Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Toros

Criptozoología miureña

Rubén Pinar dio la única vuelta al ruedo en una corrida de Miura que no ofreció la más mínima opción de triunfo

El torero Rubén Pinar da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la última corrida de abono de la Feria de Toro de los Sanfermines 2018.

El torero Rubén Pinar da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la última corrida de abono de la Feria de Toro de los Sanfermines 2018.

EFE
Fotos de la corrida del 14 de julio 44 Fotos
Fotos de la corrida del 14 de julio

Faena de los toros de la ganadería de Miura para los diestros Rubén Pinar, Pepe Moral y Rafaelillo

FERNANDO PIDAL
Actualizada 14/07/2018 a las 23:24
  • Pablo García-Mancha

El primer Miura parecía que había llegado a Pamplona desde el Pleistoceno. Largo, alto, enjuto y con dos pitones escasos como la cornucopia de una vespino. Un toro zancudo y estrecho como una jirafa, con un perfil como los bóvidos de las cuevas de Lascaux. Y claro, fue imposible para hacer el toreo contemporáneo de derechazos y naturales, puesto que no regaló ni la cuarta parte de la mitad de un viaje. Un cripto-toro para hacer espeleología taurina, que es lo poco que pudo ensayar el bueno de Rafaelilo con él. Un enorme desconsuelo el primero de la tarde y así lo seis, incluido el toro-botijo de Ricardo Gallardo que salió remendando el lote de Lora del Río tras lesionarse el titular tras el apartado.


El segundo Miura tuvo mejores inicios aunque un final de fiasco. Abierto de cara, astifino y zancudo, se dejó trajinar en los compases iniciales. Pepe Moral se lució en un buen quite por chicuelinas con una media verónica en la que literalmente se enroscó con el vuelo del capote; después Ángel Otero se la jugó en un arriesgado par de banderillas. Hasta ahí. La faena de Rubén Pinar fue una lucha de estrategias. El humano hacía todo lo posible para que animal no le arrebatara el engaño y el toro sólo quería quedárselo para él. Por el izquierdo cogía moscas y el diestro albaceteño sacó a colación toda su técnica en una faena que nunca tomó vuelo ya que el astado fue yendo cada vez a peor y, además, con peligro.


Debe de ser muy duro para un torero afanarse como lo hizo para no conseguir absolutamente nada y navegar en ese silencio tremebundo que en ocasiones se convierte el estruendo de Pamplona.


El tercer ejemplar tenía hechuras que se perfilaban góticas y enhiestas. Buscaba el cielo con sus pitones afilados que acabaron derrotando una y otra vez en el burladero donde sujetan a los toros antes de llegar al caballo. Pepe Moral lo toreó con inusitada guapeza a la verónica y fue precioso el galleo que dibujó por chicuelinas. El toro tuvo infinitos defectos, pero el mayor fue imposible de mitigar. No paró ni un momento de corretear. En el argot taurino hispánico a los toros así se les denomina gazapones; en México los llaman caminadores. Sea como fuere, el sevillano Moral estuvo muy por encima del bicho en una faena en la que el pegajoso toro convirtió en un molinillo sus pitones.


El remiendo de Fuente Ymbro fue una mole impropia. Un toro-buey descastado, hinchado del ijar izquierdo y que no le dio la más mínima opción a un Rafaeillo que no pudo pasar de voluntarioso ante aquel estafermo.


La miurada se iba por el sumidero de la historia y Pinar hizo todo lo posible para imponerse a Tendero, un enorme animal descarado de cuerna de más de 600 kilos y ni una mota de grasa. El diestro de Tobarra sacó de nuevo su privilegiado repertorio técnico y planteó una faena inteligente cambiando sucesivamente de mano para evitar al máximo el precipitado sentido de esta divisa. Se la jugó por derecho, sorteó tarascadas, coladas, amagos y demás reacciones del animal. El sexto tenía más leña en la cabeza que el horno de una tahona y desarrolló genio y malas artes en todos los tercios de la lidia. La cuadrilla pasó un quinario en banderillas y Pepe Moral se sostuvo en el ruedo a sabiendas de que el asunto iba a ser imposible. Una tarde de toros del pasado para toreros de hoy y un público que sabía que el final de la fiesta ya estaba aquí. Lo mejor de todo es que ya falta menos.

 

FICHA DEL FESTEJO
Cinco toros de Miura y uno (4º) de Fuente Ymbro, que sustituyó a uno de los titulares lesionado en los corrales tras el encierro.
Los de Miura, aunque aparatosos de cuerna, de pésima presentación por sus feas hechuras y su absoluta falta de remate, en especial el impresentable quinto. En cuanto a juego, descastados y a la defensiva, fueron a peor, soltando constantes y cada vez más violentos cabezazos.
El de Fuente Ymbro, noble pero excesivamente regordío, no tuvo fondo alguno.
Rafaelillo, de turquesa y oro: estocada perpendicular atravesada y cuatro descabellos (silencio); pinchazo y estocada (silencio).
Rubén Pinar, de carmín y oro: estocada delantera perpendicular (ovación); estocada desprendida delantera y descabello (vuelta al ruedo tras petición de oreja insuficiente).
Pepe Moral, de grana y oro: estocada tendida delantera (ovación tras leve petición de oreja); pinchazo, golletazo, media estocada desprendida y dos descabellos (silencio).
Entre las cuadrillas, Ángel Otero y Víctor Manuel Martínez saludaron tras banderillear al primero.
Décimo y último festejo de abono de los Sanfermines, con lleno en los tendidos (unos 20.000 espectadores), en tarde inestable.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra