x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los jóvenes quieren conducir a los 17 años

Los colectivos navarros involucrados valoran la medida como "positiva", aunque siguen a la esper de nuevas concreciones

Actualizada Domingo, 20 de febrero de 2011 - 04:00 h.
  • NOELIA GORBEA . PAMPLONA

L A iniciativa lanzada por Tráfico hace casi un año, en la que se proponía permitir que los jóvenes de 17 años pudieran conducir sin la necesidad de tener en su poder un documento que les acreditara como aptos en la carretera, acaba de dar nuevos pasos. Aunque la fecha sigue sin confirmarse, todo apunta a que la conducción de menores acompañados de adultos será una realidad.

La medida, que ya se proyectó para que entrara en vigor en 2004 y en la que se recoge que los menores circulen siempre acompañados de un adulto, sigue suscitando interés dentro del colectivo automovilístico navarro.

Así, esta versión de andar por casa de unas "prácticas más baratas" para los inexpertos al volante sigue sin dejar indiferentes a los sectores que podrían verse afectados una vez que la medida llegue a aprobarse. De momento, desde la Dirección General de Tráfico estiman que podría implantarse para la primavera de 2012.

Por ello y aunque los colectivos involucrados en el cambio (padres, aseguradoras, autoescuelas y los propios menores) se muestran, en general, a favor de la iniciativa, mantienen sus propios puntos de vista, matizando a su manera la propuesta de Tráfico. Así, desde el Real Automóvil Club Vasco Navarro aseguran que, basándose en la aceptación que tiene en países como Francia, Estados Unidos, Austria o Suecia, entre otros, no ven por qué motivo no debería funcionar en nuestro país. "Si el verdadero fin es disminuir las cifras de siniestralidad en las carreteras, estamos encantados de aceptar todo tipo de iniciativas favorables al respecto", expresan.

Requisitos obligados

De hecho, la imagen de un padre enseñando a manejar un vehículo a su hijo resguardándose entre las sombras de la noche en una calle sin salida o en un polígono industrial es una constante en la mente de muchos de los conductores que hoy día circulan por las carreteras de la Comunidad foral.

Sin embargo, tanto jóvenes como tutores deberán cumplir, siempre que la medida sea aprobada por el Consejo de Ministros, con una serie de requisitos antes de ponerse al volante, si no quieren ser sancionados. Para conducir un vehículo a los 17 años, el joven principiante deberá tener aprobado el examen teórico y haber asistido a un total de 20 horas prácticas en una autoescuela. Por su parte, el adulto que le acompaña como copiloto deberá, además de tener intacto su saldo de puntos y ninguna multa por haber cometido una infracción calificada como grave o muy grave, acreditar una experiencia mínima al volante de cinco años.

Tras este periodo de conducción tutelada, hasta los 18 años, el joven podrá examinarse de la parte práctica y comenzar a circular como cualquier otro automovilista novel. "Creemos que se van a perder algunos valores en seguridad vial como la correcta transmisión de todas las pautas y normas. Si un padre se salta un ceda el paso o no pone el intermitente en todos los cambios de carril, giros, incorporaciones, etc. inculcará estos vicios de manera inconsciente al aprendiz", sostienen desde la asociación de Profesores de Educación Vial de Navarra, en consonancia con la asociación Provincial de Autoescuelas de Navarra.

En esta línea, las asociaciones de padres de la Comunidad foral también perfilan la norma. "Estamos a favor de que se plantee una conducción pareja a la de otros países, pero el alumno debe demostrar que sabe conducir, independientemente de las horas que necesite", señala José Javier Solabre. Del mismo modo, los responsables de Herrikoa dicen que la educación en materia de seguridad vial es clave. "Si la medida asegura las garantías suficientes, nos parece una alternativa positiva".

Es más, quienes se encuentran ahora en las autoescuelas, tanto en la fase teórica como en la práctica, también ven la norma con una ventaja. "Sales de la autoescuela con el carné y a muchos les da miedo coger el coche. Es mejor tener experiencia previa", asegura Sandra Sorbet, coincidiendo con sus compañeros de aula José Lima, Miguel Ángel Fortes, Mónica Astancaiy Cristian Soto.

Por su parte, desde el Consejo de la Juventudcoinciden en valorar el proyecto como una medida "muy positiva". "Pensamos que podría contribuir a que los jóvenes adquieran una mayor experiencia al volante para cuando tengan que enfrentarse al tráfico en solitario", expresó su presidente, David Chivite. Con esta idea, los colectivos insisten en la importancia de disminuir la siniestralidad en las carreteras. "Esa meta es esencial, por ello pensamos que los tutores deberían pasar un cursillo y demostrar que tienen una base", dicen.

Seguridad responsable

Así, apoyándose en las cifras y a pesar de que los accidentes mortales en las carreteras se han reducido un 58% desde 2001 (hubo 1.730 muertos en 2010, un 9,1% menos que hace un año), desde el RACVN insisten en que la mayor tasa de accidentes entre los jóvenes se produce en los primeros años de conducción de un novel. "Los chicos salen sin tener seguridad y con apenas unas horas de experiencia. Esto es lo que les hace dudar y acaba por provocar accidentes, muchos mortales", explican. Por ello, proponen que los tutores realicen un curso previo. "Quizá deberían poner una edad superior a quien les acompañe. Que sea un adulto, no otro joven, ya que podría ser peligroso", señalan.

Del mismo modo, las aseguradoras apoyan esta medida, indicando que están "a favor de cualquier iniciativa que persiga reducir la siniestralidad", siempre que se identifique al tutor y al coche que se va a utilizar. "Vemos esencial que se notifique el riesgo que asume el vehículo", afirman.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual