Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Sucesos
Girona

Los dos cuerpos hallados en Susqueda presentan evidentes signos de violencia

Los investigadores creen que serían al menos dos los criminales que mataron a los jóvenes y sumergieron sus cuerpos

¿Vieron Paula y Marc algo que no debían?

La investigación del doble crimen del pantano de Susqueda (Girona) se centra en analizar las cámaras de seguridad de la zona y el perfil del posible o posibles asesinos

Los dos cuerpos hallados en Susqueda presentan evidentes signos de violencia

Labores de recuperación de los cuerpos.

EFE
Actualizada 28/09/2017 a las 10:57
  • Efe. Susqueda

¿Vieron los jóvenes algo que no debían? Esta es la pregunta que se hacen los investigadores, que tratan ahora de localizar la ropa que vestían las víctimas y las armas con las que se cometieron los crímenes para contar con nuevos datos que permitan dar con los asesinos.
La zona en la que supuestamente se produjo el doble crimen es de bosque cerrado y escenario de fiestas nocturnas que han generado molestias entre los vecinos.

Los dos cadáveres hallados ayer en el pantano de Susqueda, donde se buscaba a la pareja de jóvenes desaparecida el pasado 24 de agosto, estaban desnudos y presentan signos claros de violencia, según los investigadores, que trabajan con la hipótesis de que se trata de un doble crimen.

La policía cree que se usó más de un tipo de arma para atacar a la pareja y que, al menos, serían dos los criminales que acabaron con sus vidas y que intentaron que los cadáveres desaparecieran bajo el agua del pantano, con mochilas llenas de piedras.

El inspector Jordi Domènech, al frente del área de desaparecidos de los Mossos d'Esquadra, ya confirmó ayer que todo apunta a que los cuerpos corresponden al de Marc H.L., de 23 años y vecino de Arenys de Munt (Barcelona), y Paula M.P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona).

Sin embargo, ha resultado imposible tomar las huellas dactilares después de que los cadáveres hayan permanecido más de un mes bajo el agua, por lo que es posible que se opte por otras opciones como análisis de las dentaduras o una prueba de ADN. La autopsia se practicará mañana.

El cadáver del hombre fue sumergido con una mochila llena de piedras y tiene diversas heridas en el tórax y en las manos. Inicialmente, los investigadores pensaron que esas heridas se habían infligido con un cuchillo.

El cuerpo de la mujer, que también apareció ayer desnudo y con signos evidentes de violencia, estaba sobre una de las paredes del embalse, lo que lleva a los investigadores a sospechar que a la joven también le pusieron una mochila con piedras, pero que se le soltó.

Esa circunstancia produjo seguramente que su cadáver subiera antes a la superficie y que, al bajar varios metros el nivel del agua al final del verano, quedara en el exterior sobre uno de los límites del pantano.

Ese relato coincide también con que su cuerpo sea el que se encuentra en peor estado, ya que quedó expuesto al sol y a otras inclemencias meteorológicas.

Los agentes responsables del caso han localizado una especie de agujero en el cadáver de la joven que, a falta de las respuestas que ofrezca la autopsia, podrían corresponder a un golpe con algún objeto contundente, un arma blanca o, incluso, una de fuego.

Ahora, los investigadores tratan de localizar la ropa que vestían las víctimas y las armas con las que se cometieron los crímenes para contar con nuevos datos que permitan dar con los asesinos.

Los dos jóvenes se encontraban de vacaciones en el momento de la desaparición y tenían previsto visitar Tamariu, en Palafrugell (Girona), y el Montseny, así como hacer una excursión en un kayak, propiedad de Marc H.L., por el pantano de Susqueda.

Esa embarcación también se encontró en el agua medio desinflada, al igual que el coche en que viajaban, después de que se les hubiese visto por última vez en un restaurante próximo después de una extracción de un cajero automático de La Cellera de Ter.

La zona en la que supuestamente se produjo el doble crimen es de bosque cerrado y escenario de fiestas nocturnas que han generado molestias entre los vecinos.

La pesca ilegal es habitual también en este área del pantano, donde hay diversas masías ocupadas.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra