x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CINTRUÉNIGO

La tradición más dulce

Montes dice que es difícil encontrar aspirantes para recoger el testigo y que está dispuesta a ceder la patente y la fórmula

Actualizada Viernes, 23 de enero de 2009 - 04:00 h.
  • P.R. . CINTRUÉNIGO.

LOS cirboneros volverán a degustar, un año más, un dulce típico de la localidad. Se trata de las tradicionales trenzas de la Virgen de la Paz que, en tiempos en los que escasean los actos que dan lustre a la fiesta de la patrona de Cintruénigo, elabora Carmen Montes Álvarez en su obrador de la calle Barón de la Torre, fiel a la cita del 24 de enero.

Junto con su esposo, José Luis Álvarez, y el matrimonio formado por Manuel Magaña y Mila Navascués, Montes, de 62 años, lleva 35 trabajando durante el mes de enero en el mantenimiento de una costumbre que le transmitieron Patro y Visi Álvarez, dos tías carnales de su marido. Éstas, a su vez, recibieron la receta de su padre, Francisco Álvarez, quien la había heredado de su progenitor, Pantaleón Álvarez, en el siglo XIX. Precisamente de ahí es posible datar un sencillo dicho que circula en Cintruénigo durante estos días: "Si la Virgen de la Paz se volviera caramelo, me la comería yo el 24 de enero".

El origen de esta costumbre no está completamente localizado, pero se sabe que los pequeños roscos de dulce trenzado evocan unos añadidos de pelo natural que lucía la imagen de Nuestra Señora de la Paz antes de su restauración, en tiempos del párroco Miguel Fraile Montorio.

Falta de relevo

Las trenzas disfrutan de un loable estado de salud. "No les afecta la crisis, ya que los pedidos que tenemos son prácticamente los mismos que otros años", dijo Montes. En concreto, los cuatro artesanos pondrán en el mercado unos 8.000 rosquillos de dulce nacarado, resultado de procesar 200 kilos de azúcar. El precio es el mismo que el del año pasado: 3,10 euros cada bolsa, que contiene 10 trenzas.

Carmen Montes afirmó que sus tías le decían que la trenza bendecida tiene propiedades curativas para la garganta. "Yo no podría asegurarlo, pero lo que sí que puedo afirmar es que si se tiene carraspera, notas un alivio", indicó.

En lo que no nota alivio es en las ostensibles quemaduras que tiene en sus manos. "Es que uno de los misterios reside en aguantar la masa de azúcar incandescente entre las manos, manejándola para hacer flexible la pasta de caramelo", aseguró.

Montes añadió que es difícil encontrar aspirantes para recoger el testigo de la elaboración de las trenzas. "Si algún valiente está interesado en aprender, no hay problema. Le cedo las fórmulas y la patente, y encima le enseño a hacer las trenzas", consideró Montes.

La cuestión es que, gracias al trabajo y a las ganas que ponen en la elaboración de las trenzas la cirbonera Carmen Montes y sus ayudantes, los vecinos de la localidad ribera volverá a disfrutar este año de la "reliquia" que supone la trenza de la Virgen de la Paz, un típico dulce de Cintruénigo que se bendice por San Blas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Es una pena que tradiciones como esta se pierdan, por falta de personas que sigan con la tradiciónCarmen

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual