Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Terrorismo

Interior entrega 805 fusiles de asalto a la Policía para proteger grandes ciudades

Se trata del mismo material que el Gobierno está negando a los Mossos desde hace meses

Simulacro de atentado terrorista en El Sadar el pasado junio.

Simulacro de atentado terrorista en El Sadar el pasado junio.

Eduardo Buxens/archivo
16/04/2018 a las 06:00
  • COLPISA/Melchor Sáiz-Pardo

El objetivo es tener capacidad de respuesta en cualquier gran ciudad de España ante la posibilidad de un ataque yihadista con vehículos o, como ha ocurrido en Francia, con armas automáticas. El Ministerio del Interior, según la documentación a la que ha tenido COLPISA, ya ha distribuido entre las diferentes unidades de la Policía Nacional un verdadero arsenal de modernas armas de guerra: se trata de 805 fusiles de asalto Heckler & Koch G36, de calibre 5,56 y de fabricación alemana. Un arma, de un valor superior a los 1.500 euros por unidad, con mayor capacidad de fuego que los Kalashnikov que han venido usando los terroristas en sus acciones en occidente.

El HK G36, que ya se ha convertido en el arma de referencia antiyihadista en la Policía, tiene una cadencia de 750 disparos al minuto frente a los 600 del popular Kalashnikov AK-47. Fue hasta 2017 el fusil de las fuerzas armadas alemanas, y ya se estaba usando en las Unidades de Operaciones Especiales de la Armada y de la Infantería.

La Policía Nacional, que ya contaba con otras armas largas mucho más antiguas como las escopetas Franchi o los fusiles de asalto de fabricación española Cetme, no quiere, sin embargo, 'militarizar' a todas sus unidades con un arma tan letal.

Interior ya ha informado oficialmente al Consejo de la Policía que solo sus unidades de élite van a tener en dotación a los HK G36. Según los informes, casi la mitad de estas armas (394 fusiles) han ido en dotación a las Unidades de Intervención Policía (UIP, antidisturbios). Desde que Interior elevara de tres a cuatro el nivel de alerta antiterrorista el 26 de junio de 2015, las UIP han sido la vanguardia de la seguridad callejera contra el yihadismo, con un despliegue casi permanente en los puntos más críticos.

Las Unidades de Prevención y Reacción (UPR, las hermanas 'pequeñas' de la UIP) son las otras grandes destinatarias de las nuevas armas de guerras con 149 de estos fusiles de asalto.

Según los informes del Ministerio del Interior, los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), la unidad de asalto más conocida de la Policía, ya cuenta en dotación con 74 Heckler & Koch G36. A la otra unidad de élite para intervenciones de alto riesgo, los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES), se le han asignado 24 de estas armas de guerra.

A la División de Cooperación Internacional, la unidad que gestiona la protección de las embajadas españolas en el extranjero, han ido a parar 30 HK G36. Tras el ataque a la embajada de Kabul en diciembre de 2015, en el que murieron diez personas (entre ellas dos miembros del CNP) fue muy criticada la falta de armamento pesado para los policías destinados a la legación.

Estas armas de guerra también han sido distribuidas a las comisarías especiales de la Casa Real (2), de la Presidencia del Gobierno (5) y del Congreso (2).

En el arsenal del depósito central del Servicio de Armamento del Cuerpo Nacional de Policía Interior todavía guarda 99 de los nuevos HK G36 recién adquiridos. Varios sindicatos y mandos policiales han pedido en los últimos meses que esas armas se repartan entre comisarías provinciales especialmente expuestas, en particular en las comunidades autónomas con fronteras con Francia o marítimas con Marruecos. Sin embargo, el Ministerio del Interior se ha negado tajantemente a que estas armas de guerra se distribuyan como dotación entre unidades no especializadas. La División Económica y Técnica de la Policía ya ha comunicado al Consejo de la Policía que no tienen la más mínima intención de generalizar el uso de este arma tan peligrosa.

VETO A LOS MOSSOS

Precisamente, el HK G36 está en el centro de la polémica del Gobierno central con los Mossos. A finales de 2016, el Gobierno de Carles Puigdemont intentó comprar un verdadero arsenal de guerra para la policía autonómica a cuenta del aumento de la amenaza yihadista. El grueso del pedido de la Generalitat, que incluía nueve tipos de armas diferentes, eran 400 HK.

Sin embargo, el Gobierno, a través de la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa, vetó esta compra al entender que no había razón para una petición tan exagerada de armas de guerra. Pidió explicaciones ulteriores a la Consejería de Interior, pero, afirma el Ejecutivo, no las recibió, por lo que ese pedido sigue bloqueado al día del hoy. No así los más de cinco millones de balas y cartuchos que también reclamaba la Generalitat, que el pasado noviembre obtuvo el permiso para su compra.

Responsables de Interior insisten en que no tiene sentido que un cuerpo como los Mossos con menos de 17.000 funcionarios tenga 400 armas de guerra cuando la Policía Nacional, con 65.000 agentes, solo tiene en dotación 805 HK y buena parte de ellas en embajadas, escuelas y armeros.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra