Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Justicia

Carles Puigdemont, detenido en Cerdeña por orden del Tribunal Supremo

Llevaba huido de la Justicia española desde el otoño de 2017

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo
  • Colpisa. Madrid
Actualizado el 24/09/2021 a las 08:55
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, fue detenido este jueves en Cerdeña por policías italianos en el aeropuerto del Alguer. El dirigente nacionalista había viajado a la isla italiana para reunirse con líderes secesionistas sardos. Puigdemont fue apresado por dos agentes de paisano. Se preveía que pasara la noche en la comisaría del aeropuerto.
La detención se produjo como consecuencia de la orden de búsqueda y captura emitida por el Tribunal Supremo. Su abogado, Gonzalo Boye, confirmó el arresto. "Esta detención es en función de la euroorden del 14 de octubre de 2019", dijo. Desde la oficina que Puigdemont tiene como expresidente de la Generalitat, apuntaron que el exalcalde de Girona pasará hoy a disposición de los jueces de la Corte de Apelación de Sassari (Cerdeña), "que es competente para decidir sobre su puesta en libertad o su posible extradición". Puigdemont tenía previsto reunirse con el presidente de la región autónoma de Cerdeña y con el síndic del Alguer.
 En su entorno mostraron su convencimiento de que hoy mismo saldrá en libertad. Apuntaron que estaba tranquilo. Puigdemont lleva casi cuatro años huido de la justicia europea. Desde entonces, el Tribunal Supremo ha intentado extraditarlo, pero se ha dado de bruces contra la justicia belga o la alemana.
Después de que Carles Puigdemont perdiera su inmunidad como europarlamentario, el juez Llarena cambió de estrategia para tratar de extraditarle.
El magistrado del Supremo maniobró para que fuera la justicia europea la que se pronunciara sobre las euroórdenes y fijara las razones de denegación de una orden de detención y entrega europea.
Medidas cautelares 
Por ello, planteó una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) acerca del alcance de las posibilidades de petición y de las razones de denegación de una orden de detención y entrega europea. Fuentes independentistas hablaban ayer de mala fe por parte del Tribunal Supremo, pues entendían que mientras no se resolviera la prejudicial, la euroorden "se encuentra suspendida".
En Junts hablaban de engaño por parte de la justicia española. Fuentes del alto tribunal negaron la versión del abogado del líder nacionalista y señalaron que la orden de extradición nunca había quedado desactivada.
El expresidente podrá no obstante solicitar de nuevo medidas cautelares al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para tratar de recuperar su inmunidad como eurodiputado y parar su extradición a España.
Se trata de la segunda detención de Puigdemont desde que huyó a Bruselas, metido en el maletero de un coche, el 30 de octubre de 2017, días después de la declaración unilateral de independencia aprobada en el Parlamento catalán. Fue arrestado el 25 de marzo de 2018, en virtud de la orden de europea de extradición dictada por el Tribunal Supremo para que fuera juzgado como lo fueron los dirigentes del 'procés', condenados con posterioridad a penas de 9 a 13 años y con el tiempo indultados por el Gobierno.
Puigdemont permaneció doce días en la cárcel. El Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, dictó su libertad bajo fianza de 75.000 euros y además declaró que no vio admisible el delito de rebelión que le imputaba entonces la justicia española. Sí en cambio el delito de malversación. La detención ayer del expresidente cayó como un jarro de agua fría en el independentismo. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, condenó el arresto y le expresó su apoyo: "A tu lado, presidente Puigdemont".
"Ante la persecución y represión judicial, la más enérgica condena; se tiene que parar", dijo. Además, defendió que la amnistía es "el único camino" y la autodeterminación la única solución para solucionar el conflicto catalán.
A DISPOSICIÓN JUDICIAL, ESTE VIERNES O SÁBADO
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont se encuentra detenido en la isla italiana de Cerdeña, a la espera de pasar a disposición judicial, que no se sabe con certeza si será hoy o mañana, explicó su abogado, Gonzalo Boye.
"Estamos a la espera de que nos indiquen si va a haber hoy o mañana una comparecencia", dijo Boye, asegurando que su posible presencia en el Tribunal de Apelación de Sassari "a las 9.00 horas de la mañana de este viernes" como se había dicho inicialmente "está en el aire".
El abogado explicó que el expresidente catalán "fue detenido en el aeropuerto" el jueves, "al bajar del avión".
Sobre Puigdemont pesaba una la orden europea de detención y entrega cursada por el Tribunal Supremo por un delito de sedición y que nunca ha dejado de estar vigente.
Puigdemont se había desplazado desde Bruselas a la localidad de L'Alguer, en Cerdeña, donde iba a participar en un encuentro internacional organizado por la asociación Adifolk, junto a la consellera de Acción Exterior de la Generalitat, Victoria Alsina.
La euroorden por la que ha sido detenido fue dictada por el juez instructor de la causa del procés, Pablo Llarena, el 14 de octubre de 2019, cuando el Supremo condenó por sedición a los líderes del proceso soberanista catalán que se pusieron a disposición de la justicia.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones