x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JUICIO POR EL ASESINATO DE NAGORE LAFFAGE

El hombre que alertó del crimen dice que el acusado estaba "nervioso" pero "no borracho"

El padre del acusado dice que su hijo "nunca ha sido violento" y que "no era bebedor habitual" porque "era atleta"

Actualizada Miércoles, 4 de noviembre de 2009 - 19:08 h.
  • AGENCIAS. Pamplona

El compañero de trabajo al que José Diego Yllanes llamó para pedir ayuda tras cometer el asesinato de la joven Nagore Laffage manifestó hoy en la tercera jornada del juicio que cuando quedó en aquel momento con el procesado éste estaba "muy nervioso y angustiado", pero aseguró que no le dio la impresión de que estuviese "drogado o borracho".

Según afirmó, Yllanes le dijo que no quería acudir a la Policía porque su familia "no podía pasar por esto" y porque "su vida se destruía", y señaló que le dijo que lo haría "pero más adelante, cuando se hubiese muerto una abuela suya de Perú".

El compañero de trabajo de Yllanes, que conocía al acusado tras coincidir con él en la universidad, aunque dijo no mantener con él una relación más allá de la laboral, declaró esta tarde como testigo en la tercera jornada del juicio por el asesinato de la joven irunesa Nagore Laffage en los Sanfermines de 2008. Según explicó, llamó a la Policía Municipal para transmitir lo que el acusado le había contado porque era "la única y mejor forma de ayudarle".

El testigo explicó que la mañana del 7 de julio estuvo hablando "un buen rato" en su coche con José Diego Yllanes después de que éste le llamara "nervioso" y "dando la impresión de que algo importante había pasado". Por este motivo, expuso, se "apresuró" a acudir a la cita.

"Recuerdo que se montó en mi coche y vi que estaba muy angustiado, le pregunté que le pasaba y no sé por qué le pregunté si le habían pegado y me dijo que ojalá le hubieran pegado una paliza de muerte", señaló el compañero de trabajo de Yllanes, quien aseguró que el procesado le repitió "una serie de veces" que "había hecho algo muy malo, que yo no lo iba a perdonar en la vida y que el alcohol le sienta muy mal".

En ese momento, expuso, le dijo a Yllanes que se tranquilizase, que no pasaba nada y que le contara lo que había sucedido. En un momento dado, explicó, el procesado le preguntó si había visto la película 'Very Bad Things' momento en el que le preguntó si la chica "estaba muerta", ya que, en la cinta una de los personajes muere accidentalmente tras salir de noche y los protagonistas deben esconder el cadáver. Por este motivo, pensó que la muerte de la chica de la que hablaba el procesado podía ser accidental y le instó a llamar a la Policía "cuanto antes".

Según el testigo, durante los cerca de 40 minutos que estuvo con Yllanes "no dijo nada" de Nagore Laffage, aunque le dijo que "ella me pegó primero" e hizo alusión a la joven y al dolor de su familia "en algún momento". Durante la declaración, recordó que el acusado estaba "muy nervioso y angustiado" pero aseguró que no le dio la impresión de que Yllanes "estuviese bajo los efectos del alcohol".

"Cuando se hizo a la idea de que mi opinión era que había que llamar a la Policía se puso un poco más nervioso y me preguntó si le delataría. Le dije que no porque íbamos a ir juntos a la Policía a dar parte, él se puso más nervioso y me dijo que si le delataba se suicidaba, me lo dijo varias veces, y fue lo último que me dijo", declaró.

El compañero del procesado, señaló que se planteó que Yllanes se podría suicidar y afirmó que le dijo que "ojalá le hubieran matado". Sobre la personalidad del acusado, expuso que nunca vio una conducta "extraña" ni "agresiva" en su persona, y aseguró que le había comentado más de una vez que "nunca" iba a tomar drogas.

Preguntado por el fiscal sobre por qué Yllanes se puso en contacto con él y no con otra persona, reconoció que la llamada del acusado le sorprendió y señaló que creía éste sabía que se encontraba de guardia en su puesto de trabajo. Según dijo, en el encuentro que mantuvieron ambos Yllanes le dio a entender que le pedía ayuda aunque "no recuerdo ninguna frase específica en la que me pidiese ayuda". No obstante, insistió en que el acusado le dijo "que entendía perfectamente que no le quisiese ayudar y me dijo que tenía que haber avisado a su primo".

Sobre si es posible que Yllanes le llamara porque dispone de un todoterreno que le podría servir para transportar el cadáver de Nagore, el testigo manifestó que en ningún momento le hizo alguna referencia sobre el transporte del cuerpo y sobre utilizar su vehículo.

También declaró esta tarde como testigo el padre del acusado, quien explicó que en el primer contacto telefónico que mantuvo con su hijo, hacia la 1 del mediodía del día 7 de julio, y tras preguntarle qué había pasado porque la Policía se encontraba en su casa, el procesado le manifestó que "no se acordaba".

Según declaró, con las dos novias que ha tenido el acusado siempre ha visto "una relación muy correcta" y aseguró que Yllanes "nunca ha sido violento". Además, explicó que su hijo "no era un bebedor habitual" al ser un chico "atleta".

El padre de Yllanes expuso que la primera noticia que tuvo el día 7 de julio sobre el asesinato de Nagore Laffage fue hacia la una del mediodía cuando se encontró con la Policía "en la puerta de mi domicilio" y le trasladaron que "había pasado un hecho muy grave". Por este motivo, explicó, llamó a su hijo varias veces. Finalmente, fue el propio Yllanes quien se puso en contacto con su padre, momento en el que "le pregunté qué había pasado y me dijo que no se acordaba".

Respecto al primer contacto que tuvo con su hijo, horas más tarde cuando le encontró en la casa familiar de Sorogain, aseguró que estaba "tiritando, muy ofuscado y diciendo que se quería morir" y precisó que "nos decía que nosotros nos fuéramos y aseguraba que se quería suicidar". "Con la madre y la hermana le estuvimos convenciendo de que no se suicidara", agregó.

Asimismo, explicó que Yllanes le comunicó que tenía "algunos flashes" sobre lo que había sucedido y que "se acordaba de haber visto a la chica en el suelo", pero insistía en que "no se acordaba". Además, el padre del acusado afirmó que creía que le dijo que la había "asfixiado".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual