Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Otra de árboles... talados y defendidos

  • Juan de Juan de los Ángeles Cirauqui|
Actualizado el 16/06/2021 a las 10:01
“Una mujer permanece cinco horas junto a un peral en la Milagrosa para evitar su tala”, titulaba este periódico el 18 de mayo. Silvia de la Gala Antón se llama la persona que, obviando el qué dirán, se prestó valiente a algo que todos deberíamos haber hecho: defender un único árbol. Encomiable. No la conozco, pero la felicito como conciudadano. Ella ha defendido no un árbol, sino el bien común, la idea de la naturaleza en época de fondos Green que son papel y que, algún día, se confundirán en el imaginario con los Brotes Verdes de la entonces vicepresidenta Elena Salgado, cuando íbamos directos a la penúltima debacle económica. Porque los grandilocuentes nombres de los proyectos políticos, sean económicos o económicos entreverados de ecología (los Next Generation), son palabrería sin otro rastro, años después, que nombres traídos del marketing.
Sin embargo, Silvia de la Gala Antón dio una lección de civismo, empatía, coraje y criterio propio, plantándose para defender “un simple árbol”, que es, sin embargo, tan importante como defender el Amazonas. ¿Por qué? Porque está aquí, donde parece que nos creemos sobrados de agua, árboles, animales... en un territorio muy rico que cada vez va a menos. Y eso no se dice, pero se ve (que va a menos y a peor); lo vemos quienes llevamos cuarenta años pateando localidades y campos navarros. Cada vez talamos más indiscriminadamente. ¿Ejemplos de lo que he visto en las últimas semanas?
El árbol entre Monasterio de Alloz y la Avenida Barañáin. Un ejemplar sano y grande. Unos cuantos en la recta entre Zabalceta y Artáiz (la España/Navarra despoblada es lo que tiene, que algunos la conocemos más que para presumir de los planes que tenemos para ella sin haber visto uno de sus pueblos ni de lejos). Dos robles enormes en Bigüézal. Otros, no sé cuántos, en la carretera entre Zubieta e Ituren, por no señalar (estos no sé cuándo se talarían, yo los vi hace unos días) los magníficos ejemplares frente a la entrada de Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra. Por lo menos ocho. Quiero pensar que derribar ejemplares de esos años, esa vitalidad, ese porte, esa aportación en términos de salud pública, atesora una explicación de peso, aunque temo que habrá sido arbitrio o pereza para no tener que cuidarlos lo suficiente como para que puedan resistir tormentas y vientos racheados. Por lo demás, he mencionado árboles cerca de carreteras y en término municipal (cuya potestad no sé a quién corresponde y no me interesa: mi objetivo es que todos los competentes caigan en la cuenta de que es más trascendente que lo que parece porque cada grano hace granero).
Los que quedan fuera de este ámbito, la gestión de bosques y comunales, daría para debates infinitos que nunca se llevan a cabo. Solo se habla (poco, rápido y mal, es decir, frívolamente), cuando se produce un incendio. Después, se apaga el fuego, se olvida el asunto y que la naturaleza haga lo que pueda, que a nosotros, como sociedad, no parece que nos vaya mucho. Qué necedad. Por eso, gestos como el de esta vecina parecen anecdóticos, casi pintorescos, y deberían ser ejemplares e inspiradores. Por cierto, gracias a este periódico por recoger la noticia y no obviarla. La sensibilidad y la sensatez también se construyen desde los medios: desde lo que eligen como materia de amplificación. Porque está claro que los/las políticos/as no son diligentes para cuidar los magníficos árboles que tenemos. Otra cosa es cacarear los fondos verdes y la recuperación Green. Pero los árboles, que los cuiden en otras ciudades, o mejor, en el Amazonas, que suena más chic. Vamos a peor, digan lo que digan los informes. Lo puede ver cada uno si camina con ojos abiertos y criterio. Y bravo, Silvia, por defender ese peral, por defender la inteligencia y el respeto.
volver arriba

Activar Notificaciones