Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La almadraba, tres mil años de tradición al servicio ahora de los japoneses

El arte de pesca tradicional se sigue aplicando en la actualidad en el litoral gaditano para capturar el atún rojo, muy apreciado en Japón

Actualizada Sábado, 24 de mayo de 2008 - 15:01 h.
  • AGENCIAS. Cádiz

La almadraba es un arte de pesca tradicional con tres mil años de historia y que en la actualidad continúa practicándose en aguas del litoral gaditano, parada obligatoria para cientos de empresarios japoneses, deseosos de conseguir el apreciado atún rojo.

El sector almadrabero está repartido en cuatro localidades -Barbate, Zahara, Conil y, en menor medida, Tarifa- donde aún continúan pescando el atún rojo como lo hacían sus antepasados: mediante un sistema de redes que se ubican a un kilómetro de la costa y atrapan al túnido en su paso migratorio por el Estrecho de Gibraltar cuando se dirige a desovar desde el Atlántico al Mediterráneo.

A pesar de las transformaciones y de la evolución de la técnica, la esencia de este tipo de pesca hace que el atún rojo sea hoy en día uno de los productos más codiciados en mercados tan exigentes como el japonés.

Aunque el mercado nacional o el europeo también cuentan para el atún de almadraba, el japonés es el que más toneladas acapara y, de hecho, las capturas de la almadraba de Barbate no llegan a pisar puerto.

En la bocana se encuentra un buque que menos de 45 minutos después de que se haya producido la "levantá" (nombre por el cual se conoce a la captura de los atunes que han caído en las redes), los congela para que lleguen al mercado japonés en unas condiciones idóneas para su consumo en crudo.

Durante los meses de mayo y junio es muy común ver a japoneses por los alrededores del puerto de Barbate y, fruto de esta corriente, restaurantes tradicionales de la zona, además del típico "atún encebollado" o el "morrillo a la plancha", sirven platos como el "sashimi" o el "sushi".

No obstante, las almadrabas tienen que luchar para sobrevivir contra la esquilmación de los caladeros por parte de flotas pesqueras de cerco o de palangre.

En noviembre del pasado año la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico (ICCAT) aprobó un paquete de medidas que establecían un mayor peso para las capturas y regulaban las paradas biológicas.

El Plan de Recuperación del atún rojo aprobado por la Unión Europea en 2007 cifró el máximo de capturas para España en 5.568,21 toneladas anuales, de las que 1.417 correspondían al sector almadrabero.

A juicio del presidente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba OPP-51, Diego Crespo, esta política de cuotas "ha sido un fracaso" porque las cuotas deberían fijarse en un periodo mayor y no en un año.

"La almadraba es un arte que esta fija, por lo que no se puede ir en busca del atún. Por ello pedimos que la cuota se contabilice en el periodo de cinco años para poder contrarrestar años malos, en los que sólo se cogen 800 toneladas, con años buenos", explica Crespo.

Pero ésta no es la única dificultad a la que se tiene que enfrentar el sector, ya que existe un proyecto para la construcción de un parque eólico marino en aguas del Cabo de Trafalgar, algo que, según Crespo, "cortaría el paso del atún rojo en su ciclo migratorio por la zona de la costa de Cádiz".

La almadraba ha perdurado a través de los años merced a que la tradición ha ido pasando de padres a hijos y, en la actualidad, da trabajo directo a más de 400 familias.

Una de las principales novedades que ha introducido el sector para tratar de mejorar la calidad del producto final en estos años y diferenciar el atún de almadraba de otros ha sido la puesta en marcha de unas instalaciones congeladoras en el mismo puerto de Barbate.

También ha conseguido una certificación del atún rojo de almadraba bajo la denominación comercial de "Atún salvaje de almadraba del sur de España", que permite diferenciarlo en el mercado y acogerse al sello de "Calidad Certificada" de la Junta de Andalucía.

El proceso artesanal de la captura de los túnidos es todos los años un espectáculo al que quieren asistir miles de turistas que quieren ver cómo los pescadores sacan piezas de tres metros de longitud y 200 kilos de peso desde dentro del "copo" (las redes donde los atunes quedan atrapados en la superficie del mar) en una imagen insólita.

Por eso, la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba está desarrollando con la Junta de Andalucía un proyecto turístico para abrir la almadraba al publico.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • La verdad no entiendo de pesca ,pero si capturas los atunes antes de que desoben,no se garantiza su reproduccion.FJPM

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra