x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JESÚS E ÍÑIGO SÁNCHEZ-OSTIZ PADRE E HIJO PERDIDOS EN LARRA

"Ha sido la peor noche de nuestras vidas"

Subieron al Anie y querían bajar a comer. Pero se echó la niebla en el descenso. Padre e hijo pasaron la noche a 1.850 metros en un agujero en la nieve, sin ropa de abrigo y a cuatro grados bajo cero. Sin comer ni beber desde el mediodía.

Actualizada Sábado, 10 de abril de 2010 - 02:35 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . ISABA

Descendían después de hacer cima en el Anie (2.507 metros) cuando la niebla se les echó encima. Dieron aviso al 112, pero anocheció sin que el dispositivo de búsqueda diera con ellos. Así que cavaron un vivac (agujero en la nieve) y pasaron la noche a 1.850 metros de altitud, a 4 grados bajo cero y sin haber probado agua ni comida desde el mediodía.

Ayer a las ocho y media de la mañana fueron rescatados por lo bomberos (de Cordovilla, Navascués y también franceses) y miembros del GREIM de la Guardia Civil.

El pamplonés Jesús Sánchez-Ostiz Gutiérrez, de 50 años, empresario de la construcción y profesor en la UPNA; junto con el tercero de sus cinco hijos, Íñigo Sánchez-Ostiz Chivite, de 19 y estudiante de Económicas de la Universidad de Navarra, relataban ayer al salir del centro de salud de Isaba, donde fueron tratados, cómo pasaron la noche. "La peor noche de nuestras vidas", decían aún con temblores en las piernas por el frío pasado.

¿Cómo están?

Jesús: Yo tenía un problema en la rodilla, así que ha sido un grado más de dureza. Era casi la primera excursión que hacía este año, aunque ya he subido este monte cuatro veces. Nos gusta y practicamos mucho el monte.

Íñigo: Yo tengo la cara pelada por el viento. Nos han dado suero sobre todo para hidratarnos.

¿Cuándo se tuerce la excursión?

Jesús:Salimos a las seis y media de la mañana de Pamplona y llegamos aquí con pleno sol y sin mucho frío. La idea era subir, bajar y comer a Juan Pito. Pero después de hacer cima se complicó. No encontrábamos la ruta para volver, entró la niebla y ya no sabíamos por dónde ir. Era desesperante, hacía frío, te pegaba la ventisca y estabas perdido.

¿Cuándo deciden avisar al 112?

Íñigo: Cuando volvimos a ver nuestras propias huellas tras dos horas andando, era que ya estábamos perdidos. Eran las seis de la tarde, sabíamos que no íbamos a llegar al coche.

Jesús:Con la niebla no se veía ni a tres metros, una ventisca terrible, no encontrábamos un sitio donde parar y refugiarnos. Tampoco veíamos ninguna referencia.

Íñigo: Nos dijeron que nos quedáramos en el sitio para no bajar más y no perder la cobertura, porque si entrábamos en el bosque nos quedábamos sin cobertura.

¿Cuándo se dan cuenta de que tienen que pasar la noche ahí?

Íñigo:A las ocho empezamos a montar el vivac, a las nueve oscureció y ya nos dijimos: "Aquí toda la noche". Hacía mucho viento, tanto que apenas nos oíamos entre nosotros.

Jesús: A las ocho de la tarde tuvimos alguna ilusión porque oímos el helicóptero, pero se echó la noche y la ventisca dificultaba mucho la búsqueda a pie. La verdad es que actuaron con una celeridad digna de encomio.

¿Iban bien equipados?

Jesús: Ni comida ni bebida. Y la ropa... bien, pero no para pasar noche, porque hacía un día precioso cuando salimos. Sí teníamos la manta térmica.

Habrá sido una noche muy larga

Íñigo: Pusimos dos piedras en el agujero de la nieve y ahí nos quedamos toda la noche en cuclillas.

Jesús:Desde que se nos echó la noche eran 15 horas por delante. Tenías que levantarte, la roca se te clavaba en las vértebras, y luego estaban los temblores... Hemos pasado mucho frío. Era curioso, teníamos temblores durante tres minutos y luego, como el cuerpo reaccionaba al frío, se paraban, pero volvían automáticamente a temblar. Y no era un castañeo de los dientes, era temblar brazos, piernas... todo.

Íñigo: Estábamos juntos y notábamos cómo temblaba el otro.

Jesús: En algún momento nos levantábamos porque ya no podíamos aguantar más con las rodillas, nos dábamos abrazos, friegas, golpes... Y todo eso a oscuras.

¿Hablaron con la familia?

Íñigo:Sí, varias veces con mi madre, pero no podíamos gastar batería. Mi madre estaba nerviosa.

¿Consiguieron dormir?

Íñigo:Yo algo, sí.

Jesús: Algunas cabezadicas yo creo que también he dado, pero un sueño muy ligero y con continuos sobresaltos. Además el propio viento te trae sonidos que no significan nada y que tú con la ansiedad te crees que ya están aquí.

El amanecer habrá sido un alivio

Íñigo:Ha amanecido sobre las siete y media, hemos empezado a andar en línea recta, para calentarnos un poco y hemos llamado.

Jesús:Hemos visto el helicóptero y hemos ido dando indicaciones desde abajo, con el móvil y haciendo señas subidos a dos lomas... Cuando lo hemos visto ha sido pensar: "Ya estamos a salvo, de ésta salimos". Porque si entonces nos dicen que tenemos que andar cien metros más por Larra no hubiéramos podido. Teníamos la ropa mojada, los pies hinchados...

Íñigo:La rodillas dolían de estar toda noche en mala postura, no podía andar más.

Jesús: Nos han cogido en helicóptero hasta donde estaba el coche. Allí nos han dado mantas, nos hemos tomado un par de cafés, y nos han llevado al centro de salud de Isaba, donde se han portado muy bien, nos han puesto suero y nos han calentado los pies, porque teníamos hipotermia. Ahora tenemos que descansar, pero primero llegar a Pamplona, que es el cumpleaños de mi mujer.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Hola María José, me alegro enormemente que todo saliera bien y que los dos esten ya calentitos, reponiendose y en casa. Independientemente de eso, pienso que son un tanto irresponsables, sobre todo despues de leer la entrevista, ya que creo que no salieron a la montaña con las minimas medidas de seguridad. Se puede criticar su acción sin tener por eso que dejar de ser humilde.montañero
  • esto es noticia? la noticia hubiera sido si dos personas adultas, sanas y con un nivel intelectual alto no hubieran sido capaces de hacer frente a una noche a la intemperie. Vamos, para darles con el pendrive con todos los programas del último superviviente en la cabeza!! Aún así enhorabuena majos, lo que no nos mata nos hace mas fuertes!!Que no!!!! que es por ahí!!! ese tronco me suena!!!
  • Mª José, tu si que tienes razón, suscribo todo lo que has dicho. Ah y me alegro que solo haya sido un susto.Mackaine
  • enhorabuena por vuestro rescate, estoy de acuerdo en que deberíamos llevar un localizador gps o similar, a cualquiera puede suceder con niebla o en otros casos como accidentes fortuitos o de animales....javier
  • Haber ascendido un monte como el Anie, sin apenas entrenamiento (primera ascensión en todo el año), con un problema de rodilla, sin ropa, sin comida, sin agua, sin mapa, sin brújula, sin GPS... la verdad es que hay quien piensa que ir a la montaña es igual que pasear por la Taconera. Espero que después de tanto despropósito, no se les ocurriera probar suerte con el coche y volver a 200 km/h, con los ojos cerrados. Creo que bastantes desgracias han ocurrido en los últimos tiempos en la montaña, como para tentar más a la suerte. A pesar de lo expuesto anteriormente, ME ALEGRO MUCHO DE QUE LO PUEDAN CONTAR. Eneko
  • Creo que es mejor dar gracias porque han llegado a buen puerto y no sentirnos tan sabiondos los que estamos en casa calentitos, con el frigorifico, despensa y fregadero al lado, esto puede pasar, pero el mundo esta lleno de los que siempre dicen" los demas no saben nada son unos irresponsables" y son los que mas meten la pata, mejor es ser humildesmª jose sanchez-ostiz gutierrez
  • Me alegro de que esteis de vuelta a casa sanos y salvos, con una experiencia que seguro no querreis repetir, y como han dicho aquí, no olvideis nunca llevar algo de comer, frutos secos, agua, chocolate...Martín Iraburu
  • Enhorabuena por salvar la vida. Pero se necesita mas cabeza a un señor de 50 años y profesor. ¿quien paga los gastos de salvamento y el helicoptero? A partir de ahora footing por YamaguchiLuis
  • Cualquier dia, cualquier monte cualquier momento es idoneo para que te ocurra algo. Asi que menos hacerse el guay y mas prevencion y prudencia, llevar siempre agua, algo de comida (frutos secos, chocolatem galletas,..), ropa de abrigo, un chubasquero (con uno sencillo puedes salvarte del frio y el aire...). Si la gente no entiene esto mejor que se quede en el bar o en el sillon de casa viendo la teleLos imprudentes que no vayan al monte, por favor
  • El GPS tambien viene bien en estos casos..........ZIPIROT
  • Me alegro de que todo aya salido bien, en este año tan desastroso en la montaña, un saludoMENDIZALE BAT
  • Llevar algo de comida aunque sea chocolate o frutos secos no cuesta nada por mucho que haya intenciones de bajar a comer al pueblo... Y por supuesto agua. ¿A quien se le ocurre subir al monte sin agua? En fin...Un poco de cabeza

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual