Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Epidemia

Alemania impone la vacuna obligatoria ante la "laguna de no inmunizados"

Merkel pasa a Scholz las riendas de la lucha contra la covid, su combate pendiente

Ampliar Alemania Merkel Scholz
Angela Merkel y Olaf Scholz, durante la rueda de prensa de este juevesEFE/EPA/FILIP SINGER
  • COLPISA. Joana Serra
Actualizado el 03/12/2021 a las 09:33
Alemania se plegó a la evidencia de que la lucha contra la covid no se ganará mientras existan "lagunas de no inmunizados" -en palabras de la canciller saliente, Angela Merkel- como las que persisten en ese país. Deberá imponerse la vacunación obligatoria. Se hará, previsiblemente, en febrero. Y, de sentarse aún Merkel como diputada en el Bundestag (Parlamento), su voto sería a favor de esa imposición. La canciller, quien como el resto de su bloque conservador y sus socios de coalición socialdemócratas habían defendido siempre la voluntariedad de la vacuna, admitió así un giro que hasta hace poco parecía impensable. Merkel se retirará del poder previsiblemente la próxima semana y no ocupará ningún escaño parlamentario. Pero dejó constancia de cuál sería su hipotético voto, tras su última reunión con los líderes regionales y su previsto sucesor, el socialdemócrata Olaf Scholz.
La vacuna será obligatoria en un país donde la tasa de ciudadanos con la pauta completa está en el 68,8% -por debajo de España o Portugal, entre otros socios europeos-. Sus autoridades se plantean administrar 30 millones de dosis -entre primeras, segundas o de refresco- en lo que queda de año. Pero hasta que esto ocurra y hasta que entre en vigor la obligatoriedad de vacunarse pasarán demasiadas semanas. La incidencia por siete días y 100.000 habitantes ha descendido levemente en los últimos días, tras meses de ascenso continuado. Sigue, sin embargo, en niveles muy altos, con 439,2 casos a escala nacional y por encima de los 1.100 en los distritos del este más afectados.
Se necesitan medidas de alcance nacional y aplicación inmediata, coincidieron la canciller saliente y su sucesor. Hasta ahora, regían severas restricciones a escala regional, tanto en el este como en Baviera. La última reunión dirigida por Merkel sirvió para consensuar protocolos unitarios, como el cierre del ocio nocturno a partir de niveles de incidencia superiores a los 350 casos semanales. El acceso a comercios no esenciales quedará restringido en todo el país a los vacunados o sanados. Y se limitarán las reuniones entre no vacunados a personas de un mismo núcleo de convivencia u otras dos de otro núcleo.
Scholz asumió así, 'de facto', las riendas de la batalla contra la covid, una crisis que Merkel no ha podido dejar zanjada. La canciller, que a lo largo de sus 16 años en el poder ha afrontado tantas otras crisis, desde la del euro a la de los refugiados, dejará el cargo en el peor momento de la pandemia para Alemania. Si en la primera ola se la revalorizó como una líder de formación científica -es doctora en Ciencias Físicas- que sabía trasladar a sus ciudadanos conceptos complejos que otros mandatarios no acertaban a entender, en la segunda y la tercera Alemania se vio castigada por picos de muertos y contagios, que solo descendieron tras meses de cierre de la vida pública.
La cuarta ola ha caído con toda su virulencia en la primera potencia europea en medio del relevo político. Las autoridades alemanas respondieron durante semanas con medidas tibias, mientras la vecina Austria y otros socios aplicaban confinamientos o avanzaban hacia la vacunación obligatoria.
Reacciones tardías A Merkel, canciller aún en funciones, se le reprochó de nuevo lo que ha sido una constante en su ejercicio del poder -las reacciones tardías-. Y a Scholz, haber estado demasiado concentrado en la negociación de su coalición con verdes y liberales, en lugar de ponerse al frente ya de la gestión, desde su posición de vicecanciller del Ejecutivo saliente. El relevo formal del poder se demorará aún unos días. La fecha prevista para la investidura de Scholz es el próximo miércoles. Antes de ello, el sábado, su Partido Socialdemócrata (SPD) deberá ratificar el pacto de coalición. Le seguirá el domingo el Partido Liberal (FDP), en un formato parecido, del que su líder, Christian Lindner, halcón defensor del freno de la deuda, saldrá formalmente designado como ministro de Finanzas.
Ya el lunes, los Verdes darán a conocer el resultado de su consulta entre las bases, con su copresidente Robert Habeck como futuro superministro de Economía y del Clima, y su compañera de cúpula bicéfala, Annalena Baerbock, como titular de Asuntos Exteriores. Scholz designó ya esta semana al jefe del equipo de crisis contra la covid, el general mayor Carsten Creuer. Pero le falta presentar la lista de los seis ministros que corresponden a su partido. El más complejo es el de Sanidad, para el que se ha barajado insistentemente a Karl Lauterbach, experto de referencia en toda la crisis de la pandemia para los ciudadanos alemanes. En su contra habla el objetivo de presentar un equipo paritario entre hombres y mujeres. De las seis plazas que debe designar el SPD, tres están fijadas -la de Scholz, la de su ministro de la Cancillería, para su hombre de confianza Wolfgang Schmidt, y la de Trabajo, para su titular saliente, Hubertus Heil-. A Scholz no le queda ya más margen para otro hombre, si se ciñe al objetivo de la paridad.
volver arriba

Activar Notificaciones