Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Destino Navarra

Dos paraísos naturales acuáticos por Tierra Estella

Dos pequeñas rutas desde el pueblo de Eulz (Estella) hacia la presa de aguas cristalinas de Bellín y la cascada de San Fausto, pasando por el mirador de San Fausto y Lazkua

Cascada de San Fausto.
Cascada de San Fausto.Cedida
  • Laura Gallardo Saiz.Pamplona
Actualizado el 23/08/2021 a las 10:22
Un paseo por la presa de Bellín que culmina en la cascada de San Fausto, dos paraísos naturales acuáticos en Tierra Estella y una ruta ideal para hacer con niños o como paseo tranquilo.
Desde Eulz comienza el paseo que se dirige a presa de Bellín (1 hora y media) para regresar en ruta circular ascendiendo hasta las peñas de Belástegui, un mirador de San Fausto y Lazkua, sin llegar a coronar la cima. Una vez de vuelta en Eulz, se coge el coche hasta las inmediaciones de la cascada de San Fausto (20 minutos).
Presa de Bellín
El paseo comienza subiendo por la parte alta de Eulz, las marcas verdes que guían la ruta comienzan en la casa rural Belástegui, de hecho esta fue la encargada de balizar el camino. En la subida pueden verse las vistas de la sierra de San Fausto con su cascada y la sierra de Líkiz con las
A la vista está la sierra de San Fausto con su cascada y la sierra de Lókiz. Siguiendo las marcas verdes se llega a un descenso hacia el río Urederra, donde está la presa Bellín. Al salir del bosque aparece un claro y una gran poza. Tras continuar un poco más por el camino está la presa de aguas cristalinas.
Para hacer la ruta circular hay que seguir el sendero que va hacia la cima de Belástegui. La ruta se puede alargar llegando hasta la cima o bajar directamente a Eulz.
Cascada de San Fausto
Desde Eulz se coge el coche y se va hacia Estella. Hay que salir a la general antes de llegar a las paredes rocosas de San Fausto hay que dejar el coche en un pequeño margen a la derecha. Un poco más adelante hay que cruzar la carretera para acceder al sedero que lleva hasta la cascada de San Fausto. Hay que andar solo unos metros hasta llegar hasta este rincón escondido entre árboles.
Esta parte de la ruta también puede alargarse bajando hacia el río Urederra para ver los restos que quedan del molino de San Fausto : una presa de agua y alguna piedra de sillería. Antiguamente, había un molino que molía cereal para obtener harina para hacer pan y pienso para los animales . Esta es una zona de baño en el río Urederra así que el verano es el mejor momento para visitarlo y poder darse un chapuzón.
Este recorrido puede hacerse andando, pero no es recomendable puesto que la carretera por la que se llega al inicio de la ruta no tiene arcén.
volver arriba

Activar Notificaciones