Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sanfermines 2022

¡Todo listo para San Fermín!

La trastienda de San Fermín aceleró este martes el ritmo para dejar a punto la fiesta. Y mucha gente ensayó el vermú sanferminero

Ampliar Algunos ya se vistieron de blanco la víspera
Algunos ya se vistieron de blanco la víspera iRATI AIZPURÚA
Publicado el 06/07/2022 a las 06:00
Este martes se hizo viral una imagen de la Estafeta atestada de vehículos de reparto. No era una fotografía inédita pero, tras dos años de pandemia, a muchos se le había olvidado como Pamplona pisa el acelerador para llegar con todo listo a las doce del chupinazo de hoy. O, en el caso de la hostelería, dos horas antes para servir los clásicos almuerzos antes del estallido de la fiesta. Y ayer, había que rellenar cámaras, hacer acopio de hielos, de vajilla, de alimentos...
Pero no eran los únicos que ejemplificaban la cuenta atrás porque también en la calle se veía más gente que un día laborable de verano. Al añadido en época estival de los turistas y peregrinos, que aparecen en mayor número frente al resto del año, se sumaban visitantes llegados a la ciudad para disfrutar de San Fermín y los propios pamploneses y del resto de navarra que copaban terrazas y calles del Casco Antiguo para disfrutar de un vermú presanferminero. En la mayoría de conversaciones, los preparativos para hoy.
También en las tiendas especializadas en recuerdos de la ciudad y de ropa de fiesta se vivía una vorágine que, reconocía Maider López Lima, de establecimiento Olentzero, se le había olvidado tras este paréntesis por la pandemia. “Otros años ya iba preparando desde Navidad pero esta vez me ha pillado un poco desentrenada”. No se sentía capaz de vaticinar si habrá más gente que otros años, ni tan siquiera en su establecimiento. “Pero sí te puedo decir que ha habido mucho movimiento, por ejemplo de gente que pide un pañuelo bordado con su nombre”. Y también añadía, los que de víspera acudían a por lo que ella bautiza como “kit infantil”:“La cabeza del gigante de goma, tambor y botarrina”, decía desde esta tienda de la Estafeta.
En la misma calle, Santi Aramendía Arratibel, del establecimiento Eh, toro, eh!, dedicado en exclusiva a la ropa de San Fermín, sí recordaba más. “No está siendo tanto como en 2019, donde tras unos años de ascenso fue el máximo. Pero no nos quejamos porque han sido dos años sin trabajar. ¿Por qué menos gente? Creo que aún hay miedo al coronavirus, además con una cesta de la compra disparada la gente mira mucho más los precios. Y Pamplona no es barata en San Fermín”. Entre los clientes, destacó sobre todo a los sudamericanos y, dentro de este grupo, en especial a los argentinos. La misma impresión que en Olentzero, donde subrayaban ese grueso latinoamericano del sur ya se hizo numeroso en 2018. “Es gente con un poder adquisitivo alto que disfruta de la fiesta de día”
“NO CABEN MÁS”
En el bar Otano, su gerente Miguel Ángel Asenjo Madoz decía que le daba igual echar cuentas. “Ya puede venir un millón de personas más. Aquí y en la calle (calle San Nicolás) entran los que entran. Y todos los años llenamos el bar, no caben más personas”. Por este motivo, no habían reforzado el número de camareros extras. “A los cuatro que estamos siempre añadiremos otros siete, lo de otros Sanfermines”. Y también, como siempre -reconocía- ha vivido con incertidumbre estos días previos. “Y hasta un poco de pereza después de dos años”, se reía. “Pero bueno, una vez que se pone todo en marcha ya respiras tranquilo”.
Ricardo Irisarri López, de Café Bar Txoko y el Kiosko, ambos en la plaza del Castillo, sí se atrevió a hacer un pronóstico. “Yo creo que va haber mucha gente, pero gente de aquí y de provincias limítrofes. Otros años, para estas fechas, ya tenías a los turistas americanos a los que ahora no se les ve. Supongo que por el coronavirus la gente no se arriesga”. Tampoco en su caso tenía intención de reforzarse más que en otros Sanfermines. “A la plantilla habitual que ronda entre las ocho y las diez personas les añadiremos otro tanto”. Porque, como su compañero, indicaba que los establecimientos tienen las medidas que tienen y ellos aumentan siempre para atender como si el local estuviera lleno.
Desde la barra de la plaza del Castillo que ha instalado el Torreón del Castillo, Iñaki Chamorro Leoz vaticinaba una gran afluencia. “Visto lo que ha pasado en fiestas de pueblos y otras celebraciones en las que he estado trabajando. Espero que la cosa salga bien y la gente venga a disfrutar que la pandemia nos ha alterado a todos un poco y ves más broncas de lo normal”. Santi Crespo Zulet, de la Tasca de Don José y otro de los que pone barra en la plaza del Castillo, indicaba que había diseñado la misma plantilla que en 2019, a los 25 habituales se unirán otros 20. “Las expectativas aquí en la plaza son buenas. Con llegar a 2019 nos conformamos, fueron muy buenas”.
LOS QUE REGRESAN; LOS NUEVOS
El grueso de turistas que estos días llega a Pamplona se pueden dividir en dos grandes grupos, los que regresan a casa para ver a la familia y de paso disfrutar de San Fermín y los que se animan a conocer la fiesta sin ningún vínculo afectivo o familiar en la ciudad. Como era el caso de los sevillanos Enrique Caro Ávila, Raúl Nieves Barroso e Israel Imar Fernández, de entre 38 y 42 años y que pasarán los nueve días en Pamplona. “Yo había estado antes y les he animado a venir porque merece la pena, es una fiesta única, por el buen ambiente y la diversidad de gente”, apuntaba Raúl. “Bueno, en realidad las que nos dijeron que tendríamos que estar aquí fueron unas chicas de Sevilla que se lo habían pasado genial”, añadió Israel. “Yo creo que tendrá la misma juerga que la Feria de Abril de Sevilla, pero más fresquitos”. Y hablando de ferias, y en la Semana Santa, los tres indicaban que su ciudad había registrado más afluencia de visitantes que en otras ocasiones.
Ni para Celia Nuin Osés ni Bruno Fabiani González serán sus primeros Sanfermines. Pamplonesa ella, norteamericano él, la pareja vive en California junto a su hijo Iker, de 8 años y aprovechan a venir por estas fechas. “Pero ya hace seis años que no estamos;íbamos a regresar en 2020 pero con la pandemia fue imposible”, decía ella. “Estamos paseando, viendo cómo la gente ya está disfrutando de la calle”, añadía. “Sí, pero hoy con mucha tranquilidad, nada que ver con lo que nos espera mañana (hoy para el lector)”, comentaba Bruno, para quién no había demasiada ambiente en la calle. “Sí, sí la hay. Pero la mayoría son personas de mediana edad, que los vivirá de día”, le corregía Celia. A los jóvenes se les espera, sobre todo, la noche del fin de semana. Y no llenarán hoteles:sus coches o los parques serán sus habitaciones.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE