x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Adriana,una mirada azul

Al implantarle las prótesis de color azul, su mirada se abrió como una flor, sus compañeros pensaban que ya veía

Actualizada Domingo, 26 de septiembre de 2010 - 02:41 h.
  • TEXTO Y FOTOGRAFÍAS IVÁN BENÍTEZ

E sta noche he soñado que estaba en la nieve . Jugaba con mis primos. Me tiraba en trineo. La nieve estaba fría. Muy fría. Era blanca. Muy blanca". Adriana Palomo Miranda tiene siete años y probablemente sea una de las personas con ceguera total más joven de Navarra. Los oculistas aseguran que casos como el suyo se dan en muy pocas ocasiones: en el 0,1% de los nacimientos.

La madre de Adriana, Ana Miranda, periodista en activo, de 41 años de edad, aclara que los sueños de su hija se reproducen según sus vivencias. "En este sueño", detalla, "relaciona el blanco de la nieve con el frío". Los colores, de la mano de las sensaciones. A Adriana le encanta entrar en las pescaderías y sentir el frío del hielo. "Su mundo se reduce a lo que puede oír, oler o tocar. El resto, se lo cree", señala Ana. Con tres años, Adriana se obsesionó con el cielo y la muerte. Con seis, se interesó por la luna: "¿Es bonita la luna?", preguntaba. El eco, le sorprende a la vez que le desconcierta. Las nubes, le encantan. Los insectos, le resulta muy difícil "verlos".

Juan Julián Muñoz, jefe del departamento de Asuntos Sociales de la ONCE en Navarra, afirma que en 2010 no les consta que se haya registrado ningún nacimiento de bebés con ceguera total en la Comunidad foral. "Hasta la fecha, en Navarra, tenemos reconocidos como ciegos totales a 150, más otros tantos afiliados que conservan un nivel tan bajo de visión que apenas les es válido para desenvolverse con este sentido". En el 2009 tampoco se dieron casos de bebés ciegos totales. "La mayoría presentaban deficiencias añadidas", expresa.

El día que corrió sola

Es lunes 20 de septiembre. Son las diez de la mañana de un día radiante en el colegio Lorenzo Goicoa de Villava. Final de verano. Adriana relata su sueño mientras realiza los ejercicios de matemáticas en clase, utiliza una máquina Perkins de escritura braille. Miguel Romeo Jiménez, de 24 años, indica los ejercicios que deben resolver desde el encerado. El pupitre de Adriana está en primera fila. A su lado, se sienta Mª Victoria Napal, una pedagoga terapéutica (PT) con 25 años de experiencia. Reconoce que esta viviendo una situación nueva. Un desafío. Ha aprendido braille para poder trabajar con la pequeña. "Es una niña que te quiere y se deja querer. Convive en un permanente esfuerzo. Me gusta".

El color preferido de Adriana es el morado, su madre lo relaciona con Leire, su mejor amiga, "es el que más le gusta "; si tiene que escoger un sabor, se queda con el de una buena sopa, en invierno; un sonido, el waka-waka, de Shakira; una película, la de ET, con la que lloró desconsoladamente; un libro: Kika superbruja, lo ha leído tres veces.

La lectura es su ventana al mundo exterior. Una ventana que entreabre cada noche, en la parte alta de una litera que comparte con su hermana Aiora, de tres años. Lee con la luz apagada, algo a lo que no se acostumbra su abuela, que las enciende desconsolada.

Su vitalidad, su inquietud, hinchan las velas de un mundo interior en constante ebullición. Su avidez por aprender carece de límites. Adriana comienza la jornada a las ocho de la mañana con un vaso de colacao y galletas, y termina a las siete y media de la tarde en casa con la tarea, el baño y la cena. Dos veces por semana recibe clases de violín y lenguaje musical en la escuela de música Hilarión Eslava de Burlada.

Adriana es valiente. Lo demuestra cada día. El año pasado, sin ir más lejos, disputó el torneo inter-escolar Hiru Herri de Burlada. Su madre no era partidaria de inscribirla, por razones aparentemente lógicas, pero ante su insistencia, accedió. No le quedó más remedio que sentarse en el graderío y observar. Abrió los ojos y lloró al comprobar el coraje de su hija. Adriana no quiso que nadie la guiara de la mano. Así que corrió sola. Los gritos del público le alentaban y conducían desde la grada. Coreaban su nombre al unísono. Ana no pudo contener la emoción.

¿Por qué no puedo ver?

Miguel Romeo, su tutor, confiesa que no comprende de dónde saca tanta imaginación. Adriana obtuvo el tercer premio de redacción infantil del colegio, con un cuento que tituló la Dragona. Una historia repleta de adjetivos, en la que un guerrero llamado Luís, se enfrenta a Iris, una dragona a la que le gusta comer personas. La dragona y el guerrero terminan siendo amigos.

Adriana está perfectamente integrada en el aula. A la hora del recreo, sale al patio, apura rápido el bocadillo del almuerzo, y juega con las compañeras, que la cogen de las manos y no la sueltan en ningún momento. Le encanta saltar a la comba. En cada salto, deja caer una pregunta y una sonrisa. Es un torrente de interrogantes. Un mar de dudas.

Ana recuerda el día en el que su hija, con tan solo tres años, llegó del colegio e izó la bandera de los interrogantes. "Mamá, ¿por qué no puedo ver y mis compañeros sí?". Su madre, sorprendida, le respondió: "Naciste con los ojos muy chiquititos. Por eso no ves". Una respuesta que, Adriana, unos meses después, también escuchó en el colegio, esta vez en boca de sus compañeros : "¡Cómo vas a ver si tienes los ojos cerrados!".

El secreto mejor guardado

Adriana progresaba. Crecía con fortaleza, pero sus ojos lo hacían de manera dispar, desproporcionada, respecto a su cuerpo. Esta es la razón por la que decidieron implantarle unas prótesis. Al principio, las prótesis eran marrones, pero ella quería unos ojos azules, por algún motivo que guarda bajo llave en el cofre de sus "secretos". Lo importante es que su mirada se abrió como una flor silvestre, para sorpresa de sus compañeros. Al verla entrar en clase con los ojos tan abiertos, exclamaron : "¡Adriana ya ve!".

Adriana nació un miércoles 14 de mayo de 2003 en Pamplona. Una fecha en la que la portada de este periódico informaba de la colocación en la variante de la estatua de Iñigo Arista, la más alta de la ciudad. Ese día, nacía en Navarra un bebé con el cabello rubio, el rostro iluminado por una piel clara, y los ojos apagados por el blanco de la oscuridad. Un blanco que generó al principio el desconcierto e inquietud de sus padres. Un desasosiego que se tiñó de miedo quince días después, cuando el pediatra les comunicó que los ojos de Adriana eran más pequeños de lo normal y que su visión se reduciría un 98%. Un año después, los especialistas les comunicarían que la ceguera sería total. Ana se vino abajo: "¿Por qué a mi?", se lamentó. El llanto no duró mucho. Empujados por la tenacidad de su marido, Jose Ignacio, un administrativo, de 41 años, que tenía claro que su hija no debía recibir un trato distinto al resto, se pusieron manos a la obra. Empezaron a buscar información. Y cayeron en brazos de los programas de estimulación temprana de la ONCE y del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (CREENA). A partir de ese instante, Ana abrió sus ojos. Su miedo se mudó con la piel de la felicidad. Pasó de preguntarse: "¿Por qué a mí?" a responder: "Es lo mejor que me ha pasado ".

Los mensajes de un bebé ciego

Desde la ONCE explican que un bebé ciego está en la nada, si no está en contacto con una persona o los objetos, éstos no existen. Un estado de percepción en el que las personas y las cosas se manifiestan de forma casual, apareciendo como experiencias auditivo-tactiles que rompen momentáneamente el vacío. Los sonidos y voces son un reflejo del mundo exterior, pero siempre discontinuos e intermitentes. Su mundo estará formado exclusivamente por los objetos con los que mantiene contacto. "Necesita un "yo auxiliar", una persona que le muestre el mundo, que por lo general, suelen ser los padres por eso es tan importante este vínculo", indica Esperanza Calderón Alonso, maestra en la ONCE , la primera persona en acoger a los padres de Adriana. Esperanza trabaja con bebés ciegos y deficientes visuales.

"En la ONCE les enseñamos a afrontar y controlar la primera fase de duelo, a comprender las señales que transmiten sus hijos y darles una respuesta adecuada. La comunicación visual entre los padres y su bebé es esencial. Al no existir este tipo de comunicación el bebé va creando conductas adaptativas que le permitirán acceder al mundo y relacionarse con los demás. El cuerpo del bebé emite multitud de señales que los padres deben entender. Por ejemplo, si cierran los puños, significa que están enviando un mensaje de rechazo, hay que dejarle tranquilo. Uno de sus principales canales de comunicación será el oído. Le orienta. Así captan la atención".

Esperanza reconoce que este mundo es muy complejo y muy difícil de explicar. Da más ejemplos. "Si se quedan completamente quietos en la cuna es porque se encuentran en una situación de atención, de alerta . Hay que estimularles. Informarles de lo que sucede. Hablarles. Explicarles cada detalle. El estímulo es muy importante. No existe un sexto sentido. Desde que nacen, al carecer de visión todos los sistemas deben de readaptarse y reestructurarse ya que no va a existir el "feed-back" que da la vista. A lo padres se les enseña con una metodología". Durante los primeros meses de vida el bebé ciego vive en una especie de vacío. Nada de lo que no pueda tocar va a existir para él. Esto ocurre solo hasta que el niño adquiere la permanencia del objeto, ya que a partir de ese momento, siempre sabrá que aunque no lo vea, no lo toque, ni oiga, el objeto puede estar ahí. "Tenemos que ofrecerles el mayor número de experiencias para que desarrollen su curiosidad".

Esperanza insiste, con vehemencia: "Un niño ciego posee la misma capacidad cognitiva, el mismo lenguaje que un vidente. Aunque carecen del sentido de la vista, logra las mismas adquisiciones que el resto de los niños, pero con un desarrollo diferente". Manifiesta que al principio les cuesta andar, se retraen, porque no saben lo que se van a encontrar. "No hay que evitar que se choque o se caiga. Hay que explicarle qué ha pasado. Somos sus ojos. Es muy importante poner palabras a sus emociones, para que más tarde las puedan expresar por sí mismos. Hay conceptos que ellos nunca van a conocer. Se pueden hacer una idea. Los colores se les muestra a través de las sensaciones. Sus sueños se ciñen a lo sonidos y a las sensaciones del propio cuerpo. Ellos no pueden imaginar de manera visual".

-¿Y si un ciego de nacimiento recuperase la vista?

"Les costaría adaptarse", responde Esperanza. "El esquema cognitivo es diferente. Hay un desconocimiento total del mundo de los ciegos. Sin embargo debemos valorar el progreso social. De conceptos como: inutilidad, reclusión, ocultamiento y separación, hemos alcanzado, gracias a la historia, el planteamiento de retos en otros términos: diversidad, accesibilidad, normalización. Personas activas, responsables

"Nunca he renunciado a nada por tener una hija ciega y no he notado diferencias a la hora de educar a mis dos hijas".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Su sonrisa y su alegría iluminan siempre todos los sitios donde está. Su presencia siempre es una lección de vida.Maravillosa Adri
  • Eres preciosa Adriana y tus padres unos campeones.
  • maestro
  • Estoy regresando a Pamplona el 1/10, si esta familia necesita que le den ayuda, como cuidar a la niña por ejemplo, ahi va mi mail para lo que necesiten.julia izu saqracho
  • Impresionante. Siempre soy muy critico y muy acido en mis comentarios pero quiero que sepais que valoro un gran trabajo como este, es impresionante el texto y tambien las fotos. Esta calidad es la que os hace lideres. En cuanto al lado humano, le deseo a Adriana y a su familia lo mejor. SaludosKepa Sada
  • Estoy emocionada.....esto sì que es coraje y ejemplo.enhorabuena a todos. Maria
  • Un tema muy serio, muy emocionante.Todo mi apoyo a la familia y profesorado
  • Magnifico artículo que nos enseña una experiencia de vida maravillosa. Son muchas las personas con dificultades bastante menores que se dedican a lamentarse, espero que con esta demostración de fuerza y valentía aprendamos lo verdaderamente bello de la vida. Enhorabuena a Adriana por esos padres y esos profesionales tan estupendos que tenemos en Navarra (una pena los recortes que Pamplonesa señala, que lo quiten de otras partidas menos humanas)Maria
  • Estoy emocionadísima. Esta niña llegará lejos.Que maravillosos son los padres
  • UN ABRAZO ENORME ADRIANA.....QUE SEAS Y QUE TE HAGAN FELIZ! Un ejemplo para el resto de personas que no tienen ninguna discapacidad, que se agobian por cosas pequeñas...y ella a pesar de todo, sigue adelante y no se hunde..... Animo a sus padres.... Felicidades! Hay que ser muy valientes.... Hay miles de niños con deficiencias en otros paises, que son abandonados en orfanatos..... Ellos han demostrado un gran corazon y una gran valentía al luchar junto a su hija.... Todo un ejemployo
  • ENHORABUENA, POR SABER LUCHAR EN ESTA VIDA. ESTOS REPORTAJES SON IMPORTANTES , PARA SABER SENSIBILIZAR A LAS PERSONAS . GRACIAS . RAKELRAKEL
  • yo estube el dia que corrio en Burlada y ver como un monton de padres le animabamos y como le guiaba su profesor fue muy emocionante un beso adriana una madre
  • Tuve la ocasión de coincidir con Adriana una vez en la delegacion de la ONCE en Pamplona.Me pareció una niña muy avispada, inquieta, inteligente y todos los adjetivos que se os ocurra despues de leer este fantástico reportaje (reconozco que ha hecio emocionarme). Felicidades para Adriana, todo su entorno y para todos los profesionales de la ONCE y del CREENA tanto y tan bien colaboran en la buena educacíon y en la integración de las personas con discapacidad en esta sociedad tan complicada que nos toca vivir. AFILIADO A LA ONCEAFILIADO A LA ONCE
  • Maravillosa Adriana y maravillosa su familia.Carol C.
  • enhorabuena por los logros! una maravilla de niña!!...
  • Enhorabuena para Adriana, y, sobre todo, enhorabuena a sus padres, porque si la niña es así de maravillosa es gracias a que sus padres la han educado así, le han enseñado la belleza de la vida a través de los ojos del corazón. El amor lo puede todo.
  • Adriana es un encanto y atesora cualidades inmensas que le permiten vivir con normalidad. Adriana tiene la suerte de vivir constantemente pegadita a las emociones y eso le va a permitir convertirse en una gran persona. Ella y sus papás son valientes y han entendido que la normalidad es el camino a seguir. Adriana es música y algún día acompañará a la Banda y Coro de Valtierra en alguno de esos conciertos tan bonitos que nos ofrece; ya lo verán. Desde Valtimor un fuerte abrazo para Adriana, sus papás y abuelos y también para el periodista que ha sabido llegar a la fibra del lector. Yo también me he emocionado.Jorge Hualde
  • OTROS NIÑOS CON PROBLEMAS TIENEN QUE ASUMIR QUE SON DIFERENTES Y SU CASO NO TIENE CURA PORQUE NO HAY NI ASICIACIONES, NI MEDICOS QUE SEPAN QUE HACER Y SUS PADRES TERMINAN POR NO SABER QUE HACER AL VER QUE NADIE LES APOYA Y TODO SON LARGAS, LES HABLO DE LAS E.R. (ENFERMEDADES RARAS) ESTANIÑA HA TENIDO UNA SUERTE MAYOR QUE LA LOTERIA Y ME ALEGRO PERO PIDO UN POCO MAS DE AYUDA PARA LOS QUE TENEMOS HIJOS CON OTRO TIPO DE ENFERMEDADES QUE POR AHORA NO TIENEN NI NOMBRE O SON TAN POCOS CASOS QUE NADIE LOS ESTUDIA Begoña
  • Hermoso reportaje, Adriana, desde aquí tienes una admiradora. Tuve la oportunidad de hacer prácticas con personas ciegas hace años fuera de Eapaña, visitar un museo táctil con ellos fue una de mis tareas y para mi de todas mis vivencias ha sido una de las más hermosas, los ciegos son personas con un mundo interior muy especial, de los que aprendes y no dejan de conmoverte. Hoy leo esto y sigo sintiendo la misma sensación interior de sobrecogimiento, ójala existiera aquí un sitio donde poder trabajar con ellos... Adriana, se que tu mamá te leerá estos comentarios llenos de admiración y cariño, te mando un abrazo muy grande pequeña. Y espero poder leer tu cuento.Isabel
  • Enhorabuena por esta maravilla de hija y ENHORABUENA POR DECIDIR LUCHAR, merece la penaPadre
  • Adriana ve mucho más que otras personas en plenas facultades visuales. Porque tiene la inmensa suerte de estar rodeada de amor, de personas que le hacen sentir segura y avanzar en su autonomía personal. Enhorabuena a la familia. Y gracias al periodista por ofrecernos un testimonio humano tan valioso y emotivo.Admirable
  • Adriana eres una campeona. Eres un ejemplo a seguir. y tus papas tambien. Un beso muy grande a esta familiaolga
  • No puedo parar de llorar!
  • Bravo Adriana Belen
  • No tengo palabras para descibir mi emoción. Historias como estas me hace pensar de nos quejamos el resto de los mortales. Siempre quejandonos de bobadas cuando hay casos como este. Debemos reflexionar y mirarnos en personas tan fuertes como ella. ENHORABUENA ADRIANA.ENHORABUENA ADRIANA

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra