x
    Navarra
CASCANTE

La Casa-Museo de Vicenta María recibe la maqueta del monumento a la santa

La talla se ha colocado en el primer piso del museo, donde se encuentra la documentación de la canonización

Actualizada Jueves, 13 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • R.V. . CASCANTE

La familia Sanz Artanga ha donado a la casa-museo de Vicenta María de Cascante la maqueta original del monumento a la santa realizado en 1976 por el artista ribero Antonio Loperena.

La maqueta es una talla en escayola de 65 centímetros y está pintada en un color oscuro que imita al bronce. Se trata de la pieza original sobre la que Antonio Loperena esculpió la imagen de la santa en el monumento que se encuentra junto a la fuente de la citada localidad.

Esta talla pasó cuatro años en casa de Moisés Rosas Rubio. "Cuando Loperena terminó la escultura le sobraba la maqueta, se la pedí y me la dio porque mi esposa (Romero Sanz Artanga) es de Cascante", recordó.

Los últimos 29 años la maqueta del monumento a la santa Vicenta María estuvo en casa de los hermanos de Romero, Carmen y Fermín Sanz Artanga. "A mitades de julio decidimos donarla al museo atendiendo a la sugerencia de un amigo. Ése era el mejor lugar donde podía estar", comentó Carmen.

Desde el museo

La encargada del museo de la santa es Vicenta María Seco López y conocía con anterioridad la existencia de la talla. "Llamaron a la puerta, bajé y me encontré a Carmen y a Fermín con la santa en brazos", relató la religiosa. La maqueta se colocó a la entrada de la exposición. "La recibimos con todo el agradecimiento hacia esta familia que ha mostrado su delicadeza donándola al museo", confesó. La talla se podrá contemplar en el primer piso, donde se encuentra la documentación referida a la canonización.

La religiosa Vicenta María Seco sospecha que entre la población cascantina puede haber más recuerdos de la santa. "La hermana Dolores Fernández, que estuvo en esta casa de Cascante, me habló del sonajero de la santa. Estará en algún domicilio de la localidad y sería bonito colocarlo junto al faldón de la santa", añadió. El motivo de que no haya más cosas se debe a que "cuando su padre murió, la santa se deshizo de todo ordenando quemarlo, aunque las religiosas guardaron parte de sus ropas", explicó Vicenta María.

La religiosa confesó que ella posee una reliquia. "Coincidiendo con la canonización, a las religiosas que estábamos en Roma nos dieron un huesecito de la santa", concluyó.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

De izquierda a derecha, Moisés Rosas, Romero Sanz, la talla de santa Vicenta María, Carmen Sanz y la religiosa Vicenta María Seco, posan con la donación en el museo cascantino. R.V.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra