Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baile de la Alpargata

Con la boina negra del abuelo Miguel

Duarte Ramalho Fontes Sánchez Óstiz, y su hermano Alberto,  han viajado desde Oporto a la tierra de sus abuelos maternos

Ampliar Por la izquierda:  Pedro Ferreira Da Silva, Duarte Ramalho Fontes Sánchez óstiz, Joao  Quelhas, Alberto Ramalho Fontes Sánchez Óstiz y Bernardo Jamson.
Por la izquierda: Pedro Ferreira Da Silva, Duarte Ramalho Fontes Sánchez óstiz, Joao Quelhas, Alberto Ramalho Fontes Sánchez Óstiz y Bernardo Jamson.EDUARDO BUXENS
Publicado el 10/07/2022 a las 06:00
Los Sanfermines, como bien podría haber descrito el mítico personaje de Forrest Gump, son como una caja de sorpresas, donde caben mil y una emociones concentradas en momentos únicos, irrepetibles, y donde se dan cita infinidad de historias, de manera que nunca se sabe cuál es la que más te va a sorprender. El baile de la Alpargata se ha convertido en un lugar donde convergen personas de los cinco continentes, cada una con un lazo especial, único, que le une a la capital navarra, a los Sanfermines. Este sábado, llamaba la atención un joven, treintañero. Vestía de blanco y rojo pero con la peculiaridad de llevar una boina de lana negra, de estilo vintage y calada de manera ladeada en su cabeza. Inusual estampa en unos tiempos en los que tal complemento ha caído en desuso, incluso en un lugar como el Nuevo Casino, donde la etiqueta no escrita manda ir, como decían los mayores, bien vestido. Curiosamente, la boina negra en cuestión escondía una bonita historia.
Su portador era Duarte Ramalho Fontes, un joven arquitecto de Oporto. Le acompañaba su hermano, Alberto, economista de profesión. Los dos, conocedores de la fiesta y con un castellano relativamente bueno, ejercían de guías para tres amigos de la popular ciudad lusa: Bernardo Jamson, Joao Quelhas y Pedro Ferreira.
Hasta ahí, nada extraño. La boina empieza a cobrar protagonismo cuando cuentan que su historia arranca en la Pamplona de los años 70. Entonces, el padre de los dos jóvenes, también llamado como el portador de la txapela, Duarte, vino a Pamplona para estudiar en la Universidad de Navarra. “En Portugal se estaba saliendo de una dictadura y mis abuelos lo mandaron a estudiar aquí. Quizá porque mi bisabuela paterna era de Navarra. No sé. Mi padre se licenció en Ciencias de la Información, periodismo”.
Aquel joven portugués se enamoró de una pamplonesa y es ahí donde la boina empieza a cobrar mayor valor sentimental. Duarte se llevó para su tierra a María Pía Sánchez Óstiz, una de las hijas de Miguel Sánchez Óstiz y Carmen Gutiérrez. El matrimonio pamplonés tuvo trece hijos: Miguel (premio Príncipe de Viana de la Cultura), Carmen, Teresa, Javier, María José, María Pía, Jesús, Ana, Rafael, Pablo, Martín, María Ángeles y Álvaro.
El joven de la boina negra y su hermano Alberto son dos de los cuatro hijos de aquel matrimonio, asentado en tierras portuguesas y que guarda aquí un buen ramillete de tíos, primos y demás familiares.
La última vez que vinieron fue en 2018. Ahora, después de dos años de pandemia, Duarte y Alberto esperaban con enorme ilusión regresar a la ciudad de sus abuelos, de su madre y de su bisabuela paterna. Es en este momento cuando nos descubre que la boina negra que ha viajado más de 750 kilómetros desde Oporto ya había estado en Pamplona. “Era de mi abuelo Miguel. Yahora la he querido llevar yo”, explica. Acto seguido, se la quita y muestra una etiqueta pegada en la parte interior de la prenda: “Pone Aznárez. Supongo que sería una tienda muy conocida aquí. Para mí, es un orgullo llevarla”, agrega mientras se la vuelve a calar.
Este viaje para Duarte es también una manera de celebrar que va a ser padre, de reencontrarse con unas raíces que, seguramente, algún día querrá que su hijo también conozca, disfrute y ame como él y su hermano.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE