornada en las localidades leonesas de Rimor, Ozuela y Orbanajo, donde huyeron 150 vecinos por el fuego desatado en los montes de Ponferrada, y en las poblaciones zaragozanas de Moros y Villalengua, donde las llamas que ya habían quemado más de 500 hectáreas desde Ateca amenazaban la seguridad y la vida de unos 700 vecinos.
La parte positiva les tocó a los cientos de residentes en las localidades salmantinas de Guadapero y Monsagro, que pudieron volver a sus casas tras escapar durante horas de un violento incendio forestal que arrasó parte de ambos términos municipales.
Hasta nueve grandes incendios, con riesgo para zonas habitadas, no han podido ser doblegados por los equipos de extinción. El más peligroso, el iniciado en Losacio, superaba las 25.000 hectáreas arrasadas y en su extinción habían resultado heridas dos decenas de personas y había matado a dos más. Sus llamas, aún sin control en muchos puntos, cortaron por segundo día la circulación del AVE entre Zamora y Puebla de Sanabria, que mantenía abierta la línea férrea gracias a una lanzadera que unía estos 150 kilómetros por carretera.
Las investigaciones contra los pirómanos que agravan los riesgos estivales dan a veces resultado. Es el caso de las indagaciones policiales realizadas en Torrelavega (Cantabria), que permitieron detener al joven de 22 años que presuntamente incendió 10 hectáreas en el parque de La Viesca el 1 de junio pasado.    
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE