Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cuando la Administración no entiende la situación de los médicos

  • Elena Otero Arévalo|
Publicado el 04/03/2019 a las 08:42
Esta carta es para exponer a mis pacientes por qué me he adherido a la huelga convocada por el SMN (Sindicato Médico de Navarra) porque creo que nadie se lo ha explicado, y la verdad es que siento las molestias que ello les haya podido ocasionar. Por una parte existe, a mi parecer, el mal llamado “plan de mejora” con una agenda “supuestamente personalizada” con distintos tipos de citas: urgentes, programadas, concertadas, telefónicas. Algunas de estas citas tienen asignados 8 minutos, otras menos. Textualmente “mis jefes” me han dicho que el número de citas es ilimitado y depende de las necesidades que surjan pero, ¿cómo hacerlo? Admisión y Enfermería hacen su triaje correctamente según sus atribuciones y formación pero todo termina casi siempre en el médico (cuyas atribuciones y número de citas no están definidas en ningún sitio). Conclusión: el médico corre, intenta ver al paciente urgente lo mejor posible, más los pacientes que estaba citados, más atender las llamadas de teléfono, más salir al aviso urgente dejando la consulta colgada, más hacer los avisos programados de ese día y además mirar los resultados de las pruebas que ha pedido para que no se nos pase nada. Espero que así entiendan por qué a veces les veo con prisa, les ayudo a quitar la ropa y aunque les vea la cara triste (porque entre pantallazo y pantallazo de ordenador les veo la cara) como ahora no les puedo atender, doy cita para otro día porque hoy no llego.
Por otra parte, la Administración mide si yo veo al paciente rápido, sin espera excesiva (a mí también me estresa ir con retraso), sin derivar en exceso a especializada, apuntando todo en los protocolos, recetando el antibiótico con menos resistencias y registrando todo en el ordenador a velocidad de administrativa. Me encanta mi trabajo pero no soy una superhéroe, me gusta primaria por la posibilidad de ver la evolución longitudinal del paciente pero creo que se lo están cargando. No entiendo que la administración (“los jefes”) no haya pensado en posibles soluciones como, por ejemplo, contratar más médicos para periodos de mayor carga asistencial (gripe, peregrinos, vacaciones). O en el caso del colectivo de Enfermería, pienso que está infrautilizado e infravalorado y que con formación y autorización de más competencias podrían compartir con nosotros parte de esa carga asistencial. Por último, me falta una política de educación sanitaria desde la administración fomentando el uso racional de nuestra Sanidad.
En fin, existe toda una serie de reivindicaciones que el SMN expresa muy bien. Su agradecimiento cuando hemos compartido distintas situaciones de “la vida” ha sido mi mayor aliciente para superar los malos momentos en los que me he sentido incomprendida y utilizada por “mis jefes”, bueno eso y desde luego la enfermera Susana, mi amiga y compañera “de batalla”. Hace años, cuando comencé a trabajar, si faltaba un médico lo sustituían, ahora tienen que faltar 3 para poner uno, dicen que no hay médicos pero lo que no hay son contratos y condiciones decentes. La administración dice que “en otros sitios están peor”, yo pienso que hay que mirar a los mejores para progresar. ¿Por qué la administración no intenta dialogar y comprender la situación? Sólo me queda darles las gracias por su paciencia.
Elena Otero Arévalo médico de familia en el centro de salud de Estella
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora