Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciencia

Koncha Pinós, neurocientífica: "La bondad se puede entrenar"

La científica especializada en el estudio del desarrollo temprano del cerebro afirma que los humanos son buenos por naturaleza, pero no todos "pueden mantener el grado de bondad con el que nacen"

Ampliar Un bebé, junto al escáner de su cerebro.
Un bebé, junto al escáner de su cerebro.
Publicado el 27/10/2022 a las 10:16
La neurocientífica Konchá Pinós, que acaba de publicar 'La belleza de ser bueno. Neurociencia de la bondad para padres', sostiene que esta cualidad no debe darse por sentada y afirma que se puede entrenar, cultivar y enseñar a lo largo de toda la vida.
En una entrevista con EFE, Pinós, que estudió desarrollo temprano del cerebro en la Universidad de Harvard y neurociencia de la compasión en la de Stanford, explica que los humanos son buenos por naturaleza, pero no todos "pueden mantener el grado de bondad con el que nacen. La pregunta que se hace la ciencia es por qué hay personas que la conservan y otras no, cuáles son las causas".
Estudios de las últimas dos décadas, señala la autora de "La belleza de ser bueno" (Penguin Random House), reflejan que el 98 % de los niños tiene "predisposición a la bondad, es decir, muestran más interés en el juego altruista que en pegar al amigo, pero hay un 2 % que no ¿Por qué? Cuando analizas el contexto se observa que puede ser que la madre (o algún familiar cercano) haya tenido un trastorno o trauma que hace que la bondad no surja".
¿QUÉ HACER PARA ENTRENARLA?
"Lo primero es ser conscientes que la bondad es innata en la mayoría de los seres, pero si no hay un lenguaje común compartido en el hogar o la escuela, la bondad no se manifiesta y ello significa que se van reduciendo las sinapsis hasta que se produce una sinaptogénesis a los 3 años donde ya el niño empieza a pensar que la bondad no es tan importante".
A esa edad aparecen "las habilidades prosociales" como la empatía, la amabilidad y la ternura" que no tienen lugar en ausencia de bondad, recalca la directora y cofundadora de la Fundación Wellbeing Planet, con sede en Panamá.
Sostiene que esta capacidad también se puede entrenar como un músculo desde actos sencillos de un solo minuto hasta programas que duran meses. Su libro despliega numerosos ejercicios prácticos para aprender a cultivar dicha capacidad, que aumenta "los circuitos de la atención, la autoestima y la empatía, y disminuye el estrés".
Para entrenarla, un ejercicio puede ser recordar una vez que alguien fue bondadoso con nosotros, cuando nosotros lo hemos sido con los demás o un momento en el que vimos un acto positivo.
También es un buen entrenamiento llevar un registro de este tipo de actos, porque "nos predispone a apreciarlos más y a incorporar la bondad dentro de nuestras memorias".
EL PODER SANADOR DE LOS ÁRBOLES
La también autora de "Neurociencia: explorando la mente y la educación" y "Felicidad como producto interior bruto en la educación temprana y de niños" considera, por otro lado, que la bondad no solo viene de la interacción entre humanos sino de la relación con otras especies, como los árboles.
"La naturaleza nos nutre", concluye Pinós, politóloga experta en derechos humanos que durante muchos años ha trabajado en zonas de conflictos en Asia. 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora