Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ETA

Dos policías franceses, acusados de haberse quedado armas de ETA

Ambos agentes alegaron que habían guardado las armas por afición, que son coleccionistas, y negaron cualquier intención de traficar con ellas

La Policía francesa realiza un control en el puente que une la localidad gipuzcoana de Irún con Hendaya.
Un control anterior de la Policía francesa.
efe
  • Efe. París
Actualizada 17/01/2020 a las 15:56

Dos agentes de la policía francesa han sido procesados por apropiación indebida al haberse quedado con una parte del armamento que ETA entregó a las autoridades francesas en abril de 2017 y que debía ser destruido, reveló el semanario 'Le Point'.

Tras una investigación de la policía judicial de Lille y la Policía Nacional, la Fiscalía de Arras encausó a uno de esos policías que se sentará en el banquillo.

El segundo, un oficial, ha aceptado declararse culpable antes del juicio y ha comparecido esta semana ante un consejo de disciplina en el que se solicitó su exclusión del cuerpo.

En el depósito de armas del que se habían apropiado había más de un centenar de armas, incluidos unos 80 detonadores, metralletas M4, un fusil Kaláshnikov y pistolas 357 Magnum.

En ese arsenal había no solo armas de la banda terrorista que estaban destinadas a ser destruidas, sino también otras requisadas en casos de delincuencia común.

Según 'Le Point', el agente de policía, que trabajaba con los artificieros, llevó las armas a su superior quien las escondió en unas instalaciones de la ciudad de Arras (norte) de las que era responsable, sin que fueran destruidas como estipulaba el protocolo.

El semanario precisó que fue una fuente anónima la que alertó a la comisaría de Arras de la existencia de ese depósito ilegal de armas.

Al dar con el armamento, los investigadores de la policía judicial de Lille descubrieron que la cámara de seguridad que supervisaba el almacén había sido destruida. Sin embargo, había otra cámara de vigilancia que había grabado cómo los policías la habían destruido, y eso permitió identificarlos.

Los dos alegaron que habían guardado las armas por afición, que son coleccionistas, y negaron cualquier intención de traficar con ellas. Finalmente no se les imputó ese cargo, sino únicamente el de apropiación indebida.

Tras la entrega de armas que hizo ETA el 8 de abril de 2017, una parte del arsenal se quedó en reserva por si podía ser utilizado algún día para esclarecer hechos de la banda, y el resto tenían que ser destruidas.

Te puede interesar

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE