Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Prácticas de dudosa ética

  • Miguel A. Sáenz Martínez
Publicado el 25/11/2021 a las 07:51
La escena siguiente se desarrolla en una farmacia/parafarmacia de “horario amplio”. Entra un cliente, en el local, y se dirige al dependiente al que solicita unas pastillas, de una marca conocida, utilizadas para aliviar el picor de garganta, las cuales pueden ser dispensadas sin receta. El dependiente se las proporciona y, a continuación, de buenas a primeras y sin que se le haya pedido consejo, trata de convencerle de la conveniencia de que combine el consumo de las pastillas con un probiótico. El cliente indica que únicamente quiere las pastillas y pregunta cuál es su precio. El dependiente se lo dice y el cliente paga sin recibir, en un principio, el ticket de compra. Únicamente cuando el cliente solicita el ticket es cuando se lo entrega el dependiente.
Soy testigo de que la escena anterior - por una parte ir a comprar un medicamento concreto y que el farmacéutico trate de convencer al cliente, sin que este se lo consulte, de la conveniencia de consumir otro artículo de parafarmacia, habitualmente de elevado coste y, por otra parte no proporcionar el ticket al cliente, a no ser que éste lo solicite- se ha repetido en más de una ocasión, en el mismo establecimiento, porque el cliente en cuestión, obviamente, soy yo. Ante este tipo de hechos me surgen las siguientes preguntas. Primera, cuando un dependiente de una farmacia actúa de esa forma, aconsejando a un cliente sin que este se lo pida, ¿lo hace de forma desinteresada buscando lo que es lo mejor para el cliente o, por el contrario, lo hace tratando de aumentar el volumen de ventas de su establecimiento? Segunda, asumiendo que es legítimo que cada empresario quiera aumentar la cifra de ventas de su negocio, ¿es ético, sin embargo, que el dependiente de una farmacia trate de convencer a un cliente sobre la conveniencia de adquirir un artículo que no ha solicitado teniendo en cuenta que una proporción considerable de la ciudadanía considera al farmacéutico como una prolongación del médico en quien cree “a pies puntilla”?
Y, tercera, ¿el tratar de no proporcionar el ticket de compra, a no ser que el cliente lo solicite, responde, quizás, a un intento de tratar de disminuir, a nivel oficial, la cifra de ventas del establecimiento para pagar, de esa forma, menos impuestos?
volver arriba

Activar Notificaciones