x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Cuando las mujeres hicieron escuchar su voz en las elecciones de 1933

El catedrático Ángel García-Sanz presentó ayer "El voto femenino y las elecciones municipales de 1933 en Navarra"

Actualizada Viernes, 6 de noviembre de 2009 - 04:00 h.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA .

Madres y esposas con un campo de actuación limitado al hogar. Marginadas del espacio público, la invisibilidad de las mujeres de principios del siglo XX empezó a difuminarse progresivamente, hasta que pudieron votar por primera vez en las elecciones municipales del 23 de abril de 1933.

Así lo refleja el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Pública de Navarra, Ángel García-Sanz Marcotegui, que ayer presentó el libro El voto femenino y las elecciones municipales de 1933 en Navarra. Su obra analiza al detalle la evolución de la presencia de las mujeres navarras en el espacio público desde finales del siglo XIX hasta las elecciones municipales de 1933.

"Este libro obedece a la necediad de dar respuesta a un debate historiográfico; de saber si la mujer, cuando tuvo ocasión de votar por primera vez, votó en sentido distinto de los hombres", aseguró ayer García-Sanz. Aunque el autor sostiene que la mujer estaba marginada en la vida pública, destacó su presencia en otras perspectivas: cuando intervenía ante las autoridades para defender a sus maridos e hijos que luchaban en la guerra, o cuando estaba presente en las manifestaciones católicas.

El nacimiento de un voto

"A partir de la segunda década del siglo XX se observa un cambio evidente en la cuestión femenina. Hay noticias de huelgas protagonizadas por mujeres como modistas, y en Navarra empieza a aparecer un feminismo de signo católico que se percata de las transformaciones que está habiendo en toda Europa. Es un proceso complejo y contradictorio, porque se sigue incidiendo en que el campo específico de la mujer es el hogar doméstico y la atención a los niños", expresó el autor de la obra.

Fueron dos los puntos de inflexión que favorecen el sufragio femenino: Primo de Rivera concede el voto a la mujer "desde un punto de vista paternalista, y el carlismo se convierte en defensor del voto femenino"; y además, la formación de la República fue esencial, cuando en 1931 la mujer puede ser votada pero no puede votar.

Los partidos políticos navarros visualizan la presencia pública de la mujer desde diferentes perspectivas: mientras que los tradicionalistas se oponen tajantemente, los demócratas y republicanos se muestran favorables al sufragio universal, "aunque las mujeres pueden votar sólo cuando se culturicen. Tienen miedo de la influencia que el clero puede tener sobre ellas".

Durante el primer bienio republicano la mujer hace notar su presencia; se crea una Liga de jóvenes navarras en defensa del movimiento religioso, con mucha fuerza en la Ribera y la Zona Media. Las mujeres más jóvenes, las más formadas y las trabajadoras son las que más reivindican sus derechos("el 98% me atrevo a decir que son maestras", señaló el autor).

"La derecha se percata de que la izquierda logró el 87% de los votos en 1931 y reacciona, quiere captar el voto femenino mediante la religión", apuntó ayer Ángel García-Sanz. Las elecciones municipales de abril de 1933 (que se realizaron de modo parcial) fueron el marco en el que las mujeres pudieron votar por primera vez. El voto femenino y las elecciones municipales de 1933 en Navarra analiza los índices de participación y los resultados. En Navarra, la participación se cifró en un 66,7%; un 74,6% fue masculina, y un 57,4% femenina, y se renovaron 148 de los 267 ayuntamientos, la mayoría situados en la montaña y en la Zona Media. "Puedo afirmar que las mujeres votaron en el mismo sentido que los hombres dentro de los pueblos, y que los resultados fueron favorables a la derecha", concluyó.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Ángel García-Sanz, acompañado por Sara Ibarrola, gerente del Instituto Navarro de la Igualdad. SESMA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual