x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Una inmobiliaria de CAN pagó un millón que acabó en la red que investiga Garzón

Caja Navarra señala que figura como el pago por la búsqueda de suelo y un estudio sobre la idoneidad de la inversión

Actualizada Viernes, 6 de noviembre de 2009 - 17:17 h.
  • DN . PAMPLONA .

Una sociedad inmobiliaria catalana participada por Caja Navarra pagó un millón de euros en 2003 a una sociedad que forma parte de la red investigada por el juez Baltasar Garzón sobre corrupción urbanística en Cataluña.

El pago realizado por "Badalona Building Waterfront" (BBW) en 2003 acabó en manos de otras cuatro sociedades cuyos beneficiarios son personas investigadas en esta trama, incluido un ex alto cargo de la Generalitat con CIU y un ex diputado del PSC, luego empresario inmobiliario. Un portavoz de Caja Navarra (que poseía el 45% de la sociedad en ese momento) señaló ayer que en su contabilidad este dinero consta como pago por la búsqueda de suelo residencial y realización de estudios sobre la idoneidad de la inversión. La caja estima que fue un pago que se vio "razonable" por un trabajo realizado y señala desconocer cualquier vinculación con la investigación judicial y el destino final del dinero.

El puerto de Badalona

Como se recordará, dentro de la "Operación Pretoria" sobre la presunta corrupción urbanística en Cataluña, Garzón investiga la venta de un solar junto al puerto de Badalona para construir viviendas y el presunto pago de comisiones a personas que el juez vincula con tráfico de influencias y cohecho. La promoción, finalmente, no se ha llevado a cabo hasta la fecha. En concreto se citan tres pagos realizados por la sociedad "Badalona Building Waterfront" citados en el auto de Garzón, y que suman 5 millones de euros entre 2003 y 2004.

BBW compró el solar en 2003 y sus accionistas eran Caja Navarra, con un 45%, Schroeder Invest (una sociedad de inversión inmobiliaria con diversos socios) con otros 45%, y Marina Badalona (10%), una sociedad pública de la localidad propietaria original del solar. La caja financió la compra del solar y luego se convirtió en accionista para la promoción, igual que ha hecho en otras regiones con socios locales.

Un millón de euros

Caja Navarra sólo era accionista de la sociedad BBW cuando se realizó el primero de los pagos que el juez cita en su auto. Se trata del pago de 1.046.993 euros realizado en marzo de 2003 a la sociedad "Sanur Cien Construcciones". Un portavoz de la entidad navarra aseguró ayer que se trató de un pago que se estima "razonable" que figura en la contabilidad y remuneró las gestiones para la búsqueda y selección de suelo y los estudios de idoneidad de la inversión (plan de inversión). Garzón señala que el millón de euros fue cobrado por "Sanur Cien", cuyo administrador era Luis García, un empresario que fue en su día diputado regional del PSC y es considerado por el juez el "cerebro" de la trama de tráfico de influencias.

La investigación del juez detalla que la empresa receptora del millón de euros distribuyó a su vez este dinero a otras cuatro sociedades (ver información bajo estas líneas) cuyos beneficiarios son personas mencionadas repetidamente en el auto de Garzón por otras operaciones inmobiliarias bajo sospecha. Para el magistrado "este pago carece de justificación hasta el momento en la instrucción". Es llamativa la presencia de Jeff Schroeder entre los beneficiarios ya que era además socio de la propia BBW o sociedad pagadora en el momento de los hechos.

Otros pagos

Los otros dos pagos que cita el juez en su auto y que corresponden a BBW se realizaron cuando ya Caja Navarra había vendido su participación en la compañía, lo que ocurrió en marzo de 2004. En aquel año, la constructora Espais y la promotora Procam (de Caixa Catalunya) compraron el 90% de la sociedad BBW al vender su participaciones Caja Navarra y Schroeder Invest.

Así, tras la salida de la CAN, la BBW pagó 2,5 millones de euros a la sociedad Kundry Blu, también citada en numerosas ocasiones en el auto. Se trata de la empresa a la que se encargó desde el comienzo la gestión del proyecto urbanístico de Badalona y el pago se realizó precisamente para pagar la cancelación del contrato.

Fue precisamente el hecho de que el proyecto no avanzara en 2003 lo que llevó a Caja Navarra a plantearse la búsqueda de socios para el desarrollo del proyecto inmobiliario. Fuentes de la caja señalaron que durante 2003 se pusieron sobre la mesa diversas ofertas de empresas nacionales al resto de los socios pero no fueron aceptadas. Incluso se propuso que Cubican, la filial inmobiliaria de Caja Navarra, se hiciera cargo de la gestión del proyecto, pero tampoco fue aceptado.

Finalmente, a comienzos de 2004, fueron los socios catalanes los que presentaron en el seno de la sociedad BBW una oferta de compra por parte de Espais y Procam. CAN aceptó la venta por el mismo precio que una de las ofertas que había patrocinado ella. Vendió en marzo de 2004 su 45% en BBW por 13 millones de euros y se generó una plusvalía (ganancia) de 6 millones.

Fuentes de la entidad navarra señalaron que lo único que tienen comprobado es que vendieron su 45% en esa fecha, aunque no les consta que el otro socio Schroeder Invest realizara la venta a la vez.

Por último, el tercer pago que investiga Garzón también se realizó cuando ya Espais y Procam eran los dueños de BBW. Se trata de 1,46 millones de euros que, según detalla el juez, acabaron en manos de Luis García, Macia Alavedra, Luis Prenafeta, estos dos últimos ex altos cargos de la Generalitat en la época de Jordi Pujol (CIU). Prenafeta y Alavedra, ambos en prisión, alegan que se trata de pagos por labores legales de asesoramiento.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual