Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San FerMín SÍ | San Fermín BAI

Desde el corazón de Braulia

San Fermín se ha convertido en un evento internacional y la Comparsa se ha transformado en el acto con cerca de 200.000 seguidores

Dos portadores de Braulia reproducen sus bailes con el logo de 'SanFermínSÍ'

Diario de Navarra apuesta por devolver a los Sanfermines una imagen positiva

alt

Dos portadores de Braulia reproducen sus bailes con el logo de 'SanFermínSÍ'

Actualizada 05/07/2018 a las 07:12

¿Qué siente la giganta Braulia cuando sale girando de la estación de autobuses de Pamplona el 6 de julio? Para Braulia este inicio de Sanfermines está siendo más especial de lo normal. “Demasiado protagonista”, susurra tímida, concediendo una entrevista a este periódico y poniendo así un punto y seguido a la campaña “San Fermín SÍ, San Femin BAI” que Diario de Navarra inició la última semana de mayo para lanzar un mensaje positivo de las fiestas.


La Reina Americana, Braulia, de 60 kilos de peso y cuatro metros de altura, desfila en último lugar de la comparsa acompañada por txistularis. Braulia y la Comparsa transmiten la idea de unas fiestas limpias, matutinas, alegres, bailarinas, familiares, plurales, de muchos colores. La giganta saldrá mañana a las cinco de la tarde de la estación de autobuses, siempre en último lugar, y subirá la rampa bailando, girando, tal y como suele hacer. Después se adentrará por las calles más anchas de la ciudad, dejando el Casco Viejo para el día siguiente, el 7 de julio. Y como siempre, su corazón latirá a toda velocidad.


El 6 de julio, por fin, las calles de Pamplona quedarán anegadas por el blanco y rojo de la ilusión. Por una ola gigante de tradiciones, música, juegos, niñez... “Los gigantes somos parte del árbol genealógico de esta ciudad. La ilusión se transmite de padres a hijos, y es esta ilusión la que consigue que un niño nazca sabiendo quiénes somos...”, reflexiona Braulia en un primer momento. “Cuando dejamos autobuses siento emoción. Salgo la última y a veces sí que nos toca avanzar un poco más rápido para no retrasarnos. Me separo un poco del gigante negro para alejarme de los gaiteros y poder escuchar bien a los txistus que me acompañan”, aclara.


Sentada sobre el traje rojo y blanco que le caracteriza, relata que cada pasacalles dura entre un minuto y tres y que suelen parar a almorzar una hora al mediodía. “Es mucho esfuerzo desde las nueve y media, hora a la que salimos, y hay que reponer fuerzas”, ríe, reconociendo que cuando bailan improvisan siempre. “Quitando los vals, en los pasacalles se improvisa. Los pasacalles son libres”.


Al hablar de momenticos y de San Fermín, se la pone en un aprieto. Con una pierna cruzada sobre la otra, se muerde el labio antes de contestar. “San Fermín es felicidad, al menos es lo que percibo desde lo más alto de mi corazón”, describe. “Cuando la gente nos observa en la Comparsa, nos mira a la cara, a los ojos, a lo más alto. Y no se fija en el cuerpo de cartón piedra”, recalca. “Y eso es San Fermín. Pura magia”.


En cierta manera, le cuesta hablar de momenticos. “Hay tantos...”, suspira. “La despedida del 14 de julio, quedarse sola frente al Ayuntamiento, el momento de la jota en la procesión o cuando paramos en el pozo, la subida de la calle Curia...”. Braulia no cambia el gesto al hablar de los problemas a los que se enfrentan en su recorrido. “El mayor es el despiste que lleva la gente. Van con sus hijos hipnotizados, mirándonos, y se olvidan que detrás va Braulia”, esboza, recordando que hace 4 años sufrió una caída a la altura del pozo. “Es curioso, la gente lloró cuando me caí, incluso me ayudaron a levantarme. Esta es la magia a la que me refiero. Todo el mundo se olvidó de quién iba en el interior”.


San Fermín se ha convertido en un evento internacional de primer orden en el que la Comparsa se ha transformado en el acto más multitudinario, con cerca de 200.000 seguidores.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra