x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Bolivia

Las ansias de poder, el talón de Aquiles que ha acabado con la era de Evo Morales

Bolivia inicia ahora la etapa después de este ciclo histórico del líder indígena

Evo Morales dimite como presidente de Bolivia
Evo Morales dimite como presidente de Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha dimitido después de tres semanas de protestas por el fraude electoral en las elecciones generales del 20 de octubre.

Atlas
Foto de Evo Morales.

Evo Morales.

EUROPA PRESS
10/11/2019 a las 22:01
Etiquetas
  • Efe. La Paz
A+ A-

Evo Morales, el primer indígena en llegar a la Presidencia de Bolivia a través de las urnas, puso este domingo fin a más de 13 años de una Administración llena de luces y sombras, que le valió convertirse en el mandatario con más tiempo en el poder en la historia de la nación suramericana.

Morales, que llegó a la Presidencia con el respaldo de sectores sociales históricamente marginados, empezó a sufrir un desgaste que se acentuó tras el referendo del 21 de febrero de 2016, en el que un 51,3 % de los bolivianos rechazó dejarle que se saltase la Constitución para que se pudiera presentar a las elecciones de 2019.

Pero Morales no escuchó ese resultado y aunque el Tribunal Constitucional avaló su candidatura para las elecciones del pasado 20 de octubre, fue "la estocada final".

Ese proceso fue cuestionado por la oposición y la comunidad internacional y finalmente este domingo la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmó en un informe que detectó irregularidades "muy graves", como manipulación en el sistema informático de trasmisión y cómputo de resultados, y pidió nuevos comicios.

El DESGASTE

Para las elecciones del 20 de octubre, las encuestas lo dejaban lejos del 64,22 % con el que fue reelegido por primera vez en 2009.

El líder del Movimiento al Socialismo (MAS), que el 26 de octubre cumplió 60 años, buscó contra viento y marea terminar el plan que diseñó para su país, la agenda patriótica 2020-2025.

El sindicalista cocalero que en 2006 se convirtió en el primer presidente indígena salido de las urnas en el país, uno de los pocos en la historia en América, siempre defendió su anhelo de extender su proceso de cambio hasta 2025, año del bicentenario de la Independencia de Bolivia.

DE LÍDER SINDICAL A LA PRESIDENCIA MÁS LARGA DE BOLIVIA

Morales nació en una comunidad andina en el seno de una humilde familia campesina aimara y solo terminó el bachillerato, pero en "la escuela de la vida" de joven aprendió oficios desde pastor de llamas a panadero, albañil y trompetista.

Luego migró al Chapare, una zona cocalera en el departamento de Cochabamba, donde ascendió hasta líder sindical, lo que le catapultó a la silla presidencial en 2006 por primera vez.

En su despedida este domingo, prometió que volverá al Chapare, frente al temor de que huirá del país.

Su llegada al poder fue encumbrada por movimientos sociales, deslumbró a muchos más allá de América Latina, a la vez que desencadenó los recelos de otros con decisiones como la nacionalización de recursos naturales como el gas, enfrentándose a multinacionales con las que luego en cambio firmó grandes contratos.

Morales, uno de los pocos defensores que quedaban del socialismo del siglo XXI en Latinoamérica, en estos años de Gobierno siempre se jactó de la estabilidad económica del país y de mantener a Bolivia con uno de los crecimientos más altos y sostenidos en América, de más del 4 % durante varios años, como recordó en su despedida.

Pero la bonanza económica o la reducción del 38,5 al 15,2 % de la pobreza extrema en este periodo o el crecimiento del PIB per cápita de 961 a 2.392 dólares, no le garantizaron ahora su permanencia en el poder para un cuarto mandato.

LAS CONTRADICCIONES DEL PRIMER PRESIDENTE INDÍGENA

Los años han mostrado contradicciones entre su hablar y su actuar, sobre todo en el cuidado del medioambiente o en su condición indígena, lo que ha desgastado su imagen.

Un Evo Morales que iba a organismos internacionales a hablar sobre la Pachamana, la Madre Tierra, y los pueblos indígenas.

Y otro que gobernó Bolivia aprobando decretos que autorizaban quemas controladas, propiciando grandes incendios, incluso, en espacios naturales.

Sin temor a plantar cara a Estados Unidos, expulsando a su embajador y a la DEA al inicio de su Gobierno, o de llevar, sin éxito, a Chile ante el Tribunal de La Haya en el eterno conflicto por una salida al mar, años después se le reprochó el vender su país a multinacionales de China o por mantener aliados como el mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

LA CUESTIONADA CUARTA CANDIDATURA

A pesar de que hace cinco años él mismo dijera que al terminar esta gestión le gustaría retirarse, encontró la manera para presentarse de nuevo a estas elecciones, de forma muy cuestionada en Bolivia y por una parte de la comunidad internacional.

Logró una sentencia a su favor del Tribunal Constitucional en 2017 y con base en ella la habilitación del órgano electoral en 2018, aunque los bolivianos le habían dicho que no en el referendo de 2016.

El temor a que se perpetuara en el poder caló entre una parte de la sociedad boliviana tras las elecciones del 20 de octubre, que salió a las calles clamando que hubo fraude electoral, con episodios violentos que dejaron tres muertos y más de cuatrocientos heridos.

EL ADIÓS DE EVO MORALES

La OEA emitió este 10 de noviembre un informe pidiendo nuevas elecciones por no ser fiables las del 20 de noviembre y Evo Morales aceptó ir de nuevo a las urnas, pero su Gobierno se fue desmoronando hasta que apareció en televisión para anunciar que renunciaba por el bien de un país, inmerso en la peor crisis de su mandato.

"Muchas gracias por acompañarnos", exclamó en su adiós tras "trece años, nueve meses y 18 días" en el poder desde que tomó posesión el 22 de enero de 2006, pero advirtiendo de que "la lucha no termina acá".

Te puede interesar

DIMISIÓN DE GARCÍA LINERA

Inmediatamente después de la renuncia de Morales, se conoció también este domingo la renuncia del vicepresidente, Álvaro García Linera, quien ha acompañado a Morales como su 'número dos' desde que llegó al Palacio Quemado en enero de 2006. "He sido el vicepresidente de un indígena, de un campesino, y le seré siempre leal", ha asegurado García Linera en el vídeo retransmitido por la televisión estatal.

"Estaré siempre a su lado, acompañándolo en las buenas y en las malas", ha añadido. De hecho, según informan algunos medios locales, Morales y García Linera han partido juntos desde el aeropuerto de El Alto en el avión presidencial.

El 'número dos' de Morales ha denunciado además que "el golpe de Estado se ha consumado". "Fuerzas extrañas, fueras oscuras intimidaron personas para bloquear, para golpear con palos y clavos a mujeres, fue la primera etapa de un golpe de Estado para destituir a un Gobierno democráticamente constituido", ha añadido.

"Nosotros no hemos provocado muertes. Son ellos los que han provocado (...). Hemos tomado esa decisión para que no se use la violencia para que no maltraten mas familias, para que no golpeen más a nuestras gentes", ha remachado.

LA INCERTIDUMBRE DESPUÉS DE MORALES

Bolivia inicia ahora la etapa después de este ciclo histórico del líder indígena Evo Morales, que durante estos "trece años, nueve meses y 18 días", fue capaz de asombrar a muchos en todo el mundo y a la vez de despertar los miedos de otros por su populismo.

Carlos Mesa quedó segundo en unas elecciones de las que ya no queda duda que fueron fraudulentas: la presidenta del órgano electoral, María Eugenia Choque, ha terminado detenida.

Pero el expresidente ha ido perdiendo protagonismo a favor de Camacho, líder del comité cívico de Santa Cruz, la mayor región y más pujante de Bolivia, que ha acudido a La Paz con una aureola de salvador.

Evo Morales tuvo la oportunidad de dejar el poder por todo lo alto, pero se vio forzado a renunciar en su intento de seguir llevando a Bolivia por su histórico proceso de cambio, en un momento convulso en buena parte de América Latina.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra