x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ACTOR

Jordi Rebellón: "No encontraré otro papel con tanta fuerza mediática"

"House" o "Anatomía de Grey" son grandes series, pero "Hospital Central" es más cercana a los españoles"

Actualizada Miércoles, 4 de noviembre de 2009 - 04:00 h.
  • MERCEDES RODRÍGUEZ . COLPISA. MADRID

Ha vuelto la serie más longeva de la televisión. Hospital Centralacumula diez años de trayectoria en la pequeña pantalla, y con ella ha regresado a los nuevos capítulos su personaje más carismático, el doctor Rodolfo Vilches, interpretado por el actor barcelonés Jordi Rebellón.

A sus 52 años, Rebellón, que estuvo dos años ausente de la serie, reconoce que se ha buscado un lugar en esta profesión gracias a la interpretación de este médico un tanto áspero, y recuerda que el personaje nació antes que House. Gracias a su exposición en la pantalla volvió a ser reclamado por el teatro y también por la pequeña pantalla para interpretar el papel del alcalde Miguel Grima, asesinado en su pueblo, Fago, que dio título a la miniserie de TVE. En su regreso a Hospital, justificado sobre el guión por estar sometido a un régimen de protección de testigos, tiene un nueva compañera y oponente, Montse Germán (Tocar el cielo, Atlas de geografía humana), lejos ya de su emparejamiento con Alicia Borrachero, que se desprendió de la serie.

¿Hay Hospital Centralpara rato?

No lo sé. Esa es la pregunta del millón. Mientras haya una buena audiencia, la serie seguirá porque es un prestigio para la cadena. Esperemos que los espectadores la sigan respaldando.

En la última temporada, algo bajó.

Sí, pero es que hay mucha competencia, muchas cadenas, cada vez es más difícil. Pero Hospital Central tiene mucho mérito en mantenerse pasados diez años con casi tres millones de audiencia.

¿Cómo se afronta esta nueva etapa?

Con personajes que desaparecen, algunos nuevo, y la vuelta del doctor Vilches. Aparecí en la última secuencia el último capítulo, a modo de reaparición.

¿Y también hay Vilches para mucho tiempo?

Vuelve con mucha fuerza, después de haber estado años en régimen de protección de testigos con otra identidad. El personaje es un bombón para cualquier actor y tiene cuerda para rato. Se le pueden dar muchos matices, puede estar en todas las tramas y da mucho juego.

¿Para usted qué ha significado este personaje?

Casi todo en mi profesión. Vilches me ha dado mucho, igual que yo a él durante diez años. Desde que interpreté este papel ya no tengo que explicar quién soy en esta profesión y estoy contento porque es un personaje que te sale una vez en la vida, si es que alguna vez sale. Y sé que nunca volveré a encontrarme con un papel con tanta fuerza mediática. Tengo que aprovecharlo al máximo y sacarle el mayor partido, y tengo suerte de que forme parte de la serie más longeva en la historia de la televisión en España.

¿Qué engancha a los espectadores a Hospital Central con la competencia médica que hay en ficción?

House o Anatomía de Grey son grandes series, pero Hospital Central es más cercana a los españoles. Son casos que pasan aquí, más próximos a nuestra situación y mucho más entendible, más llevadera. No me gusta hacer comparaciones. Nosotros debemos defender lo nuestro y decir que la nuestra llegó mucho antes que los dos títulos norteamericanos, y que nos mantenemos con audiencias por encima de ellos.

¿Cómo ve la ficción que se hace ahora en España?

Tenemos buena ficción, pero se hacen tantas que no caben en la parrilla y algunas tienen que morir. Es igual que ocurre con las películas norteamericanas, que se hacen muchísimas y buena parte muy malas, sólo que también las hay mejores.

Además, con la nueva ley, las series computan en el 5% de inversión en cine, por lo que saldrán más títulos.

Sí, pero no pueden subsistir todas. Con que se reparta el pastel, ya estaría bien. Además, en la televisión tiene que haber productos para todo el mundo. Se ha perdido la programación infantil, que ya no existe, que era una manera de jugar de los niños. Hay que elegir muy bien lo que vemos, porque todo no se puede ver porque cada cual tiene sus gustos. Paradójicamente, yo no soy un espectador de series, y no porque no me gusten, es que no quiero engancharme para no estar pendiente de perderme un capítulo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Jordi Rebellón es el ácido doctor Vilches. TELECINCO


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual