x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Desafío independentista

Jordi Sànchez rechazó todas las propuestas de la Guardia Civil durante el registro

El responsable de la comitiva judicial ha asegurado que se negó a acceder a las diferentes alternativas sugeridas

Teniente de la Guardia Civil: “Vi a gente que intentaba tirar la puerta de acceso a la Conselleria"
Teniente de la Guardia Civil: “Vi a gente que intentaba tirar la puerta de acceso a la Conselleria"

El juicio del 'procés' afronta su séptima semana en el Tribunal Supremo. En la sesión de este lunes declaran dos mandos de la Guardia Civil que participaron en el registro de la Conselleria de Economía el 20-S. Ese día se produjeron incidentes con los concentrados en la puerta, a las que ha aludido el primer testigo, el teniente de la Guardia Civil que estaba al mando de la comisión judicial que registró la Conselleria de Economía: "Vi a gente que quería tirar la puerta de acceso a la Conselleria. Era una puerta maciza, de hierro y madera", ha admitido.

Atlas
Jordi Sànchez.

Jordi Sànchez.

EFE/ Juan Carlos Hidalgo
Actualizada 25/03/2019 a las 13:17
  • EFE. Madrid
A+ A-

El responsable del registro a la Conselleria de Economía el 20-S ha manifestado que Jordi Sànchez, que se presentó "como interlocutor válido de la masa", "nunca accedió" a las propuestas de la Guardia Civil para que pudiesen entrar en el edificio los detenidos en condiciones de seguridad.

El teniente -ahora capitán- responsable de la comitiva judicial ha declarado en el juicio del "procés" que, pese a que Sànchez (acusado de rebelión) decía tener "actitud colaborativa", se negó a acceder a las alternativas que le sugerían los mandos de la Guardia Civil y "ni siquiera" se las planteó a los concentrados.

Ya en la primera reunión que mantuvieron aquella mañana, Sànchez era, según el testigo, quien llevaba "la voz cantante" en materia de seguridad y la intendente de Mossos Teresa Laplana (acusada de sedición en la Audiencia Nacional) "aceptaba todas las soluciones" que éste planteaba.

El expresidente de la ANC les ofreció un cordón de voluntarios para que pudiesen acceder al edificio los tres responsables de la Conselleria detenidos: Josep María Jové (mano derecha de Oriol Junqueras), Natàlia Garriga y Mercedes Martínez.

Pero no permitió que por ese pasillo accediesen "ni personal uniformado ni vehículos logotipados", ni tampoco coches camuflados y personas de paisano.

Según el teniente, Sànchez quería que los detenidos fuesen "libres" acompañados de agentes, aunque no le llegó a decir que no fuesen esposados, y el acceso debía ser "a pie a través de la masa", una solución que, a juicio de la Guardia Civil, "no daba ningún tipo de seguridad" a los arrestados.

En ese punto, Sànchez rechazó habilitar un pasillo más grande ni intentar apartar "cuatro metros" a los concentrados, una solicitud que le plantearon aprovechando su "poder sobre la masa" y que tenía como base "poder proteger las armas" que se encontraban en los coches de la Guardia Civil apostados a dos metros y medio de la Conselleria, algo que, sin embargo, no le trasladaron a Sànchez.

El teniente ha relatado que pasadas las nueve de la mañana ya vio que empezaba a crecer el número de concentrados y que la calle estaba cortada, por lo que entendió que había un "elemento objetivo de afectación al orden público y de seguridad ciudadana" y pidió a los Mossos que moviesen a los manifestantes para dejar libre la vía de acceso a la Conselleria.

Sobre esa hora se presentó la intendente Laplana y cuando él le propuso que hicieran ese cordón le dijo que "ella no observaba ningún tipo de afectación a la seguridad ciudadana y que iba a mantener así la situación".

Esta respuesta, ha indicado, le provocó "indignación" porque poder cortar la calle era "un elemento objetivo, no una valoración subjetiva".

Pasada una hora, sobre las 10.30, ya no era posible hacer ese cordón porque la gente iba en aumento, y fue cuando el teniente pidió a Laplana que "por lo menos" los Mossos hicieran un cerco a los coches de la Guardia Civil "porque había armas".

-¿Qué le respondió?, ha preguntado el fiscal.

-Que lo valoraría.. y ahí me quedé.

-¿Nada más?

-Nada mas.

-¿No mostró preocupación?

-El gesto de la señora Laplana era bastante... no era muy expresiva.

No mostró preocupación, pero tampoco en ningún momento alegría, no era muy expresiva.

Una hora después y sin que los mossos hicieran nada para proteger los vehículos, los agentes constataron que la gente había podido acceder a ellos, y entonces "se le pide encarecidamente, se le ruega" a Laplana que haga el cerco.

En ese momento, según su relato, Laplana hizo una llamada y él notó "cierta actividad" de los Mossos para cumplir la solicitud.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+