Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PAMPLONA

Torun, ciudad de leyendas

Una delegación de Pamplona ya está en Torun para conocer la ciudad con la que aspira a ser la Ciudad Europea de la Cultura en 2016. Así es la localidad polaca.

Actualizada Jueves, 29 de mayo de 2008 - 04:00 h.
  • I.M.M. . ENVIADO ESPECIAL A TORUN (POLONIA)

LA delegación del Ayuntamiento de Pamplona llegó ayer a Torun, ciudad de 200.000 habitantes con la que aspira a conseguir la capitalidad de la cultura europea en 2016. La ciudad polaca recibe al visitante con el paso del caudaloso río Vístula, que acompaña el camino si llega desde la capital del país, Varsovia.

Torun, antigua ciudad amurallada, muestra todavía tres de sus 11 puertas de entrada y conserva algo más de un kilómetro de su antigua muralla, si bien buena parte de ella ha sido reconstruida. La muralla es una de sus muchas similitudes con Pamplona. Es ciudad universitaria por excelencia, con casi 30.000 alumnos matriculados cada año en su amplia oferta de carreras. La parte antigua de la ciudad, el Old Town, se rodea de jardines y parques y llegar al centro de la localidad es realmente sencillo desde cualquier punto. Pero si hay algo de lo que los toruneses presuman es de su famoso astrólogo Nicolás Copérnico. Su casa museo ha sido restaurada y se puede visitar. Entre otros objetos, se muestran las publicaciones y útiles que el astrólogo utilizó sobre 1540 para perfilar su teoría: el sol no se mueve, lo hace la tierra, en lo que se llamó la teoría heliocéntrica. En el mismo museo de Copérnico se exhibe otro de los asuntos que cualquier ciudadano de Torun está dispuesto a defender ante todo: la receta secreta de los piernikis, el clásico pastel de jengibre de la ciudad que se fabrica cuidadosamente desde hace siglos con los mismos ingredientes. Lleva harina, aceite, azúcar, miel, canela, clavo, pimienta y jengibre, pero nadie dice cómo se consigue el toque final.

La trompeta de Dios

Desde lo alto de la catedral de los santos Juanes (S XIII) se puede ver una espectacular vista de la ciudad y comprobar a poca distancia el tamaño de su gran campana, una de las más grandes de Europa. Cuenta la leyenda que antiguamente su sonido se conocía como La trompeta de Dios, porque su sonido hacía pensar a los habitantes de varios kilómetros a la redonda que el mundo se acababa. Justo debajo de la catedral, en la gran plaza donde los toruneses pasean y toman una cerveza en las amplias terrazas, las leyendas de la ciudad continúa reflejada en dos estatuas de bronce. Una es la de un violinista, que consiguió sacar con su música a una plaga de ranas y recibió como premio la mano de la hija del gobernador. La otra es llamada el Spanish Donkey. Los maleantes recibían su castigo durante horas ante la mirada pública montados en un burro que tenía en la silla una especie de pincho que provocaba fuertes dolores a los castigados.

La delegación pamplonesa fue recibida anoche por el alcalde de Torun y hoy comenzará una visita oficial de dos días.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Cuánto nos cuesta esta visita? Quién decide lo que es inversión y lo que es gasto? Quién decide qué es un gasto justificado de un gasto injustificado y en conseucencia un derroche absurdo e inoportuno? Hay alguien que vele por la economía de la ciudad en el consistorio? Quién?? Tiene obligación de informarnos?Gasto o derroche?

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra