x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pamplona

Una restauración remarca la puerta principal de la plaza de toros

La Meca ha invertido 170.000 € para recuperar un espacio olvidado por el acceso del Callejón

Foto de la entrada principal más destacada tras su restauración.

La entrada principal más destacada tras su restauración.

Calleja/DN
Actualizada 03/07/2019 a las 08:08
A+ A-

Cuando el arquitecto donostiarra Francisco Urcola proyectó la plaza de toros de Pamplona hizo hincapié en la fachada principal, realzada por lo austero y sin apenas elementos decorativos del resto del perímetro. Pero su protagonismo quedó relegado por los encierro s y su entrada a través del Callejón, que convirtió este acceso en el más conocido y hasta el principal: por ahí salen los toreros a hombros, siguiendo el ritual de compartir puerta con los astados.

Pero ahora que la plaza se acerca a su centenario -se inauguró en Sanfermines de 1922- la Meca quiere una puesta a punto del inmueble. Y la primera zona escogida ha sido esta fachada principal, casi escondida al viandante por la profusa arboleda y al turista por la fama de los encierros. Si en su construcción, con una estructura de hormigón armado calculada por Antonio Mendizábal, intervino la firma Rufino Martinicorena con Félix Huarte como encargado de obra, ahora han sido Construcciones Leache, Francisco Javier Vidal Solano en el papel de jefe de obra y, en lugar de Urcola, el equipo redactor formado por los arquitectos Amaia Prat Aizpuru y Aitor Ramírez Rico y la arquitecta técnica Miriam Larumbe Vinuesa.

EN DOS MESES

La Meca, con fondos propios, ha invertido 170.000 euros para, en líneas generales, limpiar la fachada, la reconstrucción de las cornisas y sustitución de la crestería, además de un nuevo revestimiento de pintura. Eso sobre el papel, porque lo que se buscaba era entresacar su esencia monumental. Así lo remarcaron el martes los arquitectos, para quienes este fue el gran desafío, además del tiempo. “Hemos tenido sólo dos meses para su ejecución y se tuvo que presentar el proyecto en enero”, indicaba ayer Aitor Ramírez.

El arquitecto indicó que actualmente destacaban más los elementos añadidos, como la parte trasera del palco de las autoridades que cortaba la perspectiva del arco triunfal, o la cristalera en blanco de los servicios acomodados encima de la balaustrada.

Un indicativo de la poca importancia que se le dio a esta fachada principal. Con el nuevo proyecto, se ha pintado de negro esa parte posterior y se han oscurecido los cristales. De esta manera, remarcó Ramírez, se resta visibilidad a otros elementos para subrayar la esencia de la portada. A lo que también ha contribuido esa limpieza a chorro de silicato de aluminio para eliminar los hongos de la humedad, los excrementos de las palomas y la contaminación de los coches.

Otra de las principales intervenciones ha sido la reconstrucción de las cornisas, en este caso por un doble motivo: para que cumpla a la perfección su cometido de evacuación de agua de cara a proteger de la lluvia la fachada y también porque este elemento constructivo forma parte de la monumentalidad que se quiso dar al acceso principal. Como la crestería. “No eran esculturas de autor, sino que las figuras se hicieron con moldes. Por eso hemos utilizado el mismo sistema, el molde. Para ello seleccionamos los pináculos y la s palmetas en mejor estado de conservación y se han usado para fabricar estos moldes, ahora de silicona, y restituir todo el conjunto”, remarcaron los arquitectos.

Un nuevo sistema para tapar la arena en días de lluvia

La inauguración el martes de la fachada principal coincidió con las pruebas de un nuevo sistema para tapar la arena en días de lluvia. Se trata de una solución parecida a la que se utiliza para cubrir las pistas de tenis, con una “manta” enrollada a modo de tubo. Conforme se va llenando de aire, se despliega para ocupar el espacio: en el caso de la plaza de toros de Pamplona, cien metros de diámetro. Este sistema supondrá ahorrar tiempo y mano de obra. “Cubrir con toldos, como en la actualidad, supone un par de horas de trabajo y la presencia de veinte personas. Ahora bastará con 30 minutos y unos tres operarios”, avanzó Michel Iturralde Goñi, vicepresidente de la Meca, que acudió acompañado del presidente de la comisión taurina de la institución José Mari Marco. “La plaza es como una señora que tiene bastantes años pero que sigue siendo muy coqueta. Y nosotros, queremos mantenerla en esas buenas condiciones estéticas”, apuntó. De la Meca también estaban Marta Debida Ruiz, gestora de proyectos de la Meca. al igual que Arturo Pérez Espinosa, con quién acudió a la inauguración. La representación de la Casa de la Misericordia se completaba con su director Jesús Cía y el integrante de la comisión taurina, Mariano Pascal. También se acercaron hasta la inauguración, la edil delegada de Cultura, María García-Barberena (Navarra Suma), y su compañera de grupo, María Caballero. Tras la explicación de los arquitectos a pie de fachada, se subió al último piso para ver de cerca la restauración de la crestería.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra