Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Efecto Esporrín

  • Aitor Castañeda Zumeta
30/05/2019
Una de las más divertidas escenas del 26-M en Pamplona fue una pletórica Maite Esporrín alagándose de los resultados de su lista, que ganó dos concejales, al grito de “Agur, Asiron!”. Eso sí: los socialistas quedaron terceros, engordando su lista con los votos de las extintas Aranzadi (Podemos) e I-E, que solo le permitieron superar a Geroa Bai. Resulta curioso que ahora Esporrín haya gritado a los cuatro vientos que siendo tercera se presentará a la alcaldía. Pero para que ella salga, es necesario que Bildu la vote, cosa que no parece importarle mucho. Tampoco a Asirón, que sigue soñando con una Iruña de izquierdas. No así los socialistas de Navarra y España, quienes ya han advertido a Esporrín que “Agur” se dice una vez, y no quieren a Bildu cerca. Resulta ilógico también que la tercera fuerza del consistorio se vea con fuerza para liderar el ayuntamiento, en una postura riveriana que aúpa a los últimos no por su fuerza real, sino por la imagen que chupan de los medios. Mi conclusión es clara: Maite Esporrín quiere aprovechar el “efecto Sánchez” y la casi muerte de Podemos en Navarra para dar visibilidad a su partido, aunque ello le suponga sagaces estratagemas como pasar del “agur” al “kaixo” con Asirón por un día. No sería extraño que las llamadas “fuerzas del cambio” se aliaran ahora para elevar a Esporrín al poder, y que se coma ella el muerto de gobernar haciendo pactos con quien pueda, aún bajo la vigilancia de una poderosa Navarra Suma (Na+) que también le ha robado votos. Una estrategia que va más por la vía de la imagen que de la efectividad, muy condicionada por lo que haga Chivite, que como ya he razonado en este diario, consistirá muy probablemente en dejar gobernar a Na+. Entretanto, ganar cuota mediática es algo que el PSN agradecerá después de cuatro años de letargo, en la que ahora marcará los tiempos de un gobierno que se avecina constitucionalista. Y de derechas.
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba