Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"El pobre nunca, hasta que se vio en las mismas, había pensado en que a una mujer podían no gustarle ni sus miradas ni sus piropos"

Avatar del Lucía Baquedano Lucía Baquedano19/01/2023
Por el Diario en el recuerdo he sabido que hace cincuenta años, veinte feministas de la ciudad escocesa de Saint Andrew empezaron a silbar y perseguir a los hombres de la localidad, cansadas al parecer de ser ellas las sufrientes perseguidas. Por tanto, los esperaban en las esquinas, e incluso los seguían hasta sus mismas casas. Algunos de los perseguidos confesaron haberse puesto “muy nerviosos”. Esta noticia me llevó a recordar lo que me contó uno de mis compañeros de trabajo. Tuvo que acudir a una fábrica en cuyos talleres trabajaban únicamente mujeres, quienes, al verlo aparecer comenzaron a lanzarle piropos y silbidos de admiración , lo cual al venir de tan numeroso grupo de féminas lo llenó de vergüenza y estupor, ya que no podía comprender semejante falta de educación y pudor en quienes creía candorosas damas. -¿Tú sabes lo mal que lo he pasado?. Hubiera dado cualquier cosa por poder desaparecer. No te puedes imaginar mi vergüenza, -me dijo.
-Claro que lo imagino. Es la que paso yo, cuando tengo que ir a alguna oficina de nuestros talleres llenos de hombres que me silban y piropean hasta que me pierden de vista, -le respondí. El pobre nunca, hasta que se vio en las mismas, había pensado en que a una mujer podían no gustarle ni sus miradas ni sus piropos. A mí, si he de decir la verdad no me importaban gran cosa los silbidos de la gente del taller que atravesaba algunas veces, a lo mejor porque solo me decían guapa y nunca escuché una grosería, o si me la dijeron no la entendí, porque así éramos las chicas de los años sesenta del siglo pasado, pero me pareció bien que aquel compañero, como los varones de Saint Andrew, pasaran un mal rato al sentirse acosados por las mujeres que, hartas de soportar decidieron un día hacer únicamente lo que ellos venían haciendo desde hacía tiempo. Y hasta entonces sin rechistar, aunque no les gustaran tales piropos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora