x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Vivir
CUMBRE DEL CLIMA

La Unión Europea lanza su plan para llegar en 2050 a las cero emisiones

Von der Leyen apuesta por subir del 40% al 55% la restricción de gases de efecto invernadero en 2030

La Unión Europea lanza su plan para llegar en 2050 a las cero emisiones

Tres mujeres, en las aguas contaminadas del río Yamuna, en la India.

REUTERS
Actualizada 12/12/2019 a las 12:35
  • Salvador Arroyo. Bruselas
A+ A-

La prioridad política de la ‘era Von der Leyen’ ya cuenta con soporte documental y un calendario para desarrollar la futura legislación que marcaría el paso a toda la UE. En el día once de su mandato, la nueva presidenta del Ejecutivo comunitario presentó en el Parlamento Europeo el Pacto Verde; la ‘hoja de ruta’ que debería convertir a Europa en el primer continente descarbonizado del planeta en 2050. Un reto ambicioso que exige a la economía transformar en oportunidades los desafíos climáticos. La ‘revolución’, en definitiva, de todo el sistema (transporte, energía, agricultura, construcción y sectores industriales como los del acero, textil o productos químicos).

Bruselas cree que es posible. Defiende que hay “una sólida trayectoria” en la UE de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero sin afectar a su crecimiento económico. Se apoya en estos datos: el pasado año, las emisiones fueron un 23% más bajas que en 1990 y el PIB creció un 61% en el mismo periodo. Pero, sobre todo es consciente de que tiene que ir más allá de los debates en bucle ante los ciudadanos. Su presión es incuestionable. En el último Eurobarómetro, el 95% de los encuestados lleva al primer puesto su preocupación por la crisis climática y el 77% está de acuerdo en que proteger el Medio Ambiente puede impulsar el crecimiento económico.

Así que Ursula Von der Leyen ha pisado el acelerador. Comparecía a primera hora de la tarde ante la Eurocámara para desgranar un proyecto que situó al mismo nivel histórico que “la llegada del hombre a la Luna” y del que viene hablando desde su nominación el pasado verano. Establece como punto intermedio hacia las emisiones cero, alcanzar en 2030 el objetivo de reducción del 50% o el 55%. Su idea es presentar el próximo verano un plan de evaluación de impacto. Y en junio de 2021, una revisión que comprenderá también el comercio de emisiones y la firme apuesta por la silvicultura (cultivo y cuidado de las zonas boscosas).

¿Pero cuánto costará la estrategia? Hoy el objetivo que tiene establecido la UE para 2030 es reducir las emisiones de efecto invernadero en un 40%. Y llegar a él ya requeriría una inversión anual sustanciosa: 260 mil millones de euros (el 1.5% del PIB de la UE de 2018). Así que ser más ambicioso, ‘amarrar’ ese 50% o 55%, disparará el gasto. La Comisión Europea aún no ha cerrado su plan de inversión. Lo presentará también en 2020. Aunque ya avanza que el 25% del presupuesto a largo plazo de la UE (para el periodo 2021-2027) lo absorberían estos planes de acción climática.

Oposición en Centroeuropa

Ayer ante el Parlamento. Y hoy Von der Leyen lo tiene que defender ante unos líderes -en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno que se celebra en Bruselas-, que no se ponen de acuerdo sobre la aportación que cada socio debe hacer a ese presupuesto de largo alcance, el primero a Veintisiete, sin Reino Unido. Alemania y países del Norte de Europa, por ejemplo, abogan por la contención, por no superar más del 1% de la renta nacional bruta de cada país. La anterior Comisión Europea, liderada por Jean-Claude Juncker, apostaba por el 1,11%. Y la Eurocámara presiona para llegar al 1,30%.

La cuestión es que para asegurar que la transición verde sea “socialmente justa”, Von der Leyen necesita dinero. Pretende canalizar una inversión de 100.000 millones de euros anuales. Parte, con destino a las regiones más expuestas a los desafíos económicos y sociales. Llegaría del citado presupuesto de la UE, de las cuentas nacionales a través de la cofinanciación, del incentivo de fondos privados. Y de un Banco Europeo de Inversiones (BEI), que tendría un billón para prestar (entre 2021 y 2030) a proyectos sostenibles.

Con ese fondo de transición justa de 100.000 millones, Von der Leyen pretende también salvar las reticencias de países como Polonia, Hungría o la República Checa, muy dependientes de materias fósiles o de procesos intensivos en carbono, que temen los altos costes económicos y laborales de la transición. Son los que más frenan su ambicioso plan.

Y luego está la duda de que Europa por sí sola (responsable del 9% de las emisiones globales), sin los compromisos de Estados Unidos, China o India, pueda darse un tiro en el pie. Dicho de otro modo, si elevando la exigencia a sus empresas debilitará su capacidad para competir e incluso si el ‘plan verde’ favorecerá la deslocalización de algunas de ellas.

“Con el Acuerdo Verde Europeo debemos devolver más de los que quitamos (al planeta). Debemos transformar nuestra forma de vivir y trabajar, de producir y consumir”, defiende la conservadora alemana. La no acción, añade, supone 5.000 millones al año por efecto de las inundaciones o 10.000 debido a las sequías. La primera ley climática de la UE, el paraguas de todo plan, llegará antes del 19 de marzo, cuando vencen los primeros cien días de su mandato. Es el compromiso que adquirió para conseguir que la Eurocámara respaldase su nombramiento. Y lo mantiene.

Los objetivos

1 Calendario. La primera ley ambiental llegaría en marzo. Fijaría el objetivo de elevar al 55% la reducción de emisiones en 2030. En junio se revisaría el comercio de emisiones y se impulsaría la silvicultura.

2 Movilidad. Revisión de emisiones de CO2 de vehículos en junio de 2021. Para 2025 se reclaman un millón de puntos de recarga públicos (para los 13 millones de coches eléctricos o híbridos que se esperan en esa fecha). Reducción de las asignaciones gratuitas a las aerolíneas bajo el comercio de emisiones. Se regularía incluso el acceso de los buques más contaminantes a los puertos de la Unión Europea y obligar a los atracados a utilizar la electricidad en tierra.

3 Agricultura. Deberá ser sostenible y ecológica. Se impulsará el ‘farm to fork’ (de la granja a la mesa), la reducción de pesticidas y fertilizantes químicos y acciones para innovar en favor de la alimentación sostenible.

4 Energía. Requerirá que todos los planes nacionales se readapten para priorizar las energías limpias (con mención a avanzar más en la eólica marina) y fomentar una construcción de edificios sostenibles medioambientalmente.

5 Economía circular. Entre otras medidas, se adoptarán planes estratégicos para pilas y baterías sin perder de referencia los residuos.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra