Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Entrevista

Jorge Cadaval: "¿Acento? Hablo castellano andaluz; esto es lo que hay"

En ruta con la obra 'El desfase', el 50% del dúo se rebela contra la ola de corrección política: "Hoy nos la cogemos con papel de fumar"

​Los Morancos presentarán un concurso en TVE
​Los MorancosDN. ARCHIVO
  • Colpisa. Madrid
Actualizado el 24/07/2021 a las 19:55
Que el humor mejor funciona "cuanto más pegado a la calle" lo saben bien Los Morancos, en carretera desde hace más de cuatro décadas gracias a una fórmula que combina "el arte del barrio y de nuestra gente" con parodias de la actualidad que lo mismo se entienden en Triana que en Burgos. Jorge y César Cadaval -tanto monta- paladean el éxito de saberse parte de una legión que los considera familia. Que por eso se metieron en las casas en lo peor del encierro aunque ahora hayan vuelto las giras.
¿Alguna vez se ha despertado sin saber dónde? 
¡Sí! Una vez abrí la puerta de la habitación del hotel en vez de la del baño, en mitad de la noche, y me quedé fuera. Tuve que bajar, coger la llave y subir; y tengo que decirte que yo duermo, literal, con una camiseta o directamente en pelotas.
¿Cómo le pilló aquello? 
Con una camiseta... El de recepción se quedó con la boca abierta, le di todas las explicaciones y cuando me di la vuelta me vio mis nalgas preciosas y blancas como el nácar. ¡Tendrá el recuerdo para el resto de su vida! 
¿Cuántas veces le han preguntado por qué, de entre cinco hermanos, hizo dúo con César? 
Pues mira... Nunca.
Pues cuénteme.
Un día, saliendo del instituto, un amigo me dijo que mi hermano estaba actuando en un pub, porque a él le han gustado de toda la vida el flamenco y la guasa. Fui a verlo y allí estaba con Curro, un amigo con mucho arte, haciendo un número sobre el Palmar de Troya. Me quedé con el dueño del bar diciéndole que yo era inglés y mormón, y apostamos que si era capaz de intervenir con ese papel me daba 500 pelas. Luego vinieron más, ¡imagínate para un chaval de 19 años! 
En 'El desfase' pierden la ilusión y se separan. ¿Alguna vez lo han pensado en la vida real? 
Te prometo que no. Es más, hice un programa para TVE, 'El paisano', que iba maravillosamente bien hasta que entró la pandemia. Quisieron que hiciera más, pero les dije que si seguía tenía que ser con mi hermano porque no me hallo sin él.
¿Son conscientes del efecto terapéutico que han tenido sus 'gags' en el confinamiento? 
Sí, sí. No sabes con el cariño con el que nos ha hablado la gente; cuando llega alguien y te toca ya sé lo que me van a decir porque hay mucho sentimiento en esa mano. Yo he puesto muchas manitas también porque necesito el contacto; y eso, en pandemia...
¿Lo ha echado de menos? 
Mucho. Pero todos los besos que no daba se los daba a Ken, mi marido. Lo tenía 'gastao'.
¿Hoy, en plena ola de corrección política, se podrían haber bautizado como Los Morancos? 
Uy, creo que no, hoy nos la cogemos con papel de fumar, se nos está yendo la cabeza. Hay que medirlo todo, cuando hay cosas que con vis cómica se pueden hacer perfectamente porque el mensaje no es ofensivo.
¿Ustedes se autocensuran? 
No, no. Cuando tú vienes a ver a Los Morancos ya sabes lo que te vas a encontrar. Yo ya tengo 60 'palos' y tengo claro lo que quiero: comer muy bien, dormir muy bien y follar muy bien. Para lo demás, no tengo tiempo.
Las bromas con el acento, ¿son un mal chiste? 
¡No puedo con eso! Mi marido es americano y allí tiene cada uno su acento. No te dicen inglés neutro. Y aquí estamos todo el día con el acento neutro. Mire usted, yo soy de Sevilla, hablo castellano andaluz y esto es lo que hay. ¡A mí me gustan todos! 
Entonces habla inglés con acento de Triana.
Yo tengo un acento inglés que parece que he nacido en Kentucky. Con Ken, en casa, hablamos en inglés...
Presume de Ken, ¿alguna vez se ha sentido Barbie a su lado? 
¿Sabes qué? Que me encanta que la gente se quiera hacer fotos con él, así que no tengo ningún problema en sentirme Barbie. Además, si algún día me divorcio, me voy a quedar con la casa de Ken, el coche de Ken y el perro de Ken (risas).
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones